Categorías
Noticias

Se necesita hoy casi el doble de sueldos que hace 3 años para comprar un auto

De que los salarios perdieron poder adquisitivo en los últimos tiempos no cabe duda. Una visita al supermercado sirve para constatarlo. Pero el sector automotor no se quedó atrás. En estos primeros meses de 2021 se necesitan 19,3 sueldos promedio para comprar un auto del segmento de entrada de gama. Es el nivel más alto de los últimos años. Este dato surge de un trabajo realizado por la asociación que agrupa a las concesionarias de autos (ACARA).

Según la entidad, en 2020 se requirieron 17,7 salarios para acceder al mismo vehículo. En el trabajo se toma como referencia un modelo Volkswagen Gol Trend. En esa comparación se muestra que el mejor año para los asalariados para adquirir un 0 km fue 2018, cuando se requirieron 11,2 sueldos. De esta manera, en los últimos tres años, el valor de los autos creció a un ritmo mayor que la evolución de los ingresos de los trabajadores hasta tal punto que se necesitan 8,1 sueldos más para llegar al mismo modelo. Medido en porcentaje, significa 72% más ingresos. Si se tiene en cuenta que la comparación se realiza con los valores oficiales de lista, el cálculo puede ser mayor. Hoy, es difícil conseguir a la mayoría de los modelos sin sobreprecios (algo que hace tres años no sucedía) por lo que acceder a un 0 km puede llegar, en el mercado real, a demandar casi el doble de sueldos que hace tres años.

El precio de los autos está relacionado con el valor del dólar ya que la mayoría de los modelos que se comercializaron, en los últimos años, fueron importados y los nacionales tienen mayor porcentaje de piezas que llegan del exterior. Es por eso que 2016, tras la salida del “cepo” implicó una suba de salarios necesarios para llegar a un 0 km, respecto de 2015, cuando el tipo de cambio oficial estaba controlado. Los años siguientes continuó mejorando la relación a favor de los asalariados, en la medida en que se profundizaba el atraso cambiario, hasta llegar al piso de 2018. Ese año, a partir de abril, se inició un proceso devaluatorio que llevó a que en 2019 tuvieran un pico de salarios necesarios. Durante ese período, con libertad de importación, también hubo sobreoferta de vehículos por la crisis económica de Brasil y proliferaron las bonificaciones, lo que hizo más accesible la llegada a un auto nuevo.

En 2020, con la reimplantación de trabas para el ingreso de 0 km del exterior, el mercado pasó de tener una gran oferta a ser dominado por la demanda. La brecha cambiaria, que también apareció en el inicio de la pandemia, funcionó (y funciona) como un incentivo a la compra de estos bienes. Con menor oferta y mayor demanda, los precios de los 0 km se dispararon durante el año pasado y subieron por arriba del 80%. Ningún acuerdo salarial de paritarias se acercó a ese porcentaje. Este año, la tendencia se mantiene igual y los ingresos de los asalariados crecen por debajo del precio de los 0 km. En lo que va del año, el promedio de aumento ronda el 16% con picos que superan el 20%. Los acuerdos de paritarias se están cerrando en el orden del 29% distribuido en cuotas durante el año. Esto confirma que la tendencia de pérdida del poder adquisitivo de los salarios contra el precio de los autos se sigue profundizando.

Un dato que destaca el estudio elaborado por ACARA es que el impacto mayor se siente en quienes entran por primera vez al mercado. “En seis años, el porcentaje de ventas a personas que nunca habían tenido un auto se redujo del 36% al 22%, habiendo tocado un piso a mediados del año pasado”, señala el estudio. Aunque se aclara que también pueden influir cuestiones culturales asociadas a la relación que las nuevas generaciones tienen con las formas de movilidad./Ambito

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *