Categorías
Noticias

Las restricciones lo obligaron a cerrar el salón de fiestas y hoy no puede pagar ni la luz

Juan Carlos Marchese es el propietario del salón de fiestas Queen, de Alderetes, y afirma que su negocio está en quiebra por las restricciones adoptadas por la pandemia.

“Debido a las restricciones, no puedo trabajar pero nos siguen cobrando los impuestos”, dijo Marchese.

El empresario lamentó que, mientras se celebran fiestas clandestinas en todos lados, a los que trabajan por derecha en el rubro no los dejan abrir sus locales ni siquiera al aire libre y respetando todos los protocolos.  

El hombre se decidió a exponer su situación luego de recibir una boleta del servicio eléctrico de $20 mil, sin que haya abierto su local, la cual no podrá abonar.

Pidió que si el Gobierno lo obliga a tener su local cerrado, al menos lo eximan del pago de servicios. /Los Primeros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *