Categorías
Noticias

Andy Kusnetzoff debuta con la quinta temporada de Podemos Hablar

Leo Sbaraglia, Pampita, Alberto Cormillot, Vicky Xipolitakis y Rodolfo Barili serán los cinco invitados que acompañarán a Andy Kusnetzoff (50) en su vuelta a la tele esta sábado 20, inaugurando la temporada 2021.

Después de un año muy particular, el conductor debutará con la quinta edición de PH, a las 22 hs.

Con nueva escenografía, secciones y rescatando la esencia del programa, Andy le contó a Ciudad lo que vendrá en Telefe, su cambio de dial (Perros de la Calle se mudó después de 19 temporadas de FM Metro a FM Urbana), cómo quedó la relación con sus excompañeros, cómo transitó el 2020 y su presente familiar junto a Flor Suárez (35) y su hija Helena (4 años y medio).

“HACER UN PROGRAMA DE INVITADOS EN MEDIO DE UNA PANDEMIA FUE MUY COMPLICADO, YO MISMO TUVE QUE DEJARLO POR DOS MESES, VOLVÍ. CREO QUE PH ES RESILIENTE. POR ESO SIENTO QUE ESTÁ BUENO SEGUIR. EL PROGRAMA SE MERECE UN AÑO MEJOR, MENOS TRAUMÁTICO”.

-¿Cómo te preparás para la quinta temporada de PH?

-Me parece increíble que ya vayamos por la quinta. La primera la arrancamos por cuatro programas y se fue prolongando. Ahora, entonces, no te puedo decir más que espero 4, 8 o 12 programas como te decía en las primeras temporadas. Ya pasamos eso. Es más, el 2020 te diría que fue mi año televisivo más difícil. Hacer un programa de invitados en medio de una pandemia fue muy complicado, yo mismo tuve que dejarlo por dos meses, volví. Creo que PH es resiliente. También por todo eso siento que está bueno seguir. El programa se merece un año mejor, menos traumático. El protocolo sigue, obvio. De hecho, el año pasado ya terminamos en un estudio enorme, con cinco invitados en vez de seis. Me dan tranquilidad los protocolos.

-¿Qué cambios va a tener el programa?

-Tiene una escenografía espectacular, va a haber mucha interacción entre los invitados. Vamos a incorporar una una night shot (cámara de visión nocturna) y la vamos a aprovechar para hacer una “pregunta oscura”. También va a haber un invitado no famoso que inspire a los demás. Para que el programa siga creciendo, hay que darle creatividad. Mucho se prueba al aire, pero tenemos bastante para recuperar de la esencia de PH.

-¿Sigue el “Punto de encuentro”, no?

-Sí, porque se transformó en la marca del programa.

“SI BIEN ES CIERTO QUE MUCHOS INVITADOS HAN LLORADO EN PH EL MOTE DE ‘¿VAS A LLORAR A LO DE ANDY?’ QUEDA HORRIBLE. SE BUSCA UNA EMOCIÓN EN LAS HISTORIAS, NO ME GUSTA EL REDUCCIONISMO”.

-¿Van a llorar mucho los invitados?

-No me gusta que se simplifique así. Si bien es cierto que muchos han llorado y yo mismo me he emocionado, queda como “¿ah, vas a llorar a lo de Andy?”, y queda horrible ese mote. Yo busqué las mejores historias y ese punto en común, y se han emocionado. No me gusta que quede como “vas a llorar”. Se busca una emoción en las historias, no me gusta el reduccionismo. Prefiero pensar que buscamos historias.

-¿Algo inédito, quizás?

-Siempre. Pero como algunos ya vinieron muchas veces, la idea es que puedan interactuar entre ellos.

-¿Cinco invitados que te encantaría tener este año?

-¿Soñando? Ok: Cristina (Kirchner), (Mauricio) Macri, (Emanuel) Ginóbili, (LeoMessi, (Diego) Simeone.

-Pasaron 800 invitados, ¿cómo hacés para reinventar las entrevistas?

-Seguramente se van a repetir mucho, así que tenemos que ver formas diferentes de contar las historias.

-¿Qué historias son las que más recordás de los 800 que pasaron?

-Me conmovió mucho la de Abel Ayala, también la de Mónica Ayos. Me reí mucho con las anécdotas de Joaquín Furriel, de Romina RicciLeo Sbaraglia siempre me trae buena energía. Lali Espósito, Soledad, estuvieron bárbaras las dos. (Ricardo) Darín vino con Mercedes Morán y el futbolista Ricardo Centurión más Adabel Guerrero y fue un programa paincreíble.

“CON EL CAMBIO A URBANA RECUPERÉ LAS GANAS DE IR A LA RADIO, AHORA ME RÍO. EL 2020 FUE POR ZOOM, UNA MIERDA. LA RADIO ES ENERGÍA Y HACERLA POR VIDEOLLAMADA FUE MUY DIFÍCIL. TUVO CONSECUENCIAS EN EL GRUPO”.

-¿Vas a llevar amigos tuyos este año?

-Nunca invito a amigos. Traté de convencer a alguno, pero no tengo muchos amigos en el medio. Conocidos, sí. Por ejemplo, a Natalia Oreiro la “quemo”. Me cuesta hacerles eso, pero lo hago con humor.

-Contaste que al principio les mandabas vos directamente mensajes a todos para invitarlos…

-Sí, al principio era así. Después no, pero sé que hay un par que son difíciles, aunque yo les mande también, pero lo intento. Una vez me pasó que estábamos invitando a (PabloEcharri hace mucho y no venía, y tuvo la mala suerte de que yo iba con la motito y me lo encontré. Así que frené ¡y cara a cara es mucho más difícil decir que no! Así que fue y estuvo muy bien.

-Con la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, venís intentando hace rato que acepte ir…

-Sí, pero con los políticos hay momentos que intento y otros que no. El año pasado, por ejemplo, cuando le hicimos el programa homenaje a Maradona, salió Alberto Fernández por zoom y estuvo muy bueno. Fue un día muy especial. Murió el ídolo más grande que tenemos y me parecía que merecía que el presidente, como autoridad máxima, esté. Y estuvo.

-¿Cómo te pegó la muerte de Maradona?

-Y… mal. Ese final de Diego me da mucha pena. No lo merecía. Me parece que tuvo una vida difícil, todos lo hemos juzgado, pero siempre creí que era muy difícil ser Diego. Y me resulta difícil que no esté porque era como una presencia que estaba en todos lados, ya sea en un viaje, con alguien extranjero. Todavía creo que no tomamos consciencia de que no está más, quizás por estar en medio de una pandemia.

-Recorriste muchos lugares con él y Diego tenía muy buena onda con vos.

-Tenía muy buena onda, sí. Creo que él me quiso y yo lo quise mucho. Nunca me sentí su amigo y no me atrevería a decir que lo fui, pero los momentos en los que pude conectarme con él fueron reales y de mucho respeto. En Brasil nos visitó en la casa en la que nos quedábamos, después pidió ir a comer un asado ahí. Casi todos los encuentros nuestros están grabados y él capaz sí me decía “amigo” o las remeras me las firmaba poniendo “para mi amigo Andy”. Me quedan muchos recuerdos, notas y algunas remeras que me regaló.

-Este año cumplís 30 en la tele, ¿qué balance hacés?

-¿Sabés que sí? ¡Voy a cumplir 30 años en octubre, guau! Fuerte. En Argentina laburar durante 30 años es un milagro y, si encima es de lo que te gusta, me siento absolutamente privilegiado. El balance es muy bueno.

-Pasaste por todo: productor, movilero, conductor. ¿Qué es lo que más disfrutás?

-¡La radio! Siempre digo que PH es el programa más “radial” que hice, creo que por eso es uno de los más duraderos o va en camino a eso. Y se dio cuando menos lo esperé.

-¿Cómo te estás adaptando a FM Urbana? Hiciste un cambio muy grande después de casi 20 años en Metro.

-Es un cambio enorme, pero estoy súper contento. Recuperé las ganas de ir, ahora me río.

-¿Estabas sin ganas?

-Y la verdad que el 2020 fue por zoom, una mierda. El año pasado fue una mierda. 

-¿Qué sentiste que faltó haciendo radio por videollamada?

-Y, la radio es energía y hacerla por zoom fue muy difícil. Tuvo consecuencias en el grupo. La pasé mal y fue difícil terminar, tomar la decisión de irme y después también. Yo creía que todos se mudaban conmigo y no fue así. Con el diario de hoy te digo que estoy feliz con el equipo que armé, con Lizy Tagliani, Harry y Evelyn Botto, más Hernán Casciari, Gabriel Rolón, Pablo Zuca (el operador histórico del programa). Me quedé con muchos y también con una renovación espectacular. Pero no te quiero mentir, me costó un montón. Imaginate la relación con compañeros hace 19 años, sabés lo que es Cayetano para mí. Está buenísimo que les vaya bien y ya nos encontraremos, pero fue difícil.

-¿Con Lizy pegaste onda rápido, cuándo se habían conocido?

-A Lizy la conocí en PH y ella me recordó que hace dos años yo le había dicho “tenemos que laburar juntos”. Y cuando la llamé, ahora me dijo “ya te había dicho que sí hace dos años”. Lizy es espectacular, divertida, inteligente, si te metés en la emoción tiene unas historias que te caés de culo. Es espectacular. Y a medida que nos conocemos, nos vamos entendiendo más. La gente ama a Lizy. Los invitados no pueden creer que está ahí.

-Esta semana viviste un momento muy especial cuando Andrés Ciro Martínez y su hija Manu fueron al programa y cantaron en vivo la canción que él compuso para que sea la cortina. ¿Cómo fue el detrás de escena?

-El momento fue espectacular. Le hice grandes notas, pero nunca lo vi afuera y lo llamé desde el lugar de “estoy caminando solo acá en enero, tengo un equipo nuevo y con algunos no hablé nunca”. Me sentía desamparado y me aferré a la canción de Ciro como diciendo “haceme este tema”, y no sabía que iba a ser tan importante. Fue terapéutico, emocional y catártico. Me aferré a la canción porque no sabía si el cambio iba a ser bueno o malo porque no había llegado. Un poco fundacional. La canción es espectacular, le dio mucha magia y lo necesitaba.

-¡El estudio es hermoso!

-Está buenísimo pero este es por pandemia, después nos vamos a mudar a otro que está bárbaro, que es adentro. Me encanta Urbana, es muy multiplataforma, muy profesional.

-¿Te copa que salga en Youtube, vos que sos más de la vieja escuela de la radio?

-Me costaba, pero ahora la verdad es que no me doy cuenta. Está buenísimo y hoy no podés hacer radio desde un solo lugar. Muchos chicos más chicos ven YouTube todo el día y nos escuchan por ahí. Es una forma de atraerlos. Si me preguntás, prefiero la magia de la radio.

“¿SI ME SIGO HABLANDO CON CAYETANO Y SCHULTZ? POCO. SUPONGO QUE VOLVERÁ O NO, NO SÉ. YO NECESITO QUE PASE UN POCO EL TIEMPO SINO SIENTO QUE ES ALGO MÁS ARTIFICIAL. DEJEMOS QUE BAJEN LAS AGUAS, VER QUÉ PASÓ. CADA UNO HABRÁ SENTIDO DISTINTAS COSAS”.

-¿Pusiste “plata” en la radio?

-No. No quiero ser dueño. No me motiva eso, no me interesa tener empleados, aunque sí generar laburo. Sí somos socios en lo artístico y comercialmente, como me pasaba en la otra radio. Estuve desde cero en la movida con Kweller y está bueno eso, generás otra relación.

-¿Te seguís hablando con Cayetano y Gaby Schultz?

-Poco. Supongo que son tiempos, volverá o no, no sé. A Caye lo llamé el día que empezaron ellos. Pero yo necesito que pase un poco el tiempo, sino siento que es algo más artificial. Dejemos que bajen las aguas, ver qué pasó. Cada uno habrá sentido distintas cosas.

-¿Los pudiste escuchar?

-No.

-¿Qué te pareció la incorporación de Dalma Maradona al ciclo?

-Muy buena. Y también que esté Cayetina, que la adoro.

-Hace pocos días fue el cumple de Flor, tu pareja, y le dejaste un mensaje muy lindo que decía: “Feliz cumple a la que me cambió la vida”. ¿Podés contarnos por qué sentís eso?

-Estoy menos fóbico para expresar mis sentimientos. Me cambió la vida por Helena, nuestra hija, que eso ya es un montón. Tengo una vida más familiar y mucho fue gracias a ella. Me conectó mucho con eso, con la familia de ella, sus sobrinos. Me encanta ser papá y me gusta tener una familia. Antes no lo negaba, pero no lo tenía mucho en el mapa.

-¿Qué nos podés contar de Helenita y sus casi cinco años? ¿Qué cosas comparten?

-Me gustan las charlas con ella, los desafíos de criarla y educarla y resolver distintas cuestiones. Me gusta todo, compartir, que me cuente cosas. El otro día sufrimos en el Boca-River. Flor le dijo “este es el equipo de mamá”, y yo tuve que decir “este es el equipo de papá”. Helenita dijo: “Y yo voy a hinchar por…”, y nos miramos. Y dijo: “Frambuesita”, que era su salita del jardín, así que respiramos una vez más. En algún momento decidirá./ ciudad.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *