Categorías
Noticias

Coronavirus. “Tenemos pacientes de 22 años con asistencia respiratoria”

Tucumán no es una provincia que se caracteriza por el frío. Y con el paso de los años el invierno se fue haciendo más benigno. Pero las enfermedades que trae aparejada esta época del año ponen en alerta a todo el sistema sanitario, más teniendo en cuenta al principal enemigo es el coronavirus. “La vamos a pasar mal con el frío. Recién estamos en abril y la curva de casos no para de ascender. No veo nada bueno en el horizonte”. El que habla es el médico Eduardo Vega Olguín, presidente de la Asociación de Clínicas y Sanatorios. El profesional se muestra preocupado por la situación en la provincia, pero además insiste en que el recurso más escaso es el humano. “No podemos inventar personal sanitario, y los que tenemos están agotados, desilusionados y desmotivados, con salarios de miseria”, afirmó.

Al consultársele cómo analiza la situación, Vega Olguín asegura que están preocupados, pero ocupados al mismo tiempo. “En este mes de abril el número de pacientes va aumentando mucho, y si comparamos con abril del año pasado, tenemos que cuando venga el frío vamos a estar pasados de casos. Hoy más de la mitad de los pacientes que tenemos es con covid”.

Para brindar más seguridad, Vega Olguín reveló los números que manejan en su sanatorio, el Rivadavia. “El 54% de los pacientes tiene diagnóstico covid. De ese 54%, el 81% está en terapia intensiva con complicaciones, y de ese 81%, el 68% necesita asistencia respiratoria mecánica”, indicó. Y cuando se le pregunta acerca de la principal diferencia con lo que vivimos en 2020, no duda y apunta a la franja etaria. 

“Hay muchas personas jóvenes con problemas. En el sanatorio tenemos extremos. Hay un chico de 16 años y un hombre de 82. Tenemos pacientes de 22 años con asistencia respiratoria. Hay una gran mayoría de internados en el rango de entre 40 y 70 años, pero el rango de entre 50 y 60 es el tercio de los que están en el sanatorio. El promedio de edad es de 55 años, 10 años menos que los que teníamos el año pasado”, expresó. 

Según él, esta tendencia ya se veía venir por lo que había sucedido meses atrás en el hemisferio norte. “Uno de los grandes problemas que acarrea esto es que las personas más jóvenes son más vitales y las internaciones son más prolongadas por lo que hay menos recambios de camas. Son gente joven que la está peleando pero que junto con el resto de las patologías ocupan el 90% de las camas de terapia. Estamos trabajando en más respiradores, con más equipos médicos para aumentar las capacidades de camas al menos en un 50 % para covid”, dijo. 

“Durante las últimas dos semanas el coronavirus fue desplazando a las otras patologías. El tema es que el año pasado esas patologías no se atendieron como era necesario, y ahora estamos viendo los resultados. Las otras enfermedades siguieron su curso y ahora se manifiestan de tal forma que requieren internación. Eso se está viendo mucho”, informó.

Vega Olguín aseguró que “en el sector privado estamos dando respuestas y estamos dando disponibilidad. El problema es que una cama es algo fácil de conseguir, o tener más recursos tecnológicos también puede ser más simple, pero con el recurso humano no es así. Tenemos personal médico, enfermeras, kinesiólogos, camilleros sobre saturados, cansados, con muchos problemas, con el riesgo de infectarse, algunos de ellos por segunda vez, y contagiar a sus familia. Una enfermera cobra $ 50.000, una miseria, y están arriesgando la vida”, sostuvo.

El profesional insistió que a este ritmo en pocas semanas vamos a tener muchos problemas. “El frío va a ser nuestro enemigo. No tenemos forma de responder si los casos se duplican”, dijo. El único punto bueno que él ve es que la vacunación pudo contener al sistema sanitario. “Costó arrancar, pero una vez que nos bajaron la bandera, fue rápido. Gran parte del personal ya tiene las dos dosis. Eso es una tranquilidad para poder seguir atendiendo”, finalizó.

Preocupación oficial: la ministra de Salud habló de obras sociales

“El aumento de números de camas ocupadas es otro tema que nos preocupa porque sabemos que mucha gente con obra social asiste al sector público. Por eso es importante trabajar junto al sector privado para poder contener esta pandemia y dar respuesta a todos los ciudadanos”, aseguró la ministra de Salud Rossana Chahla al ser consultada por la situación sanitaria en la provincia. “Continuamos controlando las fronteras y controlando a los pacientes, monitoreando cada caso; ya sea mediante la obra social, si es que la persona la tiene, o por el sistema de salud en el caso de no contar con ella”, dijo./ lagaceta.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *