Categorías
Noticias

Horacio Rodríguez Larreta se reunió con la encargada de negocios de EEUU para gestionar la llegada de vacunas

En la reunión matinal de gabinete porteño que encabezó Horacio Rodríguez Larreta la situación epidemiológica dio espacio para un módico “festejo”: por primera vez en varias semanas, hubo tres camas menos de terapia intensiva ocupadas que el día anterior.

Sin tiempo para celebrar, ni esta novedad ni el fallo de la Corte Suprema que ayer le dio la razón en el conflicto por las clases presenciales, el jefe de gobierno porteño recibió este mediodía en la sede de la calle Uspallata a la encargada de Negocios de los Estados Unidos, Mary Kay Carlson, con un objetivo claro: sumarse al pedido del gobierno de Alberto Fernández por las vacunas de Astra-Zeneca demoradas en territorio norteamericano. Un gesto de “cooperación” en medio del conflicto judicial, político y educativo que enfrenta al gobierno porteño con la Casa Rosada.

“Acompañamos el pedido formal del Gobierno para que libere esa partida de vacunas”, dijeron en el gobierno porteño antes de la reunión con Carlson, máxima representante de los Estados Unidos en la Argentina (no hay embajador). Del encuentro participó también el secretario general porteño, Fernando Straface, cuando Rodríguez Larreta prepara su próximo viaje a los Estados Unidos, previsto para el mes de julio.

Mary Kay Carlson, la encargada de negocios de Estados Unidos
Mary Kay Carlson, la encargada de negocios de Estados UnidosTwitter

El “gesto” de Rodríguez Larreta, en medio del conflicto por las clases presenciales que el Gobierno reclama suspender, se lee en el contexto del esquema de “trabajo conjunto” que pregona la administración porteña, más allá de que la suspensión de la educación dentro de las escuelas es una “línea roja” que no está dispuesto a pasar, y menos después de haber recibido el aval de la Corte Suprema. “Fue un apoyo a nuestra autonomía, pero estamos listos para seguir trabajando juntos por la gente”, esgrimieron desde el gobierno porteño.

Desde esa administración de Larreta relativizaron la ofensiva del ministro de Educación, Nicolás Trotta, quien hoy volvió a reclamarle a la Ciudad y a Mendoza “alinearse” a lo resuelto por el Consejo Federal de Educación, que supedita el retorno de las clases presenciales a la baja en parámetros como la cantidad de contagios, las camas de terapia intensiva ocupadas y los fallecimientos por coronavirus. “El ministro se está reconstruyendo dentro del esquema del Gobierno”, comentaron desde la calle Uspallata. Tampoco hubo comentarios sobre el acto en Ensenada, dónde el Presidente volvió a criticar que la ciudad “no acató” el DNU con las restricciones al dictado de clases.

El pedido del Gobierno a Estados Unidos, expresado por el presidente Alberto Fernández a Juan González -enviado de Joe Biden-, hace un mes, en su visita al país, y por la ministra de Salud, Carla Vizzotti, se centra en las 900.000 vacunas que la empresa Astra-Zeneca envió a Estados Unidos para su envasado y que quedaron retenidas en su territorio. “Tenemos un problema que se llama Astra-Zeneca”, dijo días atrás el canciller Felipe Solá, en relación al millonario contrato con la empresa -cuya representación en la Argentina responde al laboratorio del empresario Hugo Sigman– que luego de distintas postergaciones continúa sin normalizarse, con 22,5 millones de dosis prometidas pendientes a pesar de un pago anticipado de cerca de U$$S 60 millones.

Mientras niega que esté pensando en negociar de forma unilateral (los contactos para la compra directa de las vacunas Pfizer fracasaron, admiten en el gobierno porteño) Rodríguez Larreta tomó esta charla con la representante norteamericana como prólogo de su viaje, que repetirá una rutina que el dirigente de Pro viene sosteniendo todos los años. Una reunión en Washington con John Kerry, enviado del gobierno de Biden para el Medio Ambiente, está al tope de su agenda “climática”, pero habrá además encuentros con empresarios, banqueros y eventuales inversionistas en Nueva York, según comentaron desde la gestión porteña.

Por: Jaime Rosemberg/Lanacion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *