Categorías
Noticias

El mayor miedo durante la pandemia fue el temor a una gran crisis económica

La pandemia de COVID-19 ha interrumpido la vida de miles de millones de personas en todo el mundo. Para estudiar su impacto en el bienestar subjetivo, el Happiness Research Institute lanzó un estudio longitudinal independiente para rastrear los cambios en el bienestar y el comportamiento social durante la fase inicial de la pandemia. A partir del 13 de abril, encuestaron a más de 3000 personas hasta seis veces durante un período de tres meses. Sus resultados se basan en un tamaño de muestra total de 12.000 observaciones de 97 países.

Los aumentos de casos de COVID-19 son fuertemente vinculado con el bienestar emocional. Con el aumento casos de coronavirus, los encuestados se sintieron más ansioso y aburrido, y menos orgulloso, feliz, y relajado. El impacto sobre la ansiedad fue más pronunciado. Por un millón de personas, por cada 100 nuevos casos, 7.200 se vuelven ansiosos.

La soledad tuvo el impacto más dramático en bienestar durante la pandemia. Los más jóvenes y sin trabajo ni pareja estaban en mayor riesgo de sentirse severamente aislados. Los encuestados con trabajo y relaciones estables estaban más protegidos. Sin embargo, la convivencia no protegía necesariamente contra la soledad. Entre solteros, viviendo junto con más de tres personas predijo mayores sentimientos de soledad que viviendo solo. Sin embargo, los encuestados que viven con sus parejas estaban menos solos que los que viven separados.

El impacto sobre la ansiedad fue más pronunciado. Por un millón de personas, por cada 100 nuevos casos, 7.200 se vuelven ansiosos (Shutterstock)El impacto sobre la ansiedad fue más pronunciado. Por un millón de personas, por cada 100 nuevos casos, 7.200 se vuelven ansiosos (Shutterstock)

Meditación, hablar con amigos y familia y pasar tiempo al aire libre fueron actividades clave que ayudaron a reducir los sentimientos de soledad.

Los miedos y preocupaciones asociados con COVID-19 fueron particularmente frecuentes a principios de fase de la pandemia, y luego siguió una forma de U diseñada en el tiempo. Las preocupaciones más frecuentes eran que la pandemia conducir a una gran crisis económica (62%) y las pequeñas empresas quebrarían (55%), miedos a perder a alguien (43%) y los cierres de escuelas (21%) fueron menos frecuentes, pero tuvo los mayores efectos negativos en la vida placentera.

Ciertos cambios de comportamiento parecían convertirse en un amortiguador contra los efectos negativos del COVID-19 sobre el bienestar subjetivo. En la fase inicial de la pandemia, muchos encuestados comenzaron proyectos creativos (71%) y se acercaron a seres queridos (94%). Se detectó que haciendo cualquiera de ellas, incluso una vez por semana, se podían tener resultados positivos con impactos en el bienestar.

La soledad, consecuencia directa de la pandemia (Shutterstock)La soledad, consecuencia directa de la pandemia (Shutterstock)

Un análisis sobre lo subjetivo

Lo que comenzó como una crisis de salud pública se convirtió en una crisis social y económica con consecuencias aún inciertas. Muchos gobiernos han tomado medidas dramáticas y pasos sin precedentes para contener la propagación del virus, incluidas medidas de distanciamiento y encierros.

El gran debate público se ha centrado en la consecuencias económicas de estas decisiones. Más recientemente, una participación más pequeña pero creciente atención se está prestando al bienestar, los costos de la pandemia en este sentido y los esfuerzos para contenerlo.

En cada encuesta entrevista con los participantes se preguntó sobre su bienestar subjetivo, social, actividades, vida laboral, estructuras familiares, preocupaciones, etc. Por tanto, el estudio fue principalmente diseñado para arrojar luz sobre cómo las personas vivieron experiencias, qué comportamiento tuvieron y qué emociones han cambiado. Los encuestados fueron predominantemente mujeres (83%) y en su mayoría entre las edades de 25-34 (32%) y 35-44 (25%).

El análisis de las emociones mide la experiencia directamente preguntando a la gente para informar cómo se sienten acerca de sus vidas (Shutterstock)El análisis de las emociones mide la experiencia directamente preguntando a la gente para informar cómo se sienten acerca de sus vidas (Shutterstock)

El bienestar es subjetivo y funciona como herramienta alternativa para la política de evaluación de medidas al futuro. En los últimos años, estos parámetros se han establecido como útiles y alternativas confiables a las económicas estándar de indicadores de bienestar. El interés ha sido impulsado por una creciente insatisfacción con el uso generalizado de parámetros objetivos convencionales como Producto Interno Bruto (PIB).

Uno de los principales beneficios es que mide la experiencia directamente preguntando a la gente para informar cómo se sienten acerca de sus vidas. Esto difiere del económico convencional métricas utilizadas en la evaluación de políticas (como tasa de desempleo, PIB per cápita) que centrarse en cambio en el comportamiento del mercado de las personas.

Las medidas subjetivas de bienestar han probado ser medidas válidas y confiables de experiencia en todos los contextos. Permanecen estables en el tiempo y entre individuos, se correlacionan con informes de terceros, se pueden asociar con marcadores genéticos y fisiológicos, responder a los cambios en las circunstancias de la vida, e incluso predecir comportamientos futuros, incluido el suicidio.

La enfermedad COVID-19 aumenta fuertemente el impacto en el bienestar emocional (Shutterstock)La enfermedad COVID-19 aumenta fuertemente el impacto en el bienestar emocional (Shutterstock)

Impactos de bienestar

El caso de COVID-19 aumenta fuertemente el impacto en el bienestar emocional. El aumento de casos de coronavirus puede tener efectos dramáticos sobre el bienestar subjetivo. En particular, la dimensión afectiva del bienestar (sentimientos y emociones): parece verse afectado más claramente por el aumento de casos de COVID-19. A medida que aumentaban los casos de coronavirus, los encuestados se sentían cada vez más ansiosos y aburrido y menos orgullosos, felices y relajados.

Por otro lado, los sentimientos de significado o propósito de la vida no parecían tan afectados. Ni la eudemonía ni el optimismo se vieron impactados significativamente por el aumento tasas de casos. Esto sugeriría la relación con COVID-19, significado de vida y el optimismo es más complicado de lo que parece. Incluso es posible que mientras los casos de coronavirus aumentan la ansiedad y disminuyen la felicidad, la pandemia ha también animó a las personas a centrarse más en la familia, los amigos cercanos y las parejas.

Si bien la propagación de la pandemia parece tener un efecto significativo en la vida, todavía se ve eclipsada por su efecto sobre el bienestar emocional. Aunque se ve una leve relación negativa entre el número de casos y la vida, la caída general en la satisfacción observada en muchos países europeos probablemente se explica por otros factores.

Lo que comenzó como una crisis de salud pública se convirtió en una crisis social y económica con consecuencias aún inciertas (Shutterstock)Lo que comenzó como una crisis de salud pública se convirtió en una crisis social y económica con consecuencias aún inciertas (Shutterstock)

En un esfuerzo por frenar la propagación del virus, los gobiernos de todo el mundo se han promulgado cierres, cuarentenas y otras políticas de distanciamiento social. A menudo, estas son medidas de salud pública esenciales, aunque también pueden aumentar las tasas de soledad y aislamiento social.

La soledad fue mayor entre aquellos sin trabajo o pareja. Puede surgir de sentir más emociones negativas, niveles más bajos de significado y una disminución en la satisfacción con la vida. A lo largo de la pandemia, algunos grupos también parecían estar en mayor riesgo que otros. Los encuestados que están desempleados, viudos o solteros se encuentran entre los que informaron haber experimentado los niveles más altos de soledad. La convivencia puede no proteger contra la soledad. Sorprendentemente, encontramos que vivir con más personas no necesariamente conduce a niveles más bajos de soledad.

De hecho, entre los solteros, convivir con más de una persona incluso predijo mayores sentimientos de soledad que vivir solo. Sin embargo, entre los encuestados en relaciones, los que vivían junto con sus parejas se sentían menos solos que los que vivían separados. La meditación, hablar con amigos y familiares y pasar tiempo al aire libre pueden disminuir significativamente la soledad. En el análisis final de este capítulo, descubrimos que aumentar la frecuencia de la meditación tres o más veces por semana conducía a una disminución de la soledad de 7 puntos porcentuales. Hablar con amigos y familiares con más frecuencia de lo habitual también predijo una disminución de 6 puntos porcentuales en la sensación de soledad, y pasar más tiempo al aire libre redujo los niveles de soledad en 4 puntos porcentuales.

Un plan de acción

Los especialistas a cargo del documento prepararon una serie de pautas para colaborar a aumentar la felicidad durante el resto de la pandemia:

– Pasa más tiempo afuera

Con medidas de distanciamiento físico en su lugar, pasar largos períodos adentro puede ser inevitable. Sin embargo, encontrarse 15 minutos al día al aire libre puede aumentar significativamente la satisfacción. Salir a caminar una vez al día puede proporcionar un importante y significativo descanso de la vida en el interior. Los paseos también pueden ser una perfecta oportunidad de llamar a amigos y familiares.

– Participar proyectos de artes y manualidades o bricolaje

Tejer, pintar, hornear, jardinería y renovar son todas actividades útiles para probar durante el encierro, especialmente porque ninguno de requieren un estrecho contacto físico con otros. Si bien puede ser difícil permanecer motivado para realizar estas actividades de forma regular, hacerlo puede jugar un papel importante en la mejora del bienestar.

– Meditar

Prácticas como la atención plena enseñan a estar presentes en el momento y a afrontar los retos con franqueza, aceptación, y curiosidad. Un corto tiempo diario de ejercicios de meditación pueden tener un notable impacto en el bienestar.

La ansiedad por la vacuna y la incertidumbre generada por un virus desconocido, síntomas de la angustia y depresión en tiempos de pandemia (Shutterstock)La ansiedad por la vacuna y la incertidumbre generada por un virus desconocido, síntomas de la angustia y depresión en tiempos de pandemia (Shutterstock)

– Dar una mano a amigos y familia

En una pandemia mundial, más personas necesitan ayuda. Llegar a amigos y familiares que puedan estar necesitados no solo puede ayudar a hacerles la vida más fácil, sino que puede tener un impacto positivo en el bienestar individual también. Estar atento a oportunidades para ayudar a los necesitados, y también informar a los seres queridos si uno necesita ayuda

– Permanecer en contacto con las personas cercanas

En medio de una pandemia, la interacción social con otros puede ser desafiante e incluso peligroso. Aún las conexiones virtuales con amigos y familiares pueden conducir a importantes mejoras en el bienestar.

– Mantenerse en forma

Hacer ejercicio físico es importante no solo para la salud física, sino también para la salud mental. Hacer ejercicio con regularidad puede animar a pasar más tiempo al aire libre y a aumentar significativamente el placer en la vida.

Fuente: infobae.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *