Categorías
Noticias

Coronavirus: en un pueblo cordobés organizaron “la fiesta de los aislados”

“La fiesta de los aislados”. Así convocó un grupo de infectados con coronavirus para un encuentro a sus amigos. Uno de los organizadores se había contagiado en otra reunión. El hecho ocurrió en Altos de Chipión, un pueblo en el sudeste de Córdoba de unos 2000 habitantes, que ahora tiene 47 casos activos de Covid-19 y donde las juntadas están prohibidas.

La historia comenzó cuando una joven asistió a una reunión clandestina de unas 20 personas y, a los dos días, tuvo síntomas de la enfermedad. Se hisopó y dio positivo, al igual que sus contactos estrechos. Todos debieron aislarse y desde su cuarentena organizaron la segunda fiesta.

“No hay una explicación posible –dijo el intendente Neris Garraza, que es médico-. Cada vez nos sorprendemos más; hay cosas que no nos caben en la mente”. Como el pueblo es chico y todos se conocen, las redes sociales ardieron con reproches a la actitud de los organizadores.

En la localidad llevan realizados 3500 testeos, por PCR y por anticuerpos. “No pudimos detectar la fiesta cuando se estaba realizando. Nos enteramos después de que sucedió. Es muy difícil a veces poderlas prevenir”, señala Garraza.

Los que participaron de la segunda fiesta no eran todos los aislados de la primera juntada. “Fue una parte la que la organizó; ya se sabe que un contacto estrecho en cualquier momento se puede positivizar.No hay una explicación posible a lo que pasó”, agrega el jefe comunal.

La municipalidad denunció la situación a la policía. “Si se los hubiera detectado en el momento, son los inspectores los que labran actas y se cobran las multas correspondientes, ahora se verá cómo se avanza”, descri.

Garraza definió la situación como “una irresponsabilidad total” y agregó: “No solo rompieron las reglas una vez, sino que después volvieron a hacerlo. La gente que está trabajando en salud, arriesgando sus vidas, se desanima al ver estas situaciones. Tratamos de prevenir y controlar, pero a veces no se pueden frenar todos los casos”.

“A pesar de que por todos los medios le estamos pidiendo a la población que no se reúna, porque estamos en una situación sanitaria muy grave. Hay gente internada, estamos ante el grave problema de no conseguir camas para derivaciones, por eso es que pedíamos encarecidamente que no hubiese reuniones”, explicó la médica Paola Garraza La Voz de San Justo. Y contó que algunos de los que debieron hisoparse se “enojaron” porque iban a tener que “faltar a sus trabajos”.Gabriela Origlia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *