Categorías
Noticias

Femicidio. Un jurado popular condenó al hijo de una exjueza

El Vocal del Tribunal de Juicio y Apelaciones de Paraná, Elvio Garzón, quien ofició de juez técnico del juicio por jurado que se realizó en Paraná por el femicidio de Julieta Riera, resolvió este jueves imponer la pena de prisión perpetua, con más las accesorias legales del art. 12 del Código Penal, por los delitos de homicidio agravado por el vínculo, por alevosía y por haberse perpetrado en contexto de violencia de género, para Jorge Julián Christe.
Por juicio popular, Jorge Julián Christe fue declarado culpable de los delitos de homicidio agravado por el vínculo, por alevosía y por haberse perpetrado en contexto de violencia de género contra Julieta Riera.
Julieta Riera y Julián Christe.
La condena
Tras conocerse el veredicto condenatorio de los 12 jurados, el juez técnico Elvio Grazón lo condenó a prisión perpetua, una pena que deberá cumplir en la Unidad Penal 1 de la capital entrerriana.
Horas antes de conocer su veredicto condenatorio, el acusado, quien había llegado al debate con un arresto domiciliario que cumplía en la casa de su madre, formuló sus últimas palabras en las que aseguró ser inocente y que “nunca” hubiera lastimado a su novia.
El hijo de una exjueza de Entre Ríos fue condenado a prisión perpetua, luego de haber sido encontrado culpable por un jurado popular de haber asesinado a su novia, a quien arrojó de un balcón del octavo piso de un edificio del centro de Paraná el 30 de abril del año pasado.
ciudad de Paraná, y que contó con la presencia de la madre y los hermanos de la víctima.
Por su parte, la exjueza Ana María Stagnaro, madre del condenado, afirmó que la causa es un “invento perverso” de la fiscalía para “únicamente mostrar lo que lo castiga” a su hijo, a quien calicó como “una persona amorosa” que “sufrió “la tragedia de la muerte de su novia”, a quien ella consideraba “como una hija”.
La joven, que estudiaba para terminar el secundario y tenía un hijo menor de edad, presentaba más de 31 lesiones, hematomas, hemorragias y excoriaciones en el rostro, cuello, brazos y piernas, según determinaron los médicos forenses, lesiones que, “principalmente en la zona del cuello, fueron anteriores a la caída”.
La pareja convivía desde hacía un año y medio y “más de 10 personas” entre familiares y amigos de la chica “sabían que la relación estaba caracterizada por la violencia de género”, dijo el fiscal a Télam

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *