Categorías
Noticias

“Sin unidad la pobreza seguirá siendo una realidad que nos humilla”, advirtió la Iglesia

Lo dijo el presidente de la Conferencia Episcopal, el obispo Oscar Ojea, luego de que el INDEC revelase que 2020 cerró con un 42% de pobres, unos 19 millones de argentinos.

En un mensaje de Pascua, el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Ojea, advirtió este domingo que “sin unidad para enfrentar la pandemia y recuperar la economía no habrá otra orilla y la pobreza seguirá siendo una realidad que nos humilla y avergüenza”.

Monseñor Oscar Ojea insiste con un pedido de la Iglesia que se repite ante la grieta.

Monseñor Oscar Ojea insiste con un pedido de la Iglesia que se repite ante la grieta.

La recomendación de Ojea se produjo luego de que el miércoles el INDEC difundiera los datos de la pobreza correspondientes al segundo semestre de 2020 que arrojaron un porcentaje del 42%, o sea, que 19 millones de argentinos son pobres y 10,5 % de indigentes; es decir, 3 millones.

Ya en la misa de Jueves Santo, el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli, había considerado “humillante” el porcentaje de pobres y “alarmante” la cantidad de niños y adolescentes indigentes, ya que el INDEC también reveló que casi seis de cada diez menores son pobre en el país.

A través de su cuenta en Twitter, Ojea dijo que este domingo “los cristianos celebramos que Cristo ha resucitado; la Pascua nos renueva en la esperanza. Es luz que ilumina el tiempo que nos toca vivir. Ilumina esta hora, donde cada vez más argentinos y argentinas viven la pobreza, y donde la pandemia nos vuelve a golpear con fuerza”.

“Que esta esperanza nos anime a toda la dirigencia social, política, sindical, empresaria, a buscar la unidad para cuidar la vida y recuperar una economía que genere trabajo para los argentinos”, señaló.

A continuación subrayó: “es la hora de la unidad en la diversidad para responder a la situación y tomar decisiones mirando el rostro de los hombres, mujeres, niños y niñas que están sufriendo”.

“Es la hora – añadió – para la grandeza de espíritu y superar la tentación de poner la mirada en los propios intereses o seguir con la lógica del enfrentamiento y la división”.

En ese sentido, advirtió que “sin unidad para enfrentar la pandemia y recuperar la economía no habrá otra orilla y la pobreza seguirá siendo una realidad que nos humilla y avergüenza”.

“Esta es la hora para que renovemos la responsabilidad del cuidado sanitario porque valoramos y cuidamos la vida de todos”, agregó.

Y rogó: “Señor Jesús, te pedimos por todos aquellos que nos toca vivir la misión de ser dirigentes en esta hora, que podamos darnos cuenta de la gravedad de este tiempo y estar a la altura de lo que se nos pide”.

“Que la esperanza nos anime en nuestro compromiso con el presente”, concluyó./Clarin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *