Categorías
Noticias

EE.UU.: temen que haya otro ataque violento el día de la asunción de Joe Biden

En las redes continúan los mensajes de odio de supremacistas blancos que respaldan a Trump. Los detenidos hasta ahora por el asedio al Capitolio.

Mientras continúan las detenciones de los personajes más sobresalientes del ataque del miércoles pasado al Capitolio, las fuerzas de seguridad siguen de cerca los mensajes de odio en las redes sociales porque temen que el 20 de enero, cuando asuma el presidente electo Joe Biden, haya otro hecho similar.

Los expertos advierten que los llamados a la violencia se han intensificado en los últimos días, incentivados por el asalto al Parlamento que dejó cinco muertos.

Estamos viendo charlas de estos supremacistas blancos, de estos extremistas de extrema derecha, que se sienten envalentonados en este momento”, admitió Jonathan Greenblatt, director ejecutivo de la Liga Antidifamación, que rastrea los mensajes de odio en las redes sociales.

En diálogo con la CNN, Greenblatt se mostró alarmado por la situación. “Estimamos realmente que esta violencia pueda empeorar en los próximos días, antes que mejorar”, dijo.

“Si no sabe cómo disparar: necesita aprender ahora. Asaltaremos los edificios gubernamentales, mataremos policías, mataremos guardias de seguridad, mataremos a empleados y agentes federales y exigiremos un recuento”, lanza uno de los mensajes de estos grupos de ultraderecha.

El ataque que la policía no pudo impedir. (Reuters)

El ataque que la policía no pudo impedir. (Reuters)

John Scott-Railton, investigador principal del Citizen Lab, un grupo de la Universidad de Toronto que supervisa la ciberseguridad, dijo que está “preocupado” por lo que pueda ocurrir en la ceremonia del 20 de enero.

“Si bien el público en general estaba horrorizado por lo que sucedió el miércoles en el Capitolio, en ciertos rincones del tipo de conversación de derecha, lo que sucedió se ve como un éxito“, advirtió a la CNN.

El Servicio Secreto anticipó que tiene controlada la situación y que reforzaron la seguridad, como corresponde a un evento de este tipo. “La toma de posesión del presidente de Estados Unidos es un elemento fundamental de nuestra democracia. La seguridad y protección de todos los que participan en la 59ª inauguración presidencial es de suma importancia”, afirmó la agencia en un comunicado.

Detenciones de los principales atacantes

A todo esto, las fuerzas de seguridad ya detuvieron a los personajes más llamativos del ataque del miércoles pasado al Capitolio, entre ellos a los tres cuyas fotos se viralizaron.

Jacob Chansley, conocido como Jake Angeli, uno de los arrestados. (EFE)

Jacob Chansley, conocido como Jake Angeli, uno de los arrestados. (EFE)

El primero fue el hombre del gorro de piel con cuernos de bisonte, pintura en la cara, que portaba una larga lanza con la bandera estadounidense. Se trata de Jacob Anthony Chansley, también conocido como Jake Angeli.

Fue acusado por “entrar o permanecer a sabiendas en un edificio o terreno restringido sin autoridad legal, y por la entrada violenta y conducta desordenada en las instalaciones del Capitolio”.

Chansley se autodefine como un “soldado digital” de QAnon, el grupo de extrema derecha que enarbola una serie de teorías conspirativas, que asegura que Trump está librando una guerra secreta contra un culto liberal global de pedófilos adoradores de Satanás.

Adam Johnson, apresado y acusado de varios delitos. (AFP)

Adam Johnson, apresado y acusado de varios delitos. (AFP)

En segundo lugar cayó Adam Johnson, captado cuando se llevaba muy sonriente el atril de la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi. Johnson, según la ficha policial, tiene 36 años, reside en Tampa y está a la “espera de juicio”.

También fue arrestado el hombre que ingresó al despacho de Pelosi y se sentó en su sillón, con los pies sobre el escritorio. Lo detuvieron en Arkansas.

Richard Barnett, apresado este viernes, fue acusado de varios cargos. (EFE)

Richard Barnett, apresado este viernes, fue acusado de varios cargos. (EFE)

El individuo, identificado como Richard Barnett, de 60 años, ha sido acusado de entrada ilegal a un edificio restringido, entrada violenta y conducta desordenada en el Capitolio y robar propiedad pública, por el correo de la legisladora que presuntamente se llevó después de haber posado para los fotógrafos./Clarin.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *