Categorías
Noticias

La recolección de residuos enfrenta a Larreta y Hugo Moyano

El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el líder del sindicato de los Camioneros, Hugo Moyano, se reunieron cara a cara la semana pasada para negociar el recorte en el servicio de recolección de residuos en la Ciudad de Buenos Aires.

La decisión del Ejecutivo porteño de avanzar con una reducción de los costos de los contratos con las empresas que brindan el servicio en el distrito tensó la relación entre Rodríguez Larreta y los Moyano. Tras el paro sorpresivo que activó el gremio el 23 de febrero pasado, en rechazo del eventual recorte de días laborables y en reclamo de un bono de 25.000 pesos para todos los esenciales, el conflicto continúa.

El encuentro entre Rodríguez Larreta y Moyano, que reveló el diario Perfil, se produjo el martes pasado, en medio de los desbordes en el operativo de vacunación para adultos mayores en la Ciudad. El vicejefe porteño, Diego Santilli, quien suele ser el nexo entre el alcalde porteño y el sindicalista, también participó de la reunión, que se desarrolló en un clima “amable” y “cordial”, según describió una fuente oficial. El ajuste en la recolección de residuos fue el tema central de la conversación. “Es algo que se viene hablando hace bastante tiempo. Fue en buenos términos, pero después cada uno hace su juego”, agregaron desde la Ciudad.

La Ciudad manejó con mucho hermetismo la información sobre la cumbre del martes entre Larreta y Moyano. “Fue una buena reunión de trabajo. Se trataron diversos temas relacionados con servicios que se prestan en la Ciudad”, repiten desde el Ejecutivo porteño ante la consulta sobre la reunión.

Según un funcionario porteño al tanto de las conversaciones, Moyano les transmitió a Larreta y Santilli que “hablaría” con su hijo, Pablo, número dos de Camioneros, quien se muestra intransigente ante el recorte que plantea la Ciudad. “Tenemos un buen vínculo con Moyano, pero muchas veces Hugo y Pablo usan la estrategia del policía bueno y el policía malo”, graficó esa fuente.

Hasta ahora Pablo Moyano, secretario adjunto del sindicato, se mantiene inflexible. “Ante el primer peso que le saquen a la recolección de residuos en la Ciudad se va a generar un gran quilombo”, amenazó ayer en diálogo con radio El Destape.

Tras la reunión entre Larreta y el líder de Camioneros, Pablo Moyano amenazó con medidas de fuerza en la Ciudad

La administración de Larreta argumenta que necesita disminuir los costos en varios servicios públicos para equilibrar las cuentas porteñas tras la quita de fondos de coparticipación a la Ciudad impulsada por el gobierno de Alberto Fernández.

Para los Moyano, el ajuste que planea la Ciudad en el esquema de recolección de residuos tendría como consecuencia una rebaja en los salarios de los trabajadores. “Quieren sacar derechos y parte del salario. Tanto Larreta como Santilli quieren sacarle días de trabajo a la recolección de residuos. Eso implicaría una pérdida salarial de unos 30 mil pesos por mes para los trabajadores”, enfatizó Pablo Moyano.

Según el gremialista, “hay una constante presión” del gobierno de Larreta a las empresas concesionarias “para recortar el salario”. Ya lo hemos dicho no es una amenaza sino una advertencia: el primer peso que le saquen a la recolección de residuos en la Ciudad se va a generar un gran quilombo. No solo no se van a recolectar, sino que se va a acumular la basura. Y eso en plena pandemia va a generar problemas”, lanzó Pablo.

El nuevo contrato aún no terminó de cerrarse y la negociación continuará durante los próximos días. “Es probable que salgan comunicaciones administrativas dirigidas a las empresas para empezar a discutir los contratos”, anticiparon desde la sede gubernamental de Parque Patricios.

La Ciudad busca reducir unos 3000 millones de pesos con la suspensión de al menos un día de la recolección de residuos en el distrito -sábado o domingos-. A su vez, evalúan suprimir el servicio en los feriados. Actualmente, el gobierno porteño invierte $30.000 millones en la recolección. “El recorte de coparticipación nos obliga a rever miles de contratos. En ninguna ciudad del mundo hay recolección de residuos todos los días de la semana”, justifican desde el larretismo.

Además, argumentan en la Ciudad, la pandemia y “un mejor compartimiento de la gente” hizo que se redujera el volumen diario de residuos en el distrito. “Hay un cambio cultural. La gente respeta los horarios y separa la basura. Eso hace que los servicios adicionales no sean necesarios como antes”, explica un funcionario de la Ciudad. A su vez, afirman que el recorte no impactaría en los trabajadores.

El conflicto entre Camioneros y la Ciudad se tensó el 23 de febrero pasado, cuando los Moyano impulsaron un paro sorpresivo en la recolección de residuos. La medida de fuerza, que se extendió desde la madrugada hasta la tarde, se levantó después de una reunión entre el subsecretario de Trabajo, Industria y Comercio, Ezequiel Jarvis, las empresas concesionarias de recolección y el sindicato. Ese día acordaron que las compañías del sector – Cliba, AESA, Urbasur, Nittida, Ashira y Solbayres- pagarían el bono a los 500 trabajadores que no habían recibido esa suma porque pertenecían a grupos de riesgo y fueron licenciados durante la pandemia.

En ese momento el paro impulsado por los Moyano generó malestar en el gobierno de la Ciudad, porque entendían que las negociaciones por los nuevos contratos de recolección estaban encaminadas. “Quisieron hacer un show para pegarle a Horacio y desviar la atención”, señalaban en los despachos de Uspallata.

Camioneros activó la medida de fuerza en el principal distrito opositor cuando los focos estaban puestos en el “escándalo por el vip”, que eyectó a Ginés González García del Ministerio de Salud.

Conflicto por la recolección de basura en la Ciudad

Matías Moreno/Lanacion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *