Categorías
Noticias

Pensaban que era una cámara de seguridad, pero dejaron sin wifi al barrio

Hace una semana, la Municipalidad de San Miguel de Tucumán definió avanzar con un programa piloto para contrarrestar la brecha de conectividad en la ciudad. Instalaron una columna con un módem róuter para brindar un servicio de Wifi gratuito a en el extremo norte de La Costanera. Antes inclusive de que se hiciera el anuncio oficial del servicio, y a menos de una semana, hubo un acto vandálico: alguien, munido de una amoladora, cortó el poste y destrozó el artefacto.

“Es un hecho vandálico que lógicamente entristece. La brecha digital quedó expuesta en su plenitud durante la pandemia. En las escuelas municipales, por ejemplo, en tres se pudo trabajar muy bien con la virtualidad pero en una el estudiantado no tiene herramientas para utilizar esta modalidad. El Ministerio de Educación provincial nos provee del material en cuadernillos que las docentes deben llevar a cada casa. Conociendo eso, como ocurre en distintos puntos de la ciudad, elegimos lanzar la prueba piloto en La Costanera colocando el poste en la Avenida Costanera, frente al río Salí. Lo hicimos justo antes de que se firme el decreto Presidencial que declara a los servicios de internet y telefonía como esenciales”, explicó a este diario Rodolfo Ocaranza, secretario de Gobierno municipal. El funcionario indicó que tienen relevados a muchos barrios de la franja este y del sector sur de la ciudad para extender el servicio.

Entre los vecinos de las cuadras cercanas el servicio fue aprovechado con creces mientras duró. “Mi nena agarró el celular de mi marido, que es albañil, y dijo que se había conectado a internet gratis. Me sorprendió porque acá no aparece ninguna red de Wifi y me mostró: aparecía un servicio gratuito. Así que junto con mi sobrina descubrieron que podían entrar a ver videos y después entraron a una página para ver televisión gratis y se pasaban la tarde viendo Encuentro. El celular es de él y lo tiene para trabajar”, comentó una vecina, que pidió que no se difunda su nombre. “Cuando dejó de aparecer la conexión dije: ‘se acabó el regalo’. Después los vecinos me contaron en el almacén que había un poste y que alguien lo tiró abajo. Me dijeron que fueron los transas del barrio porque pensaron que pondrían cámaras de seguridad”, agregó. En el barrio, la versión gana fuerza: “todos dicen que la mandó a cortar un transa al poste. Porque pensaban que aunque tenga un cartelito que diga Wifi tenía una cámara o iban a poner una cámara. Si era una cámara, mejor, así haya seguridad. Si sólo era internet gratis, mejor, así la gente puede hacer trámites entrando a páginas del Estado por el celular, los chicos pueden estudiar o mirar cualquier cosa”, agregó otro joven que también pidió no brindar su identidad.

La Municipalidad informó que volverá a instalar el poste. “Uno de los aspectos es justamente mejorar las condiciones en las zonas con menor acceso al servicio, pensando en diagramar un programa que abarque distintos barrios de la ciudad el año que viene. El nivel de vandalismo que tenemos es altísimo. Hay un desapego o un desprecio por el mobiliario público muy grande. Uno de los vecinos se ofreció a que se coloque el poste más cerca, en la vereda de su casa, para poder cuidarlo. Como la columna es grande, me lleva a pensar que sea algo más que un simple acto vandálico, está cortado de cuajo con una amoladora”, comentó Ocaranza. “No nos desalienta, continuaremos y volveremos a instalar la torre en un punto donde los vecinos nos ayuden a controlarlo”, agregó.

Fuente: lagaceta.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *