Categorías
Noticias

Escándalo en Boca. Pergolini renunció como vicepresidente, después de una fuerte discusión con Riquelme

“Las renuncias siempre son indeclinables. Su reemplazo lo vamos a analizar con tranquilidad”. Con esa frase, una alta fuente de Boca le confirmó a LA NACION la noticia que sacudió la tarde del miércoles en el Mundo Boca: Mario Pergolini renunció a la vicepresidencia, después de una fuerte discusión que tuvo con el Consejo de Fútbol liderado por Juan Román Riquelme. La información fue confirmada por el propio dirigente, a través de su cuenta de Instagram, y más tarde por el club, a través de un comunicado.

Más allá del cuidado de las formas, sobre todo en las declaraciones del ahora exvice, la gota que rebalsó el vaso fue el anuncio que hicieron Jorge Bermúdez y Juan Román Riquelme de la creación de la cuenta @BocaPredio, paralela a los canales oficiales del club, desde la cual se les promete a los hinchas “ver el club que amás como siempre quisiste verlo”. El Consejo se metió en terreno ajeno: la zona de Comunicación.

Esa movida fue interpretada por Pergolini como una intromisión en sus responsabilidades. “Una vez más le tocaron el culo. Es como si mañana Mario saliera en los medios a decir que se va a Europa a contratar a un 9. No corresponde”, le cuenta a LA NACIÓN alguien con peso dentro de Brandsen 805.

Es un boludo. ¿Tanto escándalo por una cuenta de Instagram? Si ya habían arreglado todo por lo del canal de Boca, el otro día hicieron a Zambrano para el noticiero…”, minimizó alguien que frecuenta el Complejo de Ezeiza ante la consulta de este diario.

Pero detenerse en solo un hecho puntual sería erróneo. La misma fuente que blanqueaba del destrato que recibió Pergolini le agrega a este diario: “En más de una oportunidad Mario fue a Ezeiza y planteó con respeto cómo deberían hacerse las cosas en lo que él sabe, que es la comunicación. Y después el Consejo hizo lo que quiso”.

Otro dato que le aportan a LA NACIÓN es que el Complejo de Ezeiza se maneja como si fuera un club paralelo a Boca. “Contratan a los empleados que ellos quieren, pero que a su vez se pisan con cargos que el club ya tiene ocupados. Hay gente que maneja la comunicación de lo que pasa en Ezeiza y los responsables de comunicación del club se enteran de cosas que ellos hacen cuando las publican en las redes sociales. Ahora crearon esta cuenta de Instagram que no tiene ningún sentido, y Pergolini les dio fundamentos. No tiene sentido arrancar de cero con una cuenta teniendo millones de seguidores en los canales oficiales. Contratan a editores de videos para hacer esos videos que publican”, enumeran. Y grafican la autonomía: “En cualquier momento alguno se proclama presidente del Complejo.”

No es la primera vez que se generan roces entre el Consejo de Fútbol y otro sector del club. Lo que ocurrió en esta ocasión es que lo que se rompió definitivamente es ese acuerdo tácito que las tres caras conocidas de la nueva conducción de Boca habían hecho de palabra antes de las elecciones: Ameal se ocuparía de lo dirigencial, Pergolini de la comunicación y el marketing, y Riquelme del fútbol.

Pergolini renunció ante lo que consideró una intromisión del Consejo de Fútbol en sus funciones
Pergolini renunció ante lo que consideró una intromisión del Consejo de Fútbol en sus funcionesArchivo

Hay otra voz dentro del club que también se desahoga con este diario: “No se puede gestionar con miedo. Y en Boca, hoy, les tienen miedo a Ameal y a Riquelme. Nadie les dice jamás que no. Nadie se les planta. Y a veces hay que poner límites. Porque por encima de cualquier nombre está el club. Hay un destrato preocupante.

El hasta ahora único momento bisagra había sido hace unos meses, cuando murió Diego Maradona. Una de las fuentes consultadas por este diario (que pide no ser identificado por temor a represalias) confiesa: “Si fuera por Ameal y por Riquelme, Boca no hubiera hecho absolutamente nada tras la muerte de Diego. Fue Pergolini el que mandó a hacer de un día para otro el video, y el que tomó la decisión de las banderas y el parche en la camiseta en el partido contra Newell’s. Le dijeron que no lo haga, y Mario los mandó a cagar. Si no era por él, Boca hubiera hecho lo mismo que los Pumas. Y hubiera sido un papelón histórico, que se hubiera sumado a lo que ya había pasado el 7 de marzo de 2020, cuando Diego pisó por última vez la Bombonera.”

Por la noche, Ameal habló en ESPN. “Se fue porque no se sentía cómodo. Es normal que pase”, minimizó. Y agregó: “Los que venimos de la vida institucional y política del club tomamos esto como algo normal. Es más difícil cuando vos no venís de la vida política de las instituciones. Hay que entenderlo. Vos pensá que somos 30 miembros de Comisión Directiva y todos valen uno. Todos tienen una forma de pensar distinta. En la Argentina de la opinión, todos opinan. Pasada Semana Santa trataremos de ordenar el club.”

En relación a la charla que ambos tuvieron, el presidente de Boca contó que la reunión duró “una hora, hora y media” y dijo: “En ningún momento me mencionó algún problema que haya tenido, ni que se haya peleado con alguien del Consejo de Fútbol. Si Mario tiene que decir que se sintió invadido o mal, lo tendrá que decir él. Queríamos que se quedara. Es una decisión y la respetamos.”

Ameal minimizó la renuncia de Pergolini: "Es normal que pasen estas cosas"
Ameal minimizó la renuncia de Pergolini: “Es normal que pasen estas cosas”archivo

El reemplazo de Pergolini

A diferencia de lo que ocurre cuando renuncia o muere un presidente (lo reemplaza el vice primero, como le ocurrió a Ameal ante el fallecimiento de Pedro Pompilio), en el Estatuto de Boca existe un vacío en relación a cómo es la sucesión en situaciones como la que se dio con Pergolini. Al ser un cargo elegido por los socios en las elecciones, no se puede colocar a alguien a dedo. Eso sí sucede con el vice segundo, el tercero, el secretario y pro secretario, secretario de actas, tesorero y protesorero, que son asignados en la primera reunión de Comisión Directiva de cada año. Estos sí pueden cambiarse.

Aunque haya sido un hecho resonante, no es la primera vez que ocurre en la historia de Boca. De hecho, la última vez que sucedió fue hace muy poco. Distanciado del oficialismo, Royco Ferrari renunció como vice de Daniel Angelici en junio de 2019, y en ese entonces no hubo reemplazante. Horacio Paolini, vice segundo, quedó como vicepresidente.

En resumen: ni Juan Román Riquelme ni Roberto Digón (vice tercero) asumirán formalmente en reemplazo de Pergolini porque el Estatuto del club no lo permite./ lanacion.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *