Categorías
Noticias

Murió Bernie Madoff: el mayor estafador de la historia de Wall Street

Bernie Madoff, creador de un de las mayores estafas piramidales más grandes del mercado de capitales, murió este miércoles a los 82 años en una prisión federal de Estados Unidos, publicó la agencia AP. Según las fuentes consultadas por la agencia, habría fallecido por causas naturales.

El exinversor cumplía una condena de 150 años de prisión por armar una pirámide financiera de 65.000 de millones de dólares. Estuvo 12 años detenido.

Madoff murió en el Centro Médico Federal en Butner, Carolina del Norte, aparentemente por causas naturales, dijo una fuente, que no estaba autorizada a hablar en público y habló con AP bajo condición de anonimato.

El año pasado, los abogados de Madoff presentaron documentos judiciales para intentar que el hombre de 82 años saliera de prisión en la pandemia del coronavirus, al señalar que había sufrido de enfermedad renal en etapa terminal y otras afecciones médicas crónicas. La solicitud fue denegada.

Madoff admitió haber estafado a miles de clientes con miles de millones de dólares en inversiones durante décadas.

Los fiscales evaluaron el fraude de Bernard Madoff (centro) en US$64.800 millones y cumple sentencia en el centro de baja y mediana seguridad Butner, Carolina del Norte
Los fiscales evaluaron el fraude de Bernard Madoff (centro) en US$64.800 millones y cumple sentencia en el centro de baja y mediana seguridad Butner, Carolina del Norte

Un fideicomisario designado por el tribunal ha recuperado más de 13.000 millones de dólares de un estimado de 17.500 millones que los inversores pusieron en el negocio de Madoff. En el momento de su arresto, los extractos de cuentas falsos les decían a los clientes que tenían participaciones por valor de 60.000 millones de dólares.

Sus víctimas financieras iban desde nombres como Steven Spielberg (por una ONG asociada con el director de cine), los actores Kevin Bacon y Kyra Sedgwick, los propietarios de los Mets de Nueva York Fred Wilpon y Saul Katz y la heredera de L’Oreal Liliane Bettencourt hasta pequeños inversores que invirtieron sus pensiones y ahorros de toda la vida.

“Debido al tiempo que duró la estafa, fue completamente devastador para muchas víctimas”, dijo Matthew L. Schwartz, exfiscal federal adjunto para el Distrito Sur de Nueva York que dirigió la investigación de Bernard L. Madoff Investment Securities.

“Había tanta gente que lo trataba efectivamente como a un banco y se quedaba con los ahorros de toda su vida, así que cuando se reveló que todo era una farsa, la gente ya no pudo seguir viviendo sus vidas”, dijo Schwartz. “No podían pagar la matrícula. No podían pagar sus hipotecas”, recordó. Algunas de las víctimas de Madoff lo perdieron todo. Muchos procedían de la comunidad judía de Estados Unidos, en la que Madoff se desenvolvía como un importante filántropo.

Como todos los esquemas Ponzi, Madoff usó dinero de nuevos inversores para pagar a los más antiguos, con una parte quitada de la parte superior para mantener su propio estilo de vida lujoso. El plan hubiera podido continuar casi indefinidamente en teoría, siempre y cuando llegaran suficientes nuevos inversores a través de intermediarios y empresas más pequeñas igualmente cegadas por la reputación de la empresa Madoff.

Pero su negocio de asesoría de inversiones fue expuesto en 2008 como una estafa piramidal de miles de millones de dólares que acabó con las fortunas de la gente y arruinó organizaciones benéficas y fundaciones. Se volvió tan odiado que tuvo que usar un chaleco antibalas en la corte.

Ruth y Bernard Madoff en una de sus útlimas apariciones juntas
Ruth y Bernard Madoff en una de sus útlimas apariciones juntasAP

Madoff se declaró culpable en marzo de 2009 de fraude de valores y otros cargos, cuando dijo que estaba “profundamente arrepentido y avergonzado”. Sus crímenes fueron revelados por las autoridades en 2008 por sus dos hijos, que no participaron en las estafas.

Después de varios meses viviendo bajo arresto domiciliario en su departamento de siete millones de dólares en Manhattan, fue llevado a la cárcel esposado.

“Le robó a los ricos. Robaba a los pobres. Robó desde el medio. No tenía valores”, dijo el exinversionista Tom Fitzmaurice al juez en la sentencia. “Estafó a sus víctimas con su dinero para que él y su esposa pudieran vivir una vida de lujo increíble”.

El juez de distrito de los Estados Unidos Denny Chin no mostró piedad y sentenció a Madoff a un máximo de 150 años de prisión.

Los dos hijos de Madoff murieron: Andrew, de cáncer a los 48 años, y Mark por suicidio a los 46 en 2010. La esposa de Madoff, Ruth, todavía vive.

Agencia APLA /NACION

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *