Categorías
Noticias

El 40% de los boliches ya cerró sus puertas

Fueron los primeros en cerrar y serán, probablemente, los últimos en volver a funcionar como lo hacían antes de la pandemia. Los boliches atraviesan una crisis sin precedentes: desde el comienzo del aislamiento obligatorio, cerraron alrededor del 40% y los empresarios del sector calculan que esa cifra ascenderá al 50% hacia mitad de año.

Rodolfo Di Pinto, presidente de la Federación de Entidades de Discotecas de la República Argentina (FEDRA) indicó que 1600 locales bailables cerraron las puertas definitivamente a fines de 2020. En los últimos cuatro meses, calculan que se sumará un 10% más. En concreto, la crisis llevó a que se perdieran 100 mil puestos de trabajo.

“Dentro de la actividad, tenemos dos o tres tipos de empleados: los de seguridad, los gastronómicos y los trabajadores de espectáculos públicos”, explicó Di Pinto. “Sin embargo, no se suele tener en cuenta a los empleados satélite, como tarjeteros, sonidistas, relacionistas públicos y todo ese tipo de personal, que es una cantidad importante”, agregó.

Tras nueve meses de paralización, en noviembre, el Gobierno autorizó a las discotecas como locales bailables clase “C” a reabrir como bares, con sistemas de burbujas y protocolos sanitarios adecuados a la situación. “Lamentablemente, la reconversión se hizo en muchos locales que ya cerraron, porque a varios no les funcionó el formato”, dijo Di Pinto.

Para el referente del sector, la prueba de fuego que atravesaron fue la temporada de verano, en la que los locales bailables pudieron funcionar con protocolos. “Creamos una serie de reglas que cada jurisdicción adaptó a sus necesidades. Funcionó y eso quedó comprobado en la Costa atlántica, donde no se vio un aumento de casos como consecuencia de la apertura de boliches”, aseguró.

“Con buenos controles se puede funcionar”, sostuvo. “Lo que se hizo fue formar boxes de 2×2 o separados por cuerdas y no se permitía el ingreso de alguien externo a la burbuja. El grupo llegaba acompañado por personal de seguridad y la venta de bebidas era a través del personal gastronómico. Era como estar en una pista con amigos”, explicó sobre el protocolo.

En esa línea, aseguró que el principal problema que atenta contra la situación sanitaria en medio de la pandemia son los eventos ilegales. Señaló que se pueden clasificar en dos tipos: “Las fiestas clandestinas, que las hace cualquier persona y las que hacen pseudoempresarios, que no son de nuestra actividad y realizan eventos en salones habilitados para otra cosa”.

Por eso, pidió a las autoridades que apunten contra ese tipo de eventos y no que apliquen más restricciones que afecten a su sector. Sobre las nuevas medidas que implementaría el Gobierno en medio de la segunda ola de coronavirus, manifestó: “Después de aguantar un año y un mes, dos semanas más podemos sostener, pero si esto se prolonga en el tiempo, muchos boliches no van a soportar. No hay subsidios, seguimos pagando impuestos, pero no percibimos ninguna ayuda”.

El cierre del emblemático boliche El Bosque

Los vecinos del sur del conurbano bonaerense se despertaron el miércoles con una triste noticia: después de 29 años de historia, el boliche “El Bosque” anunció que cerró sus puertas definitivamente.El lugar había vuelto a abrir el jueves 29 de octubre con capacidad limitada, reserva previa, protocolos aprobados y horarios reducidos.

En diálogo con TN.com.ar, Gabriel Sandoval, abogado apoderado general de la firma desde su nacimiento y vicepresidente de FEDRA afirmó que la decisión es “definitiva” y señaló que “se venía contemplando hace tiempo”. “Desde marzo de 2020 estamos sin funcionar como discoteca. Tuvimos breves lapsos acotados: nuestro local abrió durante 20 fines de semana, por dos días, con formato de bar, de 22:00 a 01:00, con burbujas y protocolos”, explicó.

El mítico boliche funcionó como un bar al aire libre en el último tiempo. (Foto: Facebook @elbosquenopara)

El Bosque, ubicado frente a un baldío y entre un albergue transitorio y una escuela agraria, se convirtió en un ícono de la noche bonaerense. Por su escenario pasaron cientos de reconocidos artistas de la movida tropical. “Es una megadisco que convocaba entre 6000 y 7000 personas por fin de semana y pasamos a tener entre 300 y 400 personas. No había consumo. La propuesta no generó satisfacción porque el cliente no estaba acostumbrado y nosotros teníamos una historia de discoteca de muchos años”, remarcó.

En ese contexto, el grupo a cargo del boliche evaluó la situación y concluyó en que la mejor decisión era cerrar las puertas porque los costos operativos, locativos y del personal en relación de dependencia eran muy altos en relación a los ingresos que estaban generando. “No sabemos si vamos a convivir con este virus por mucho tiempo y si en algún momento se podrán hacer eventos con grandes aglomeraciones de personas. Era mucha incertidumbre”, expresó.

La situación se tornó “insostenible” luego de 13 meses de mantener el lugar con plata de los socios. “Cerrar es la mejor salida para que los trabajadores cobren la indemnización correspondiente”, aseveró. “Cuanto más tiempo pasaba, íbamos gastando recursos que tienen que estar destinados a ese fin prioritario. Hoy estamos abocados a regularizar el pago del personal”, completó.

Aunque la decisión de cierre es definitiva, el grupo sostendrá el patentamiento de la marca y la habilitación municipal, lo que les permitiría, quizás dentro de algunos años, volver a volcarse a un nuevo emprendimiento.

“Es una decisión triste y lamentable, pero fue madurada en el tiempo. Siempre nos manejamos como una empresa y como una familia. No es que desaparecemos, sino que estamos cerrando para privilegiar a la gente, sanear el negocio y dejarlo sin deudas”, remarcó. “El día de mañana, Dios dirá si se dan las condiciones para reabrir con el formato de ese momento”, concluyó./ tn.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *