Categorías
Noticias

Jaldo: “Es muy fácil venir a pedir a la Legislatura sin hacerse cargo de lo que está pasando en el Ejecutivo”

Áspera, caliente, vociferada, incómoda, agrietada y numerosa. La reunión de Labor Parlamentaria de ayer estuvo atravesada por las diferencias internas en el oficialismo y sus consecuencias. Las quejas del bloque manzurista por la cesantía de unos 1.100 contratados en la Legislatura gruñeron cara a cara con las exigencias de los jaldistas, que reclaman a la Casa de Gobierno que repare los daños que les provocó. En el medio, algunos opositores se metieron -o quedaron entrampados- en un laberinto partidario con una salida cada vez más difusa, pequeña y lejana. Bajo este clima tenso, con un peronismo cada vez más desunido y con un quórum con forma de signo de interrogación, una mayoría acordó que el jueves 6 de mayo la Cámara vuelva a sesionar.

El encuentro se desarrolló en el salón del octavo piso y contó con una veintena de participantes. Comenzó encabezado por el presidente subrogante de la Cámara, Regino Amado, quien una hora después le pasó el comando al vicegobernador Osvaldo Jaldo, ya con un bosquejo del temario para la sexta sesión del año y los ánimos agitados.

Los legisladores manzuristas Sergio Mansilla (presidente de Lealtad Peronista) y Gerónimo Vargas Aignasse(vicepresidente primero de la Legislatura) volcaron sobre la mesa que no están en condiciones de sesionar ya que no cuentan con personal desde hace un mes. Incluso, condicionaron la participación de los 14 miembros del bloque en la próxima sesión si no se resuelve este conflicto, e instaron a los presidentes de los demás bloques a que se solidaricen por la situación que atraviesan.

Desde la otra vereda, el legislador Daniel Deiana (bloque Justicialista de Todos) insistió con que el decreto firmado por el gobernador Juan Manzur que suspende los descuentos para las mutuales afecta directamente a la Mutualidad de la Provincia y pone en jaque a sus 300 empleados.

Durante el encuentro también se expuso que el Poder Ejecutivo (PE) había dado de bajas a numerosos contratos de dirigentes que responden al jaldismo.

“Al mejor postor”

Hubo dos momentos especialmente tensos. Uno de ellos fue cuando Vargas Aignasse cruzó al alfarista Raúl Albarracín(PJS) por no solidarizarse con su bloque por las cesantías y estar más preocupado por si se sesionaría o no. El otro, cuando Federico Masso (Libres del Sur) se hizo eco del conflicto, cuestionó que los empleados del Estado sean tomados como rehenes y llamó a la reflexión del oficialismo. A su vez, criticó que a raíz de la interna aparecieran personas de civil vigilando la Cámara. El jaldista Armando “Cacho” Cortalezzi, sin dar nombres, reprochó que haya legisladores que se metan en cuestiones del peronismo y hablen de honestidad y de moral cuando después del 24 de marzo se estaban ofreciendo “al mejor postor.” Esta frase enardeció a Masso, quien golpeó la mesa, de acuerdo con testigos.

Caprichos afuera

Al finalizar el encuentro, Jaldo manifestó que el bloque Lealtad Peronista sólo plantea problemas pero que no acerca soluciones de parte del Ejecutivo ante esta crisis política. A su vez, remarcó que está predispuesto al diálogo y a un acercamiento con los legisladores de Lealtad, pero que a cambio les pide a ellos que hablen con el Ejecutivo para que dé señales de acercamiento con el bloque mayoritario. “Todos debemos poner un granito de arena para colaborar. En esto no hay capricho; lo que está en juego es la gobernabilidad. Hay que dejar de lado las cuestiones personales, las diferencias políticas y, con más razón, los caprichos”, lanzó en rueda de prensa.

El vicegobernador recordó que ya hubo una reunión con Mansilla para devolver parte de los 1.100 contratos ya que aguardan a cambio gestos del Ejecutivo. “No nos olvidemos que si hubo cesantías, hubo de los dos lados; si hubo bajas, hubo de los dos lados. Es muy fácil venir a pedir a la Legislatura sin hacerse cargo de lo que está pasando en el Poder Ejecutivo. Así cualquiera tiene planteos y así cualquier tiene propuestas”, lanzó.

La cifra de contratos que Jaldo ofreció a Mansilla como primer paso varía según los consultados. Los más cercanos al tranqueño afirman que se les devolvería el 60% de los contratos y resto a medida de que haya señales del PE; de la vereda del frente aseguran que la oferta fue el 30%; y otros sostienen que supieron que eran sólo 200 (15 por legislador).

Lo concreto es que en el espacio manzurista se mantienen firme con el “todo o nada”, ya que remarcan que ellos son responsables de 1.100 familias que quedaron sin ingresos y que ya no cobrarán el mes de abril.

Qué hace un contratado

Los parlamentarios no revelaron cuántos empleados tiene cada uno, pero fuentes de la Cámara aseguraron que la distribución es dispar: que hay algunos con un puñado y otros con 100 o más. Sí, en cambio, explicaron que estas personas son asesores, técnicos, profesionales y secretarios. También dirigentes que desarrollan importantes tareas de contención social de todo tipo en el territorio.

Los salarios varían de según la categoría. Según se pudo averiguar, los más bajos rondan los $60.000 y los más altos $150.000, o más si tienen extensión horaria.

Temas e interrogantes: proyectos del PE, pedidos para interpelar a ministros y un quórum muy disputado

Unos 25 temas, la mayoría sin dictamen, se barajaron para la sesión del 6 de mayo. Entre ellos están convenios de la Provincia con la Nación para la construcción de terminales de ómnibus y una expropiación en Acheral para el Museo Atahualpa Yupanqui. También iniciativas de legisladores, entre ellas la regulación del servicio de delivery. Además, hay pedidos de interpelación a los ministros Juan Pablo Lichtmajer (Educación) y Claudio Maley (Seguridad). Con el peronismo dividido y la intención del manzurismo de no asistir, ya hay quienes comenzaron el “poroteo” por el quórum. ¿Se arreglará antes o darán los números? / lagaceta.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *