Categorías
Noticias

La inflación sube de la mano de los alimentos

Hoy se conocerá la inflación de diciembre y cuanto cerró la tasa en 2020. El último mes del año registró una cifra de alrededor del 4% según el promedio de los pronósticos de las consultoras. Para el Gobierno, en cambio, fue alrededor de 3,3%. El ministro de Economía, Martín Guzmán, dijo la semana pasada que la inflación de 2020 será 35% y para que se cumpla ese pronóstico la tasa de diciembre debería dar 3,2%-3,3%.

La tasa de inflación de 2020 dejó un arrastre importante para 2021. Para los analistas, el índice de precios este año se moverá entre 45% y 55%. Serán tres las claves que definirán el año que comienza: el dólar, las tarifas y los salarios.

La inflación de 2020, de 35%, quedó lejos del 53% de 2019. El Banco Central se anotó la reducción del ritmo al que subieron los precios el año pasado como uno de los logros de su gestión en un informe que difundió a fin del año pasado. Aunque luego también hizo lo mismo Guzmán por su parte días atrás.

“Se realizó un gran esfuerzo de esterilización destinado a absorber excesos de liquidez”, dijo el banco. Esta política, junto con otros instrumentos “consiguió una reducción de la inflación cercana a los 20 puntos respecto a la de 2019″.

La visión de los economistas privados es más crítica. “La situación es delicada. Estamos entrando en un escenario de inflación alta sin un plan anti inflacionario“, señala Guido Lorenzo, director de LCG.

La proyección de LCG es que la inflación de diciembre fue de 4%. “Nuestro relevamiento de alimentos y bebidas nos está dando por encima del 4%. Deja un arrastre importante para enero. Para este primer mes del año esperamos 3,7% con un promedio de 4% para el primer trimestre”.

“Sin tener un traspié cambiario, nuestro escenario base, con un ajuste de las tarifas es de 55% de inflación punta a punta diciembre“, dice Lorenzo. Habrá que ver qué decide el Gobierno en materia de corrección en las tarifas. 

Para este año la ley de Presupuesto prevé una inflación de 29%. “Es ridículamente bajo, no hay analista que pueda defender ese número actualmente”, insiste LCG. El relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central la ubica en 49,8% a diciembre 2021. 

“La economía navega con una inflación entre 3% y 4% mensual. Es un piso elevado, considerando que esta vez no se viene de un ajuste del dólar; si no más bien que este está actuando como ancla y las expectativas de devaluación van en aumento”.

Para Lorenzo, una de las complicaciones que sumará la inflación en 2021 son todas los ajustes de precios que quedaron retrasados en 2020: energía, transporte, salarios, combustibles, servicios regulados/ pisados en el contexto de la pandemia y los efectos de segunda ronda que estos incrementos generan debido al peso en la cadena de valor que tienen. “Amén que la situación cambiaria no contamine fuertemente a los precios”, menciona.

Desde Ecolatina, Matías Rajnerman estima una inflación de 4% para diciembre. “Diciembre es particularmente alto por frutas y verduras y por la carne. Vemos un piso elevado en el primer trimestre de 3,5%. Para todo 2021 estamos en la zona del 45%, casi 10 puntos porcentuales más que este a año”.

“El comienzo de este año va a ser movido por las tensiones que se postergaron de 2020”, plantea Rajnerman. En este sentido es clave lo que ocurra con las tarifas. Para este economista, no habrá aumentos en el primer trimestre. Pero advierte que “mucho más allá de abril no pueden irse porque después ya tenés las elecciones y a la vez seguir expandiendo el gasto a través de subsidios también es difícil”.

Para Rajnerman, la otra cuestión que va a poner presión sobre los precios son los salarios. “En 2020 las paritarias estuvieron acotadas por la pandemia, pero va a haber revisiones a principios de 2021. Algún tipo de recomposición tiene que haber y eso va a sumar presión“.

“En diciembre estamos en torno a 4% o un poco más. Hubo subas típicas de fin de año, las relacionadas con las vacaciones, los aumentos a las empleadas domésticas, más el efecto de la suba de combustibles, subtes y prepagas”, dice Camilo Tiscornia, de C&T Consultores. “La inflación núcleo -limpia de los precios regulados y del efecto estacional- no para de subir desde agosto“.

Para 2021, Tiscornia estima una inflación base de 43%, “con el Gobierno controlando precios y apretando todo para que no se escape”. Pero un pronóstico de 50%, “no me parece alocado. Nuestra estimación es conservadora y está dentro de un escenario macro con el Gobierno interviniendo, tal vez demorando ajustes de tarifas, con las mismas mañas del pasado”.

Tiscornia suma al dólar como otro de los factores que incidirá en el derrotero de la inflación. “Van a tratar de que en 2021 no suba tanto el tipo de cambio, es lo que hacen históricamente en el año de elecciones”.

En la misma línea, Federico de Cristo, del IAE Business School, advierte que si bien las proyecciones para este año plantean una inflación del 50% “se espera que las proyecciones se modifiquen de acuerdo a lo que ocurra en el mercado cambiario”.

“Hacia el primer trimestre se proyecta un aumento de precios de 12,3% lo que estará determinado por la dinámica monetaria y las expectativas de los distintos formadores de precios, lo cual es dependiente de la política económica”, señala.

Fuente: clarin.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *