Categorías
Noticias

“No estaba muerto, estaba de parranda”

Tras varios días de intensa búsqueda, personal policial del departamento de Inteligencia Criminal logró dar con el paradero de Kenny Jairo Alvarez Echalar, el comerciante boliviano que había sido visto por última vez el 5 de este mes, cuando salió de su casa en su camioneta con rumbo a El Cadillal.

En un principio, tras la denuncia de su esposa Marta Reyna Martínez, se pensó que el hombre podría haber sido víctima de algún delito, ya que llevaba en su poder dinero para realizar trámites bancarios relacionados con el negocio familiar.

Pero cuando días después su vehículo apareció estacionado en inmediaciones de un hotel en la zona de San Lorenzo y Congreso, en barrio sur, las hipótesis de los investigadores comenzaron a virar hacia un posible problema doméstico.

Con ayuda de las cámaras de seguridad de locales ubicados en esa zona de la ciudad, los investigadores pudieron determinar que Echalar se hospedó en ese hotel el sábado 6 por la noche en compañía de una mujer, con quien se retiró a la mañana siguiente.

A partir de allí comenzó una pesquisa que se desarrolló en bares y alojamientos de toda la provincia hasta que el viernes por la noche, lograron determinar que en el hotel Colonial de Tafí del Valle, se había alojado una pareja que respondía a las características físicas de las personas buscadas.

Los investigadores montaron una guardia en el local y poco después vieron al comerciante desaparecido bajando al comedor del hotel, donde se identificaron y le pidieron que hiciera lo mismo, confirmando que se trataba de la persona considerada desaparecida.

Cuando la aparición de Echalar fue notificada a la Unidad Fiscal de Delitos Complejos, se decidió que no se aplicaran medidas coercitivas. /Los Primeros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *