Categorías
Noticias

El curioso año de Ronaldinho: de estar preso a ganar millones

El brasileño vivió un atípico 2020. Pasó de un cautiverio extravagante en Paraguay a hacer mucho dinero.

Ronaldinho vivió un 2020 casi tan fuera de la lógica como la forma de jugar que lo llevó al firmamento del fútbol con la Selección de Brasil y el Barcelona. Quien fuera referente de Lionel Messi en el comienzo de su carrera, pasó de estar cinco meses detenido en Paraguay luego de haber ingresado al país con un pasaporte falso junto a su hermano Roberto de Assis Moreira a un presente totalmente contrario a esa situación.

En su estadía en Asunción, no le quedó casi nada por hacer. Entre otras cosas, se consagró campeón en un torneo en la cárcel en el que ganó un lechón de 15 kilos para todo su equipo, y enseñó a jugar al futvóley a otros presos. Tenía celular, ventilador, televisión, heladera en su celda y recibía visitas de todo el mundo.

El viaje a Paraguay había surgido por un acto benéfico para la fundación Fraternidad Angelical -fue investigada por evasión fiscal y lavado de dinero-, donde se iba a hacer entrega de móviles de salud para la asistencia de niños y niñas. Pero Ronaldinho fue interceptado por las autoridades y no hubo amago que lo hiciera escapar.

Despúes de 171 días de cautiverio, acordó pagar un millón de reales -poco más que 16 millones de pesos argentinos-. Cuatro meses después, logró recuperar largamente ese dinero y hasta generar ganancias: se estima que ganó en ese lapso 5 millones de reales, entre diferentes campañas y publicidades.

Al mes de lograr la libertad, fue contratado por una empresa de Minas Gerais para impulsar las obras del estadio de Atlético Mineiro, club donde ganó la Copa Libertadores 2013. Y aunque se contagió poco después de coronavirus, fue el primer indicio de que la historia empezaba a cambiar.

Dejó el fútbol por un momento de lado y se dedicó a la música. Abrió su propio estudio y grabó un vídeo que consiguió un millón de visitas en Youtube en menos de una semana.

Además, lanzó su propia marca de ginebra, R-ONE, y también un vino llamado “Vino de Campeones”. En miles de publicidades, su nombre volvía a instalarse desde un lugar positivo, en contra de la creencia de que su estadía en la cárcel podía afectar su imagen.

Aunque fue excluido del FIFA 2020, al salir de prisión se volcó de lleno nuevamente al mundo de los eSports y publicitó tanto el FIFA como el Pro Evolution Soccer (PES). Además creó su propio videojuego, llamado R10 Team.

Además el presidente Jair Bolsonaro, a quien apoyó en la campaña electoral en 2018, lo nombró embajador del turismo brasileño.

Para este 2021, con 40 años, tiene el proyecto de hacer una película, aún sin fecha de estreno.

“Una etapa difícil llega a su fin, gracias a Dios. No tengo palabras para agradecerles todo el cuidado y el apoyo que he recibido en los últimos meses”, expresó Dinho al quedar en libertad. Era solo el comienzo de una realidad completamente diferente./Clarin.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *