EDITORIAL

Abundante confusión

22 septiembre, 2020

Durante lo que va de la pandemia la sociedad argentina debió soportar una lluvia de mensajes que circularon por las redes sociales que desinformaron o crearon falsas ideas sobre el coronavirus. Videos de supuestos académicos de pantalla, no de congresos ni cátedras, o consejos de chamanes modernos que enseñaban a enfrentar el virus. Todo eso contribuyó para que mucha gente crea que el coronavirus no tenía la peligrosidad que demostró tener. Es necesario no relajar la actitud crítica frente a las abundantes informaciones que cada persona recibe diariamente.