Categorías
Noticias

Ahora la Justicia nacional ordena que se suspendan las clases presenciales en CABA

El juez en lo Contencioso Administrativo Federal Esteban Furnari ordenó a la Ciudad de Buenos Aires que suspenda las clases presenciales en las escuelas porteñas. Tras esa decisión, Horacio Rodríguez Larreta reunió a los abogados de la Ciudad y al gabinete para definir si el miércoles abren las escuelas o no

Furnari hizo lugar al planteo del procurador del Tesoro de la Nación, Carlos Zannini, quien había solicitado la nulidad del fallo de la justicia porteña que había ordenado a la Ciudad garantizar las clases presenciales. La resolución judicial, regirá hasta tanto se pronuncie la Corte Suprema decidí[o Furnari.

El enfrentamiento entre el Gobierno de la Ciudad y la Casa Rosada sumó un nuevo capítulo y una vez más terminó en la justicia. Pasadas las 22 del domingo, Horacio Rodríguez Larreta informó que las clases presenciales continuarán en la CABA, contrario a lo indicado en el artículo 2 del DNU firmado por el presidente Alberto Fernández, que suspendió en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) la apertura de los establecimientos educativos por quince días.

El sustento del jefe porteño para avanzar con la decisión fue el fallo de la Sala IV de la Cámara en lo Contencioso Administrativo de la Ciudad, integrada por los jueces Marcelo López Alfonsín, Nieves Macchiavelli y Laura Perugini. Macchiavelli es la hermana de Eduardo, secretario de Ambiente porteño y mano derecha de Rodríguez Larreta en el armado político nacional. Fue recusada este domingo, sin éxito.

Para el Gobierno nacional, que criticó duramente la decisión judicial, no se tiene que resolver en esa instancia la situación. Sostiene que la Justicia porteña no tiene competencia para expedirse sobre lo dispuesto en el DNU que, entienden en la Casa Rosada, no establece políticas educativas sino de carácter sanitario en medio de una pandemia.

Por ese motivo Carlos Zannini como Procurador del Tesoro, fue a la justicia. A esa presentacion hizo lugar el juez Furnari.

Al ordenar que vuelvan los chicos a los colegios, el nuevo fallo del fuero Contencioso Administrativo porteño -en una decisión de la Sala IV de la Cámara que maneja ese fuero- había dejado sin efecto un Decreto de Necesidad y Urgencia del presidente de la Nación, Alberto Fernández, quien la semana pasada había ordenado suspender las clases presenciales por dos semanas en la capital Federal y el Conurbano bonaerense.

Para el Gobierno nacional, que criticó duramente la decisión judicial de la Cámara porteña, la situación no se debe resolver en la instancia local. Sostiene que la Justicia porteña no tiene competencia para expedirse sobre lo dispuesto en el DNU del Presidente de la Nación que, entienden en la Casa Rosada, no establece políticas educativas sino de carácter sanitario en medio de una pandemia.

Como jefe de los abogados del Estado, Zannini pidió que la escuelas vuelvan a cerrarse por dos semanas como ordenó el DNU y consideró que debe anularse el fallo de la justicia porteña “por falta de competencia, a más de no encontrarse reunidos los requisitos para su dictado y ser la Resolución, un acto de suma gravedad institucional que pone en riesgo la salud general”.

Bajo ese mismo argumento, Zannini expresó que la resolución de la Sala IV de la Cámara en lo Contencioso porteña es de “gravedad institucional” y afecta “el poder de policía sanitaria en el marco de una emergencia sanitaria internacional”.

En su decisión de este martes, Furnari sostuvo que hay argumentos para atender el reclamo del Procurador, siendo que “el interés del Estado Nacional en los pleitos con relación a los cuales se ha impulsado la presente inhibitoria resulta manifiesto, habida cuenta que es la autoridad emisora del acto cuya validez ha sido puesta en tela de juicio por los accionantes y que, a la postre, resultó suspendido”.

En sus argumentos para dejar sin efectos la resolución de la justicia porteña, el magistrado aclaró: “no está en el ánimo del suscripto generar mayor incertidumbre en la sociedad, sino -muy por el contrario- arrojar luz respecto de cuestiones que debieron permanecer al margen de una confusión de estas características y trascendencia, suscitadas por una decisión para la cual no había espacio y que, bajo la apariencia de un acto jurisdiccional regular, receptara apenas el sentir popular de una parte importante de aquélla, llevando efímeras expectativas a su integrantes”.

Bajo esos términos, Furnari agregó que, “ninguna solución es defendible si, en lugar de asegurar el orden público, genera el riesgo de un absoluto desorden”.  Así, con el dictado de la presente resolución se “pretende restablecer el imperio del estado de derecho, y desde allí será trabajo de la comunidad política propender a la revinculación social e institucional que favorezca la regeneración y cohesión del tejido social, dentro de un esquema de cordura y respeto institucional que nunca debió perderse”, concluyó

Por esos argumentos, dijo que “no es posible soslayar que, en los hechos, lo que ha pretendido poner en suspenso son los efectos de un decreto dictado por el Poder Ejecutivo Nacional, en ejercicio de prerrogativas acordadas en el artículo 99, inc. 3º, de la Constitución Nacional”.

Así, el magistrado resolvió que corresponde dejar sin efecto la resolución cautelar dictada por la Sala IV del fuero en lo Contencioso Administrativo, Tributario y de las Relaciones de Consumo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con fecha 18 de abril./Clarin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *