Categorías
Noticias

Histórica nevada en Madrid

Tarde, noche y madrugada intensas en el espacio aéreo español y varios aeropuertos de la red Aena por la infrecuente tormenta de nieve que ha afectado al aeropuerto con mayor trafico aéreo: Barajas. Mientras los madrileños disfrutaban en su mayoría de calles, plazas, parques y paisajes nevados, en el aeropuerto se ponía en marcha al 100% en plan invernal, preparado desde principios del mes pasado en los 20 aeropuertos de la red con más posibilidades de sufrir contingencias por nieve y hielo. Como cada año, el aeropuerto bautizado en 2014 recordando a Adolfo Suarez, estaba dentro de ese grupo. 

Aun con la acusada caída del trafico aéreo en general, el día fue intenso en Madrid: los servicios especializados de tierra se emplearon a fondo para descongelar las partes más sensibles de los aviones antes de despegar, una operación que se efectúa cuando el frio es extremo, haya nieve o no, evitando engelamientos en alas, timón y otras zonas delicadas. A su vez, la flota dedicada a la limpieza de nieve de las pistas y a evitar la formación de hielo en estas superficies trabajó sin parar. 

Con la nevada de 2009 en mente, la ultima que afectó de manera notable al trafico aéreo en Madrid, se limpiaron pistas de vuelo, calles de rodaje y aparcamientos de aeronaves. Inicialmente con éxito, aunque la intensidad de la nevada y el especial cuidado que se tiene en estas circunstancias, en que todos los movimientos en tierra se ralentizan, se empezó a retrasar la operativa general. 

Retrasos y Real Madrid

La copiosa nevada de la tarde hizo intensificar el trabajo de los equipos terrestres, que realizaban hasta cinco pasadas en cada zona para dejar totalmente limpios los viales para los aviones, aunque al cabo de unos minutos volvían a pasar del negro o gris al blanco. Las incidencias en los accesos al aeropuerto afectaban también al normal funcionamiento de la aviación, con pasajeros que no llegaban a su vuelo y lo que es más importante, empleados y tripulaciones de algunos aviones que no podían ser completadas al no poder llegar a Barajas por tierra. Iberia, por ejemplo, envió a todos sus empleados de vuelo un correo electrónico solicitando voluntarios para estar en alerta en el caso de que fuera necesaria su presencia en el aeropuerto tanto anoche como a lo largo del fin de semana, recomendándoles, eso sí, que llegasen a la T4 en metro, el único sistema que podía garantizar sus horarios para llegar a la terminal. 

Ya de madrugada, desde el departamento de comunicación de Aena se realizó un recuento de la situación en Barajas: de los 365 despegues y aterrizajes programados ayer se acabaron realizando 312 con diferentes niveles de puntualidad: desde los que no tuvieron ninguna novedad al ir perfectamente en hora a importantes retrasos, como fue el caso del vuelo de Iberia que llevaba al Real Madrid ayer por la tarde a Noain, Pamplona, para disputar su partido contra el Osasuna este sábado por la noche.

El A319 de Iberia fletado por el equipo de Zidane tuvo un retraso de cuatro horas para luego completar su vuelo en tan solo 37 minutos. El vuelo del Madrid es el que tuvo mayor atención por el eterno imán y repercusión que siempre arrastra el futbol, aunque pasajeros, tripulaciones y personal de atención de varios vuelos más de la tarde del viernes también tuvieron que lidiar con los retrasos provocados por la nieve y su efecto dominó.

Cancelaciones y desvíos

La diferencia entre los 365 vuelos programados y los 312 operados estuvo en la cancelación definitiva de 27 salidas y el desvío de 26 llegadas a diferentes aeropuertos españoles. Tras realizar esperas en diferentes puntos sobre la península o el sur de Francia y ante la dificultad de poder manejar todo el trafico aéreo en unas instalaciones limitadas, los controladores de Enaire, empezaron a ordenar desvíos en coordinación con las tripulaciones en vuelo, los centros de control y las torres de destino. Enaire, gestora de los dos millones de kilómetros cuadrados del espacio aéreo español y 21 torres de control, volvió a vivir ayer uno de esos días intensos que recordaban a la etapa pre-covid. Parte de los 26 vuelos que tenía previsto aterrizar en Barajas procedentes de capitales europeas, acabaron aterrizando sobre todo en Barcelona, Valencia y Palma, pues por seguridad Aena decidió paralizar definitivamente las operaciones anoche a las 22 horas, informando a Enaire para que actuase en consecuencia con todas las llegadas.

Barcelona ejerciendo de Madrid

Las previsiones de no reapertura hasta las 10 de la mañana del sábado afectaron también, ya de madrugada, a todos los aviones intercontinentales que ya estaban en vuelo desde diferentes ciudades de América para aterrizar en Barajas antes de amanecer o a primera hora de la mañana. 

Desde Flightradar, web de referencia que hace un seguimiento pormenorizado de todos los vuelos comerciales del planeta se ha podido seguir durante toda la noche el goteo de desvíos de aeronaves procedentes de Norteamérica el Caribe, Centro y Sudamérica, pasando de largo de Barajas para seguir su vuelo unos minutos más hasta Barcelona. La excepcionalidad de la situación hizo que una cuenta de twitter no oficial aunque con solvencia contrastada, @aeropuerto_BCN, fuese recopilando a lo largo de parte del día de ayer y esta madrugada todos los desvíos rumbo a El Prat, informando de rutas afectadas, compañías y modelos de avión. 

Así, durante esta madrugada se cumplió lo que los pilotos anotan como dato extra en sus planes de vuelo: cuales son aeropuertos alternativos en el caso que no pueda aterrizarse en el destino previsto. En el caso de los grandes aviones intercontinentales suele señalarse Barcelona, Málaga, Sevilla o también Valencia preventivamente, aunque rara vez pase, aunque esta madrugada ha pasado.

Al margen de los diferentes vuelos procedentes de Italia, Alemania, Holanda o Reino Unido que acabaron en El Prat anoche, cuatro Boeing 787 de Air Europa procedentes de Cancún, Panamá, Salvador de Bahía y La Habana han aterrizado en la pista 02 de Barcelona. Otro Boeing 787 de Avianca también tomó tierra en la misma pista, en este caso procedente de Bogotá y un Airbus A330 de Iberia, volando entre la capital de El Salvador y Madrid, también ha acabado en Barcelona, coincidiendo con otro avión de largo radio de la compañía, un A350, que en este caso había sido desviado desde Londres. 

Complicaciones, aunque menores

La menor intensidad del tráfico aéreo, que se viene arrastrando por la pandemia ha evitado que los problemas de la afectación por la nieve en Madrid hayan sido más complicados y en lugar de varios cientos de pasajeros fuesen miles los afectados en Barcelona, un aeropuerto donde estos pasajeros llegados fuera de programa han coincidido con los primeros viajeros si programados del día, como los que han llegado desde Doha con Qatar Airways, los que salían hacia Santiago de Compostela con Ryanair, a Paris con Air France o a Bilbao y Málaga con Vueling, salidas que han operado con total normalidad y puntualidad, todos desde la T1 de El Prat, al seguir cerrada la T2 por falta de suficiente cantidad de pasaje que justifique el uso de las dos terminales.  

Anoche estaba prevista a la reapertura de Barajas a las 10 de la mañana, aunque finalmente Aena decidió que el aeropuerto siga cerrado todo este sábado. Así, los vuelos que ya estaban de camino a Madrid tendrán que desviarse a los alternativos y aquellos que aun no hayan despegado se cancelarán. 

A la situación extraordinaria de este fin de semana hay que añadirle una excepcionalidad: la crisis sanitaria hace que parte del personal de las aerolíneas esté en ERTE y no se pueda contar con el grueso de las plantillas para afrontar unos días que son un nuevo reto para el sector al que lo que menos puede beneficiar en la peor crisis de su historia son problemas añadidos. Por ello y para no acumular más trabajo del asumible, los diferentes aviones que aún estaban en vuelo han ido desviándose no solo a Barcelona, sino también a Málaga, al que han llegado media docena de aviones de largo radio de Iberia procedentes de otros seis aeropuertos de centro y sudamérica, que se han encontrado con un dia de sol en esa zona de Andalucía.

Otros dos Airbus de Iberia, en este caso procedentes de Santo Domingo, en la República Dominicana y Cali, Colombia, han acabado llegando al aeropuerto de Gran Canaria, el principal de ese archipiélago y paralelamente, desde Eurocontrol, coordinador de todo lo que sucede en el espacio aéreo de Europa, se actualizaba la información sobre la disponibilidad del aeropuerto de Madrid-Barajas, indicando que el aeropuerto quedaba cerrado para cualquier llegada hasta la medianoche de este sábado, indicando a las aerolíneas y cualquier otro operador que cancelasen sus vuelos hacia la capital española.

Este segundo sábado del año será un día largo para algunos pasajeros, tripulantes y otros empleados de compañías aéreas y el aeropuerto de Barajas en su intento de reconducir una situación con la que Filomena y la nevada han estrenado los primeros días de 2021 afectando de lleno a un transporte aéreo que lleva meses tocado.

Fuente: La Vanguardia (España)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *