Categorías
Noticias

Criptomonedas: cuántos argentinos tienen bitcoin

Desde las noticias por los saltos de precios del Bitcoin hasta los carteles de publicidad en las calles que invitan a invertir en las distintas billeteras de criptomonedas hacen pensar que se vive un verdadero furor por las monedas digitales por estos días. Pero, ¿cuántos argentinos realmente ahorran o invierten en cripto?

El Banco Central también quiere saberlo. Tanto que el mes pasado comenzó a pedirles a los bancos reportes sobre aquellos que transfieren dinero desde sus cuentas bancarias hacia una aplicación de criptomonedas, como una forma de elaborar un “censo” sobre el total de usuarios en el país.

El número es díficil de calcular. Sin embargo, pueden hacerse distintas estimaciones. “Según un estudio privado, en Latinoamérica el 2% de la población tiene alguna parte de sus ahorros en criptomonedas, especialmente en bitcoin”, explica Juan José Méndez, director de marca de Ripio, una de los primeros exchanges (mercados) de criptomonedas que operó en el país.

“Creo que por las particularidades de Argentina, tanto de la coyuntura económica como propias del ahorrista local, en el pais ese número incluso es aún mayor”, añade.

Ripio opera en el país desde 2017 y ya tiene 1.700,000 usuarios, aunque no son sólo de Argentina. La plataforma crece fuerte en Brasil, donde a principio de año compró Bitcoin Trade, el segundo exchange de mayor volumen del país vecino.

Conocer la cantidad de usuarios que tiene cada una de las billeteras que operan a nivel local es una buena manera de calcular cuántos de los residentes operan con cripto. Aunque no del todo precisa: “Muchos usuarios, especialmente los más experimentados, compran en más de una compañía“, señala Matías Bari, CEO y fundador de Satoshitango, que tiene medio millón de cuentas activas en el país.

“No son todas de inversores activos”, reconoce. “La gran mayoría de estos usuarios opera habitualmente con cripto, pero hay una buena parte que se abre una cuenta en nuestra app porque le llama la atención el mundo bitcoin y, aunque no se anima a invertir aún, se maneja con las soluciones que ofrece como una billetera digital: puede pagar los servicios y hacer transferencias mediante CVU ( Clave Virtual Uniforme)”, añade.

La curiosidad de los usuarios es el primer paso para introducirse en el mundo de las criptomonedas y siempre viene después de un fuerte movimiento de precio.

“La adopción fuerte en la Argentina sigue los mismos picos que vivió el precio del bitcoin: un gran salto en 2014, otro en 2017 y otro aún más grande y sostenido desde fines de 2020 hasta ahora”, detalla Bari.

Bitso es otro de los grandes exchanges que operan en el país. La solución, que recientemente alcanzó el hito de 2 millones de usuarios a nivel mundial, sumó a tan solo un año de su desembarco en la Argentina 375.000 cuentas activas.

La plataforma, una de las primeras compañías del mundo en estar reguladas en la Comisión de Servicios Financieros de Gibraltar (GFSC por sus siglas en inglés, norma internacional que regula firmas fintech que utilizan tecnología Blockchain), es la puerta de entrada para invertir en más de 10 criptomonedas diferentes.

La rápida adopción es un fenómeno que reportan todas las compañías que permiten operar con Bitcoin y otras criptomonedas. Binance, uno de los exchanges más grandes del mundo, reportó en su último informe trimestral un salto de 250% en cantidad de clientes y en el volumen de operaciones en la región. Argentina es para esta compañía, un mercado atractivo, aunque no pueden especificar cuántas personas operan en ellos.

Por su parte, SeSocio, una plataforma de inversión que también permite comprar criptomonedas reportó cerca de 280.000 usuarios activos en la Argentina, el mayor mercado de los cuatro países donde tienen presencia.

Nuevos controles

A principios de mes transcendió que el Banco Central está interesado en conocer quiénes operan con criptomonedas. Concretamente, la autoridad monetaria le pidió a los bancos un reporte de aquellos que “que posean cuentas para tenencia de criptoactivos o que hayan declarado o se tenga conocimiento que realizan cooperaciones de compra y/o venta y/o gestión de pagos mediante/de criptoactivos”.

Si bien la noticia generó algo de ruido, no sorprendió a los grandes players del mundo cripto en el país. “La forma en la que creció Ripio es con una alianza súper cercana al sistema bancario tradicional. Siempre con un pie en el sistema tradicional y otro en el mundo cripto. Incluso, la AFIP y la UIF ya solicitaban este tipo de información“, asegura Mendez.

“Un mayor control del Banco Central no complica para nada la compra y venta de cripto en Argentina. Nosotros tenemos nuestras propias normas de compliance y creemos que estos pedidos de información son esperables dentro de cada uno de los ecosistema con los que operamos”, afirma.

Una lectura similar hizo Bari: “Las empresas de cripto nos autorregulamos: aunque nadie nos pida esta información nosotros tenemos nuestras propias políticas de due diligence, o auditorías, donde les preguntamos a cada uno de nuestros clientes cuál es el origen de los fondos de las transferencias que hacen, Es un sistema transparente”./Clarin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *