Categorías
Noticias

Tafí Viejo. Se entregó el maltratador de una perra que había sido filmado

La vida de Clarita, progresivamente, comienza a tomar otro rumbo. Afortunadamente, muy distinto al que venía transitando hasta hacía unas horas en Tafí Viejo.

Este jueves por la noche, la perra que fue víctima de maltrato animal en el country Pinar 1, fue llevada a la comisaría para, posteriormente, ser entregada a un hogar de tránsito.

La secuencia que culminó con el rescate del animal, que ahora aguarda por su adopción definitiva, se dio luego de una orden judicial de allanamiento en el domicilio de la persona que fue filmada atacando a patadas a la ovejero belga en una de las calles internas del barrio privado.

«Estaba muy asustada», señaló, por caso, Karina Garbero, la proteccionista y rescatista animal tucumana que denunció en la comisaría de Los Pocitos la salvaje agresión que padeció Clara.

En ese contexto, luego de recolectar pruebas y evidencias por el episodio que se viralizó en las redes sociales, el juez a cargo de la causa ordenó un allanamiento en la vivienda del acusado, Christian Walter Lorenz, para que la perra -y cualquier otra mascota- fuera puesta a salvo.

No obstante, el operativo no pudo desarrollarse como preveían las autoridades porque ni el dueño de casa ni el animal se encontraban en el sitio al que acudieron los efectivos policiales.

«Teníamos que estar presentes antes de las 20. Yo era la depositaria, por lo que me tenían que entregar el perro a mí. Cuando llegamos, no había indicios de nada. Tocamos el timbre, golpeamos las manos y nada. Nos dijeron que se habían ido al mediodía», indicó Garbero.

Ante ese panorama, la mujer y una de sus abogadas se contactaron telefónicamente con el hombre para tratar de dar con el paradero de Clara y notificarle de la situación. Pese a ello, el acusado no apareció. Y al no tener certezas, el operativo quedó inconcluso y los uniformados regresaron a la comisaría.

Horas más tarde, el hombre denunciado se presentó voluntariamente en la seccional con la perra, que quedó alojada allí hasta que la proteccionista fue a recogerla para llevársela al hogar transitorio.

«Le dije a uno de los oficiales que ella responde al mando de la voz de un hombre. Yo le decía ’Clarita’ y nada, pero cuando le hablaba un oficial no sabés cómo se ponía», expresó la rescatista en diálogo con el sitio El Tucumano. «Tenía mucho miedo de cualquier ruido y estaba intranquila, con la cola metida entre las patas», completa.

De esta manera, con el animal provisoriamente a su resguardo, Garbero -y también Clara- quedó a la espera de que el juez autorizara la adopción responsable para definir el destino final de la ovejero belga, quien por ser sometida al brutal ataque ganó mucha relevancia en la provincia durante los últimos días.

«Jamás había pasado por esto. Fue una situación de mucha tensión, pero el objetivo se cumplió. Estoy muy agradecida con el comisario inspector, los jefes de Zona y Comisaría, oficiales y el subjefe de la Policía. Escucharon mi pedido de ayuda, al igual que mis abogadas, Pilar Lomas y Vanessa Zanacchi», agregó la mujer tucumana que se involucró en el caso.

Garbero también reveló que Lorenz posee otro can y que hará todo lo que tenga a su alcance para evitar que sufra los maltratos que padeció Clara. «Estamos viendo de hacerle la inhibición para que no tenga nunca más un animal», cerró. /Clarín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *