Categorías
Noticias

Crimen de Paulina Lebbos: Sergio Kaleñuk presentó un escrito pidiendo ser sobreseído

Mantuvo el silencio, pero habló a través del escrito que presentaron sus
defensores. Sergio Kaleñuk pidió ser sobreseído de la imputación que pesa en su contra por el crimen de Paulina Lebbos. Basó su planteo en dos razones claras: según sus defensores, la causa en su contra prescribió porque no es funcionario público y porque no se lo puede acusar de encubrimiento, delito del que fue absuelto antes de que la Justicia ordenara que se lo investigara nuevamente.
“Se ha instaurado a un circo judicial que no tiene futuro, más que arruinar la vida de Sergio Kaleñuk, hacer perder tiempo a la Justicia, y por ende, a la sociedad”, sostuvieron los defensores Patricio Char y Fernando Poviña.
Una nueva batalla legal se está por generar en la causa Lebbos. La joven fue asesinada en febrero de 2006 y su cuerpo hallado en el camino que conduce a Raco días después. Luego de 13 años de espera, se inició el juicio por el crimen de la estudiante.
El tribunal integrado por Carlos Caramuti, Dante Ibáñez y Rafael Macoritto sólo encontró pruebas para condenar al ex secretario de Seguridad Eduardo Di Lella, al ex jefe de Policía Hugo Sánchez, al segundo de la fuerza Nicolás Barrera y al ex jefe de la Unidad Regional Norte Rubén Brito por incumplimiento a los deberes de funcionario público y encubrimiento.
Sin embargo, los jueces dispusieron que se investigue a César Soto (pareja de la víctima en el momento del crimen), a Kaleñuk, a Esteban Gómez (hermano del único imputado por el crimen que llegó al juicio, pero que absuelto por el beneficio de la duda Roberto Gómez) y a Claudio Atim (vendedor de teléfonos celulares) al considerar que podrían estar vinculados al crimen.
El fallo no quedó firme hasta día antes de que la causa prescribiera cuando la Corte Suprema de Justicia le terminó dando la razón al fallo del tribunal. El fiscal Carlos Sale citó a los cuatro a declarar un día antes de que se cerrara la instrucción penal por el paso del tiempo. De los cuatro, Gómez y Atim no declararon y tampoco se sabe cuándo lo harán.
Los defensores entienden que el fiscal Sale, en la nueva imputación que realizó los primeros días del mes pasado, le endilga el encubrimiento del crimen, delito del que ya fue acusado y del que fue sobreseído, por lo que la acusación en su contra no prosperaría, ya que nadie puede ser perseguido por el mismo hecho.
El fiscal Diego López Ávila cuando solicitó la elevación a juicio de la causa, pidió el sobreseimiento de Kaleñuk por encubrimiento, al considerar que no había pruebas en su contra. El ya retirado juez de instrucción Víctor Manuel Pérez no aceptó el planteo, por lo que debió resolver Sale, que en esos momentos era fiscal de Cámara, la discrepancia.
Y su opinión era que no había elementos para acusarlo de ese delito, por lo que quedó sobreseído. Sin embargo, en su resolución destacó que tenía la esperanza de que en las audiencias surgieran elementos para que se descubriera la verdad.
“Con la misma prueba producida en el debate oral, el mismo fiscal que había sobreseído a nuestro defendido, lo volvió a procesar, demostrando que no se respetan ni en los más mínimo las normas que deben protegernos de las embestidas de los poderes del Estado”, sostuvieron los defensores Poviña y Char.
“Ni siquiera se generaron nuevos elementos de pruebas como para justificar este accionar penoso y lastimoso de una Justicia rehén de presiones sociales, producto de un delito que lamentablemente sigue impune”, agregaron.
“Como integrantes de la sociedad, lamentamos esa situación, pero parece que es más fácil cortar el queso siempre del lado del imputado, volviendo nada menos que procesar a una persona dos veces por el mismo hecho, algo que es totalmente ilegal”, sostuvieron en el escrito los profesionales.
El otro planteo realizado por los defensores es que el hecho prescribió para Kaleñuk al considerar que no es funcionario público, pese a que se conocieron los decretos cuando se le dio de baja en el Gobierno y pasó a la planta de la Legislatura donde actualmente estaría percibiendo una suma de $ 150.000.
Sin embargo, otras fuentes informaron que por su situación procesal, se le inició un sumario y no se descarta que en los próximos días se le dé de baja.
“Si sumamos el tiempo transcurrido desde la comisión del hecho, hasta la citación a declarar como imputado a mi defendido por el delito de encubrimiento, han pasado exactamente 15 años, sin que el plazo de la prescripción se haya interrumpido por acto procesal alguno. Eso también está muy claro en el expediente”, comentaron los defensores.
Poviña y Char consideraron que es un “mito popular” que el investigado haya sido funcionario. “Esto siempre fue un invento del periodismo. Nadie pudo nunca probar que mi representado haya sido funcionario público en alguna etapa de su vida, y la razón es porque sencillamente nunca lo fue, por ende, no opera para él la imprescriptibilidad de la acción penal”, plantearon en el escrito.
Este escrito, según informaron fuentes judiciales, se presentó el viernes a primera hora. Ahora, el fiscal Sale analizará los planteos realizados por los defensores y realizará un dictamen. Ese documento deberá ser analizado por un juez de instrucción. En principio, deberían intervenir Francisco Pisa (que está al borde de la jubilación) o Raúl Cardozo, si es que no se designa a otro magistrado en el régimen conclusional.

Por: Gustavo Rodriguez/Lagaceta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *