Categorías
Noticias

Te acordas del Gangnam Style?

Cabalgar. Cabalgar en el aire como si no hubiera mañana. Cabalgar agitando el brazo derecho hasta que los músculos se contraigan, pisotear el suelo de forma alternada y repetir una y otra vez. El “Gangnam Style” fue un hito en la historia de la música coreana y logró un éxito a nivel mundial tan contundente que se volvió una melodía que, durante 4:12 minutos, logró unificar a todos los países del planeta a través de un baile que no supo ni quiso distinguir razas, géneros, religiones ni nacionalidades. Con un video tan alocado como exquisito, el fenómeno se apoderó del año 2012 y lo puso a agitar sus caderas, al ritmo que rompió dos récords Guinness e incluso llegó a robarle varias sonrisas al expresidente de Estados Unidos, Barack Obama. Pero, ¿qué fue de la vida del cantante? ¿Qué está haciendo ahora ese simpático cantautor afín a los caballos?

El “Gangnam Style” salió a la luz el 15 julio de 2012. El tema habla del “estilo Gangnam”, justamente, el estilo del lugar donde nació. “Se trata de un barrio de Corea bastante nuevo, tiene algunas décadas, donde habitualmente se asientan todas las casas de moda y de diseño más importantes. Es una zona muy canchera, ahí están los ‘nuevos ricos’”, explicó Gabriel Pressello, prensa y relaciones institucionales del Centro Cultural Coreano. A su vez, agregó que, en el video, PSY parodia ese estilo de vida consumista que tiene que ver con el derroche de dinero, y por eso se ven escenas graciosas y un poco ridículas.Lo cierto es que en las imágenes, el cantante se pasea por un establo, un sauna, una cancha de tenis, un carrusel y una clase de yoga. Además, viaja en lancha, se rodea de autos de primera línea e incluso se da el lujo de bailar frente al Trade Tower, un rascacielos que forma parte del World Trade Center de Seúl.

Cuatro meses después de su lanzamiento, el artista recibió el certificado de Guinness World Recordspor haber protagonizado el video con más “Me gusta” en la historia de YouTube. Un mes más tarde, se consagró como el más visto de la plataforma, mérito que sostuvo durante al menos tres años y que actualmente presume la canción “Despacito” de Luis Fonsi y Daddy Yankee. Sin embargo, desde su lanzamiento hasta la actualidad, el sencillo coreano alcanzó más de 3.748.000.000 de vistas, tiene 18 millones de “likes”, supera los 5 millones de comentarios y su canal cuenta con 14 millones de suscriptores. Además, recibió el premio al Mejor video en los MTV Europe Music Awards de 2012, y se llevó el trofeo como «New Media Honoree» en los American Music Awards.

La coreografía, el alma del tema musical, diseñada por el reconocido coreógrafo Lee Ju-sun, llegó a ser exhibida incluso frente al expresidente Barack Obama y su familia, en un festival navideño en Washington donde se reemplazó la frase “Oppa Gangnam Style” por “Oppa Christmas Style”, y “Sexy lady” por “Santa baby”. Distinto fue el caso de Madonna, quien invitó a PSY a uno de sus conciertos, y fue tal el descontrol sobre el escenario de la reina del pop al galopar en el aire que se olvidó de seguir cantando. Y ni siquiera las modelos internacionales quisieron perderse la tendencia: el video de Heidi Klumbailando junto al artista coreano, en donde ambos lucen un smoking celeste similar, suma más de 770.000 vistas.

Pero eso fue apenas el comienzo. PSY también tuvo apariciones televisivas en programas estadounidenses de la talla de The Today Show, Saturday Night Live, The Ellen DeGeneres Show, Jimmy Kimmel Live!, The View y The Tonight Show with Jay Leno. Además, figuró en la portada de la revista Billboard y en publicaciones como Time Magazine, Newsweek, Rolling Stone, Entertainment Weekly, New York Times, L.A. Times, People y Maxim. “Es el primer exponente musical de Corea a nivel mundial. Más allá de que existían bandas famosas, no había otro registro con ese nivel de explosión y viralización, fue el que rompió con todos los récords de reproducción online”, agregó Pressello.

El impacto cultural incluso logró que Jae-sang fuera invitado para dar una conferencia en la Universidad Harvard y en la Cámara de debate de la prestigiosa Oxford Union Society, una sociedad de más de 190 años de antigüedad situada en Inglaterra. Sin embargo, tal como explicó Pressello, la industria cultural coreana actual no fue producto ni de un caso ni de casualidad. “Atrás había un trabajo desde hacía muchos años por parte de agentes privados y del Gobierno. PSY es un exponente de esa fortaleza que se estaba construyendo, pero todo lo que vino después no fue por él, sino porque había una estructura muy fuerte de la industria cultural que se había formado y estaba bastante madura como para salir a dar pelea por un lugar en los principales medios de comunicación”, sentenció.

Por otro lado, FranHen (Franco Nehuén Correa), un bailarín e influencer de 20 años, detalló que a los Kpopers les encanta el “Gangnam Style”: “Nos parece súper divertida y fue parte de muchos flashmobs que se hicieron. Es muy bien recibida”. A su vez, mencionó que en el video original aparece Hyuna,una referente del pop coreano nivel mundial, quien también hizo su propia versión del hit. “El K-pop se creó porque al país lo excluían de ese estilo, la música que ellos hacían no era considerada así”, agregó, y explicó que las características del género son una estética colorida, llamativa y original, y coreografías únicas y pegadizas que lo distinguen.

El día después del éxito

El 13 de abril de 2013, PSY lanzó a través de las redes sociales la canción «Gentleman». Los escépticos podrían decir que “no le fue tan bien” como al “Gangnam Style”, pero las más de mil trescientas millones de reproducciones que reúne actualmente dan cuenta de que todavía había tela para cortar. En 2014, grabó el sencillo “Hangover” junto al rapero Snoop Dogg y, contra cualquier pronóstico, lograron hacer una mezcla perfecta en donde el coreano no perdió su desfachatez y el estadounidense no se deshizo de su estilo sutil. Para noviembre de 2015, apareció la canción «Daddy» con la cantante CL del grupo 2NE1. La gracia seguía intacta: en tan solo 24 horas sumó más de 10.000.000 de visitas en YouTube.

Pero no todo lo que brilla es caballo. En julio de 2013, la estrella le reconoció al medio británico Sunday Times su adicción al alcohol y al tabaco. “Si estoy feliz, bebo. Si estoy triste, bebo. Si llueve, bebo. Si hay sol, bebo”, aseguró, y agregó: “El único momento en el que no bebo es cuando estoy de resaca. Y eso es muy a menudo”. Lo cierto es que, para ese entonces, viajaba cada tres días, participaba en grandes conciertos y ya había visitado más de 20 países. El estrés y la presión mediática lograron forjar en él un vicio donde el vodka era su gran compañero de ruta.

Por otro lado, según una nota que publicó la revista The Hollywood Reporter en junio de 2019, PSY fue interrogado por la policía sobre una red de estrellas del K-pop, magnates de los negocios e incluso policías implicados en sobornos, evasión de impuestos y delitos sexuales. La investigación partió de YG Entertainment, una compañía de entretenimiento surcoreana, que actúa como discográfica, agencia de talentos y empresa de gestión y producción de eventos, entre otras actividades. Yang Hyun-suk, su fundador, está acusado de contratar servicios de prostitución para inversores extranjeros en una cena en julio de 2014.

Además, dos artistas de la firma también estuvieron bajo el fuego del escándalo: BI, anteriormente rapero de la banda iKON, en la mira por intentar comprar drogas; y Seungri, ex miembro de Big Bang, por soborno sexual y otros delitos. PSY está involucrado y fue citado a declarar en la causa ya que YG Entertainment lo representó durante ocho años, hasta mayo de 2018 (periodo que incluye el tiempo en el que obtuvo éxito mundial). Sin embargo, el cantante negó todas las acusaciones y rechazó haber tenido conocimiento de cualquier actividad ilegal dentro de la compañía. La investigación sigue su curso y hasta el momento no hubo más información al respecto.

Pero, ¿en qué anda PSY?

No sabemos. No, claro que sabemos, ya que en su cuenta de Instagram, en la que suma más de un millón de seguidores, promociona tanto su música como a otros artistas que produce, e incluso se da el lujo de bailar distintos “challenges” y coreografías sobre el escenario donde se evidencia que sus movimientos siguen intactos a pesar del paso de los años. “Más allá de lo que él haga como cantante, PSY es una figura muy importante en lo que respecta a la industria musical”, definió Pressello, y aseguró que es muy respetado y su éxito fue muy bien recibido en su país de origen.

Lejos de ser una moda, el artista supo construir su carrera como uno de los iconos más queridos de Corea del Sur, dado que incluso escribió canciones exitosas para muchos artistas populares de la nación, quienes todavía recurren a él por letras. Con sus actuaciones enérgicas y su estilo extravagante, el artista pudo unir una música pegadiza con un baile inigualable, y valiéndose del humor y los efectos visuales, rompió todos los récords con el simple galopar de un caballo que lo llevó mucho más lejos de lo que pensaba.

Fuente: ámbito.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *