Categorías
Noticias

Cuál será el futuro de la industria automotriz en la Argentina

La industria automotriz argentina proyecta que este año que recién se inicia será positivo para el sector. Sus referentes creen que habrá una recuperación de alrededor del 70% en términos de producción, de acuerdo con los datos de la Asociación de Fabricantes de Automotores (Adefa). El año 2020 cerró con números bajos, con unas 250.000 unidades fabricadas. Claro que el programa para lograr la producción de un millón de autos que hace tres años presentó el entonces presidente Mauricio Macri deberá seguir esperando, porque parece difícil alcanzar esa meta en 2023, tal como estaba previsto. Más allá de esos números, la Argentina se perfila como una plataforma de producción de pickups para la región. Y el año pasado, pese a la crisis, hubo anuncios relevantes de inversión por parte de Peugeot (US$320 millones para el 208 que se produce ahora localmente), Nissan (US$130 millones) y Ford (US$580 millones).

Esos datos definen cómo está el sector de la industria automotriz en la Argentina, tras un año en el que el producto bruto interno cayó fuerte y en el que la variación de todos los índices económicos y sociales son reflejo de un grave deterioro.

Franco Roland, analista de este sector en la consultora Abeceb, plantea, en diálogo con la nacion, que el país refuerza su patrón de producción en la región, en referencia a las pickups: «Ya se venía viendo, pero se refuerza la tendencia y se consolida ese perfil», describe. Los vehículos medianos y comerciales continuarán fabricándose también. Roland repasa algunos datos y hechos: Renault ya avanzó en la transformación del polo fabril de Santa Isabel, en Córdoba, para la fabricación de unidades comerciales, y Fiat trabaja en el mismo sentido, aunque todavía no hay una decisión de radicación. «En Ferreyra, en Córdoba [donde la automotriz tiene su planta], se podría aprovechar el entramado de proveedores desarrollado por Nissan», apunta el analista, quien estima que en cuatro o cinco años ya se trabajará con motorizaciones híbridas o eléctricas.

A su entender, el mercado automotor está actualmente sobredemandado y podría seguir así por unos dos años. De la producción total, el 70% se exporta y el resto queda para el mercado doméstico que, dadas las restricciones a las importaciones, es un número limitado. El economista de Abeceb estima que este año se venderán unas 450.000 unidades, una cifra que excede el line up de producción. Para la consultora, la fabricación rondaría las 380.000 unidades, una estimación que está por debajo de la de Adefa (unas 400.000). Según explica Roland, las terminales están «muy confiadas» en la evolución de Brasil. En esa línea, los planes no contemplan paradas largas de plantas en el verano, para aprovechar el envión con el que vienen. «Es un escenario optimista, no exento de desafíos», grafica.

Respecto de las exportaciones, el Mercosur sigue siendo el principal destino, con algún crecimiento de las ventas a otros países de América Latina (Chile, Colombia, México) y con algunas posibilidades extra continentales, aunque en este último caso la presión de la competencia es mayor, porque se rivaliza con las producciones asiática, africana y europea.

Unas semanas atrás, Mercedes-Benz inició la exportación de unidades de Sprinter Chasis a Estados Unidos. Es la única empresa radicada en la Argentina que le vende a ese país. Verónica Niemann, gerenta de Asuntos Públicos de la marca, señala que se trata de un lote de producción de la tercera generación del modelo y que las unidades vendidas se suman a las más de 10.000 de segunda generación que fueron exportadas a Estados Unidos en los últimos años. «Con este envío se refuerza el abastecimiento que se hace desde la fábrica alemana de Ludwigsfelde; esa planta y la argentina son las únicas dos locaciones de Mercedes-Benz en el mundo que producen Sprinter en su versión Chasis», describe.

Martín Zuppi, director general de FCA Automobiles Argentina SA3 (Fiat), plantea que no solo se requiere de acuerdos por las ventajas arancelarias, sino también por la necesidad de validar normas técnicas y de contenidos: «El primer paso son los acuerdos dentro de América Latina, con México y otros países fuera del Mercosur, pero también tenemos el desafío con la Unión Europea. Dan estabilidad al acceso a los mercados», afirma. Otro capítulo es el de la competitividad, en el que, según sostiene, «hay mucho para hacer y consensuar, porque sabemos que el tema no se soluciona con una devaluación, sino que exige una revisión del sistema tributario, que está plagado de impuestos distorsivos».

Coincide con él Federico Ovejero, vicepresidente de General Motors para la Argentina, Paraguay y Uruguay, quien reconoce que con Adefa y el Gobierno nacional (al que la nacion consultó, sin obtener respuestas) trabajan para abrir nuevos mercados. Para lograr ese objetivo, destaca, será «clave» una reforma en materia de tributos que «nos haga más competitivos como mercado y como región, ya que la carga impositiva que tenemos a lo largo de nuestra cadena de valor nos dificulta frente a mercados como los asiáticos o incluso frente al de México». A mediano plazo ve «grandes oportunidades» para lograr «avances económicos, que devuelvan la estabilidad y la certidumbre para que nuevas inversiones» acompañen el desarrollo del sector.

Desde Volkswagen Group Argentina indican que siempre están «atentos» a la posibilidad de expandirse a nuevos destinos, pero señalan que eso dependerá de cómo se vaya recuperando la industria a nivel mundial. La producción del nuevo Volkswagen Taos será fundamental, porque está dirigido tanto al mercado local como al de la región, mientras que la pickup Amarok ya llega a Sudáfrica y a Australia (en su versión con el conductor en el lado derecho). Desde las instalaciones cordobesas se fabrican también las cajas de cambio modelo MQ281, que tienen por destino a los mercados de República Checa, Polonia, Portugal, México e India. Hace poco la automotriz ganó un contrato para producir y exportar este año unas 400.000 unidades.

Un lugar en el mapa mundial

Los referentes de las marcas se refirieron al rol que jugará la Argentina en el mediano plazo a nivel regional y mundial. Martin Galdeano, presidente de Ford Argentina, sostiene que el modelo de negocio en el país se estructuró mediante la especialización de la producción en pocos modelos de alto valor agregado, destinados mayoritariamente a la exportación y con una oferta local que se combina con modelos importados.

El sector es intensivo en inversión de capital; los recursos para una nueva plataforma exclusiva son altos y requieren de un volumen que excede la demanda doméstica. «Para que sea viable la producción en la Argentina es indispensable ser una plataforma exportadora con competitividad internacional en cuanto a calidad y costos, con el desarrollo de una base de proveedores locales fuerte, mano de obra calificada y acuerdos comerciales que habiliten el acceso a diferentes mercados con condiciones equivalentes a las de nuestros competidores», resume Galdeano.

Agrega que en el futuro cercano se avanzará hacia nuevas tecnologías, arrancando por los vehículos híbridos y migrando a los eléctricos. Hoy, la totalidad de los vehículos híbridos o eléctricos vendidos en el país son importados. También en esa línea, insiste, se requerirá que la Argentina se especialice en «uno o dos modelos (pickups híbridas o eléctricas) y complemente con otros importados».

Desde Peugeot señalan que las motorizaciones eléctricas son el cambio tecnológico que más rápido llegará, aunque advierten que parte de las tecnologías deberá importarse, hasta que se alcance un volumen tal de unidades que justifique la producción local. Y explican que hay una estandarización de procesos de producción mundial. «Unidades más livianas, más ecológicas, pinturas más modernas y amigables con el medio ambiente -agregan- son los avances de las casas matrices que las filiales alrededor del mundo cumplen. Nuestra transformación industrial de 2017 fue para hacer más eficiente y rentable la operación, para no duplicar procesos y aprovechar espacios».

En Nissan, la apuesta es a consolidar la plataforma de producción de pickups en Córdoba, que busca crecer en el mercado doméstico, pero sobre todo en las exportaciones. Por eso, la inversión anunciada. La Argentina, entienden los ejecutivos de la automotriz, tiene que seguir ese modelo, porque traerá beneficios no solo para las terminales, «sino también para el complejo autopartista local». La marca trabaja con el Gobierno de Córdoba en el programa Industria 4.0 para el desarrollo de proveedores.

Ovejero señala que en General Motors se prepararon para la producción del Chevrolet Cruze, al que define como «el auto más tecnológico fabricado en la Argentina, que se consolidó como el más vendido de su segmento». Habrá un segundo modelo que todavía no develan en la firma, pero que será del segmento de los Suv (vehículos utilitarios deportivos). «A nivel global trabajamos para acelerar la llegada de vehículos que no contaminen y que tengan el mayor grado de eficiencia energética; mientras llegan, en la planta argentina producimos los motores de combustión más eficientes del mercado, que se instalan en el Cruze. Y estamos en negociaciones avanzadas para hacer y exportar motores para otros modelos con igual nivel de eficiencia energética», añade el ejecutivo. Y agrega que las instalaciones de Rosario usan conceptos de manufactura 4.0, de «elevado nivel de calidad y eficiencia».

La era de la transición

En Volkswagen señalan que terminaron las obras de una inversión de casi US$1000 millones, destinadas a la actualización tecnológica de las plantas, para adaptar la infraestructura a la fabricación de nuevos productos. En General Pacheco se destinaron US$650 millones a la plataforma MQB, la más moderna del grupo a nivel mundial, donde se fabricará el modelo Taos. «Refuerza la sustentabilidad del negocio en el país, ya que permitirá que a futuro se produzcan nuevos modelos», resumen. Y agregan que la inversión incluyó la construcción de una nueva planta de pintura, la más avanzada de la industria automotriz argentina (trabaja con tecnología Primerless a base de agua, que permite significativas disminuciones en las emisiones y en el consumo de recursos ambientales). Para la planta de Córdoba, en tanto, se destinaron US$150 millones.

Zuppi advierte que el grupo FCA está a la expectativa del proyecto de ley sobre la electromovilidad y nuevas tecnologías, en el que avanzan en el Gobierno que, además, prepara una ley para la producción de vehículos en general, con incentivos tributarios.

«La cadena de valor del sector aportó su visión -dice Zuppi-. Un primer paso es crear la demanda de los vehículos híbridos, eléctricos y, en paralelo, alentar las inversiones en el desarrollo de las nuevas tecnologías. Por el tamaño de nuestro mercado, necesariamente deben darse condiciones de competitividad que permitan asegurar el perfil exportador. No alcanza con disponer de yacimientos de litio, ni con contar con profesionales con competencias suficientes para desarrollar nuevo software. Además, el país tendría suficiente disponibilidad de gas para aplicarlo a la propulsión de los vehículos pesados, como ocurre en Europa».

El directivo estima que en el corto plazo en el país convivirán modelos eléctricos e híbridos, con una oferta de nicho, y vehículos propulsados con motores de combustión interna, cada vez con mayores niveles de conectividad, con más dispositivos de autogestión y con motorizaciones más amigables con el medio ambiente. «Transitamos una transformación profunda que impacta en el plano industrial -por los cambios en las tecnologías de propulsión y por la mayor gravitación de la electrónica y el software que hacen a los autos cada vez más inteligentes-; en el desarrollo de nuevos negocios -en línea con diversos formatos de uso compartido-, y en nuevas modalidades de comercialización -dado el impacto de las ventas online y del mundo digital para exhibir los nuevos modelos-«, sintetiza.

En Renault dicen que vislumbran el futuro de la movilidad con vehículos eléctricos, conectados y autónomos. «Se está trabajando fuertemente para anticiparnos a los cambios. En lo que se refiere a vehículos eléctricos, ya tenemos un gran camino recorrido como marca líder en ventas en Europa», indican. Y recuerdan que en 2018 se lanzó en la Argentina la Kangoo ZE, un vehículo totalmente eléctrico. Para 2020 esperaban traer el Renault Zoe (el plan se pospuso por la pandemia). A nivel global, la compañía creó la organización «New Mobilities» (Nuevas Movilidades) para agrupar todas las actividades vinculadas a los nuevos servicios, para inventar los usos del automóvil futuro y para impulsar cambios. Está estructurada en torno a los servicios de movilidad, de energía y de conexiones y valorización de datos.

Para Galdeano, la industria automotriz atraviesa el proceso de evolución disruptiva más radical de los últimos 100 años, impulsado por los desafíos de movilidad en las grandes ciudades y por la urgencia que marca la necesidad del cuidado del ambiente. Frente a ese panorama, señala que la marca visualiza el auto del futuro conectado (con el transporte público, con otros autos, con la nube, con la infraestructura pública), electrificado (híbridos, híbridos enchufables o 100% eléctricos) y autónomo (o con un creciente nivel de autonomía).

El «Nissan Intelligent Mobility», en tanto, es un plan que tiende a un mayor grado de autonomía en la conducción, al uso de la propulsión eléctrica y a una mayor conectividad. El objetivo de la marca es llegar a «cero emisiones y cero accidentes». Nissan Leaf es el primer vehículo de pasajeros 100% eléctrico que llegó a la Argentina (en julio de 2019).

Niemann cuenta que Mercedes-Benz es la primera y única automotriz argentina en remanufacturar piezas, para acercar al cliente «repuestos genuinos más económicos» y con la garantía de la marca. La tarea se realiza en el centro industrial Juan Manuel Fangio, en Buenos Aires, y abarca a cajas y motores para camiones y buses. La compañía tiene proyectos de inversión por US$25 millones para la ampliación de instalaciones, inauguración de sedes y otros varios objetivos. Por: Gabriela Origlia/Lanacion.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *