Categorías
Noticias

Síndrome de burnout: casi el 90% de los argentinos lo padece

El estrés, el no lograr desconectarse y la extenuación fueron las experiencias más citadas por los argentinos.

La emergencia sanitaria impactó en la mayoría de los trabajadores de la Argentina, ya sea por la reducción de horas, la imposibilidad de ejercer la actividad laboral o el cambio de sus rutinas mediante la adopción del teletrabajo, en el mejor de los casos. Así fue que el home office para algunos, la soledad para otros, los chicos encerrados, las tareas escolares, las comidas, el miedo a contraer la enfermedad y el encierro, por solo nombrar algunos factores, se transforman en un cóctel ideal para el famoso “síndrome de burnout”.

El exceso de trabajo, también conocido como síndrome de burnout, fue reconocido en 2019 como un trastorno mental en la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) elaborada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). El organismo lo asocia a la sección “problemas asociados al empleo y desempleo” y lo describe como “un síndrome resultante de un estrés crónico en el trabajo que no fue gestionado con éxito”.

El mismo se caracteriza por tres dimensiones. En primer lugar, los sentimientos de falta de energía o agotamiento. En segundo lugar, el aumento de la distancia mental con respecto al trabajo, o sentimientos negativos o cínicos con respecto al trabajo. Y por último, la eficacia profesional reducida.

El agotamiento es un proceso gradual. No sucede de la noche a la mañana y aunque los signos y síntomas son sutiles al principio, empeoran con el tiempo. Los efectos negativos se extienden a todas las áreas de la vida, incluyendo el hogar, el trabajo y la vida social. A su vez, puede causar cambios a largo plazo en el cuerpo convirtiéndolo en vulnerable a distintas enfermedades.

Recientemente, el portal de empleos Bumeran realizó una encuesta regional entre sus usuarios para comprender de qué manera los afecta el aislamiento social implementado por la pandemia por COVID-19. El primer dato alarmante que reveló la investigación, es que la mayoría de los consultados aseguró experimentar o haber experimentado el síndrome de burnout durante la cuarentena (el 87,9% de los argentinos, así como el 89,1% de los peruanos, el 82,4% de los chilenos, el 74,2% de los panameños, el 70% de los ecuatorianos y el 69,6% de los mexicanos encuestados).

Entre las sensaciones y experiencias negativas atravesadas durante la cuarentena en relación al trabajo, las más mencionadas fueron el estrés, el no lograr desconectarse y el agotamiento. Un 22% de quienes respondieron desde Argentina mencionaron un agotamiento fuera de lo normal por la carga excesiva de trabajo, la imposibilidad de desconectarse del trabajo, aunque la jornada laboral haya finalizado (22%) y una sensación de estrés (12,8%). Respuestas similares se obtuvieron en el resto de los países, en los que la realidad de quienes atraviesan la pandemia es muy similar más allá de las fronteras.

Otro punto que llama la atención es la desmotivación de quienes trabajan desde sus casas en este contexto mundial de adversidad. Otro factor destacado que hace al malestar de los consultados tiene que ver con la extensión de las jornadas laborales que en este contexto suelen ser más largas de lo habitual. El 68,5% de los argentinos aseguró que trabaja más horas que lo que solía hacerlo en la normalidad. De la misma forma respondió el 81,1% de los peruanos, el 67,7% de los chilenos, el 60% de los ecuatorianos y el 55,2% de los panameños. Por su parte, la mayoría de los mexicanos (52,2%) considera que no trabaja más horas que las que trabajaba antes de la pandemia.

Asimismo, el 44,5% de los empleados argentinos aseguró no poder separar la rutina laboral de la vida personal en un contexto en el que ambas se llevan a cabo dentro del hogar, un 33,8% declaró que, si bien trabaja un poco más que antes, logra imponer limites horarios y respetarlos y un 21,7% expresó que armó una rutina que cumple y separa los espacios de trabajo dentro de su hogar.

En un contexto inédito en la historia del mundo laboral, toma relevancia el rol que han asumido los departamentos de recursos humanos de las organizaciones para acompañar a sus empleados. Sin embargo, el 71,5% de los encuestados argentinos comentó que en su compañía no realizaron ninguna nueva iniciativa. Por otro lado, el 20,1% declaró que le brindan consejos para afrontar la cuarentena (mandan mails con información sobre salud mental/ realizan reuniones virtuales para relacionarse/ efectúan seminarios contando prácticas saludables, entre otros), el 5,5% manifestó que se generaron espacios de contención y el 2,3% aseguró que desde el área de RRHH se tomó un rol más activo a la hora de la contención.

Esta situación pone de relieve que hay ciertas necesidades de los empleados no contempladas por empleadores, ya que el 92,2% de los consultados considera importante que la empresa tenga un rol de contención dadas las circunstancias.

Con respecto a la postura de esta área en los otros países participantes de la pesquisa, la respuesta sobre la ausencia de nuevas iniciativas frente a este contexto se replica en Chile (56,7%), Perú (47,9%), Ecuador (55%) y Panamá (46,4%). Por su parte, la mayor parte de los consultados mexicanos (59,1%) detalló que les brindan consejos para afrontar la cuarentena a través de mails con información sobre salud mental, realizan encuentros virtuales para fomentar las relaciones y llevan a cabo seminarios contando prácticas saludables, entre otros.

Para intentar equilibrar la situación y sentirse un poco mejor a pesar del agotamiento excesivo (síndrome burnout), el 34,3% de los argentinos comentó que en su tiempo libre aprovecha para leer, mirar series y hacer actividades que lo desconecten de la rutina; el 27,2% hace actividades que lo ayudan a relajarse como yoga o gimnasia, el 14,6% intenta mantenerse en contacto con sus seres queridos y hablar de lo que le pasa para mitigar el impacto; el 8,4%, luego del horario laboral, desconecta sus dispositivos electrónicos de trabajo y el 5,8% aseguró que mantiene una rutina diaria le permite disminuir la incertidumbre y le genera menos estrés.

Fuente: Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *