Categorías
Noticias

Bocinazos frente a Casa de Gobierno

La convocatoria que se había realizado por las redes sociales, se llevó a cabo. Una caravana de autos llegó hasta Plaza Independencia desde el Monumento del Bicentenario.

Expresaron su malestar por la decisión del Comité Operativo de Emergencia (COE) de volver atrás con las flexibilizaciones que había permitido en su momento. La «caravana de la protesta» hizo sentir los bocinazos durante el trayecto hasta instalarse frente a Casa de Gobierno, a donde se instaló para visibilizarse frente a las autoridades provinciales.

A partir de las 0 horas deberán cerrar sus puertas los bares, restaurantes y gimnasios, que luego de la reapertura trataban de saldar las deudas generadas los días que estuvieron cerrados por decisión del gobierno de Juan Manzur.

Pero llegó la orden de cerrar de nuevo las puertas por el crecimiento exponencial de los casos de coronavirus, que en el día de hoy llegó a 190 contagios, totalizando desde que comenzó la pandemia 1697 casos.

El sector de bares y restaurantes, al igual que los gimnasios sienten que este cierre por 15 es mortal para muchos, que debido a no haber podido recuperarse y todavía mantener deudas pendientes se verán obligados a cerrar.

La medida es la más fácil de tomar: se cierre y listo. Tal vez organizando una patrulla motorizada, con la cantidad de efectivos suficientes, se hubieran controlado a los bares y restaurantes para que cumplan las medidas exigidas por el COE en su momento, que era dejar una mesa de por medio, alfombras sanitizantes y la higiene con alcohol de todas las superficies permanentemente, además, de poner alcohol en gel en cada mesa. Medidas que hay que decirlo claramente muchos no implementaron.

Claro en las reuniones en estos lugares los parroquianos se sacaban los barbijos para poder comer o beber y también conversar. Eso generaba un riesgo, pero hay que recordar que esas mismas personas no tienen sus barbijos puestos en sus casas y cuando se reúnen con algún familiar.

Es de esperar que estas medidas restrictivas ayuden a bajar los casos de contagios y sean acertadas, para que el impacto económico y laboral negativo tenga como contrapartida un beneficio que redundará a favor de la sociedad.

De Nuestra Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *