Categorías
Noticias

Cumbre entre Horacio Rodríguez Larreta, Elisa Carrió, María Eugenia Vidal y Diego Santilli

En una cumbre de alto voltaje político, que generó distintas lecturas hacia dentro de Juntos por el Cambio, la líder de la Coalición Cívica (CC), Elisa Carriórecibió hoy en su chacra en Exaltación de la Cruz al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, su vicejefe, Diego Santilli, y a la exgobernadora bonaerense María Eugenia Vidal.

Una vez más, Carrió fue anfitriona de una reunión de los principales exponentes del ala moderada de la coalición opositora. En rigor, aclaran fuentes cercanas a los protagonistas, la cumbre se enmarca en una serie de encuentros que viene realizando la exdiputada y referentes de su fuerza con Vidal y Larreta. En el cónclave también estuvieron el titular de la CC, Maximiliano Ferraro, y la diputada bonaerense Maricel Etchecoin.

Carrió esperó a sus invitados con un menú liviano: pescado con puré. De entrada, degustaron unas empanadas y unos quesos.

Para no herir susceptibilidades y evitar interpretaciones suspicaces, desde Pro y la CC-ARI remarcan que Carrió, Larreta, Vidal y Santilli suelen reunirse cada quince o veinte días, por Zoom o de manera presencial. Entre los asistentes se quejaban de la filtración del encuentro porque generó recelo en un sector del macrismo. “Es una reunión más de las que venimos teniendo. Está claro que toma relevancia en este contexto y más porque alguien habló”, bromeó un dirigente del espacio. De hecho, a fines de octubre pasado, Carrió almorzó en su casa con Larreta y Vidal, en pleno debate dentro de Juntos por el Cambio sobre el pliego del juez Daniel Rafecas como procurador General de la Nación. Esa foto generó un fuerte revuelo interno en el espacio.

En esta ocasión, el trasfondo de la cumbre fueron las tensiones internas en el espacio por el armado en la provincia de Buenos Aires, el distrito electoral más grande del país. Ante la indefinición de Vidal sobre su futuro político, el tablero bonaerense de la oposición luce desordenado, con movimientos autónomos y constantes rispideces por la confección de las listas de candidatos.

“No se habló de candidaturas, sino de lo estratégico y el posicionamiento de Juntos por el Cambio”, contó uno de los asistentes.

El almuerzo se realizó bajo un fuerte hermetismo y, en esta ocasión, decidieron evitar una foto. “No era necesario”, afirmó un alfil de la coalición opositora. Durante la conversación, según relataron distintas fuentes, dialogaron sobre la situación sanitaria por la pandemia de coronavirus y temas de la “coyuntura” nacional. Subrayan que se hizo un análisis político del escenario nacional.

Los asistentes coincidieron en la necesidad de trabajar para blindar la unidad de Juntos por el Cambio y generar un clima de mayor apertura al diálogo para ampliar la oferta electoral del espacio.

Y acordaron que, sean o no candidatos en las próximas legislativas, le pondrán “el cuerpo” a la campaña y acompañarán a los candidatos del conglomerado opositor.

La definición de Vidal

Pese a la creciente presión de sus socios para que comunique si competirá o no, Vidal avisa a sus interlocutores que no descarta ninguna alternativa. Podría jugar en la provincia, regresar a la Ciudad, bastión de Pro, o no ser candidata en las próximas legislativas. “Le voy a poner el cuerpo a la campaña”, repite.

Tanto Mauricio Macri como Larreta interpretan que una eventual candidatura de Vidal en la provincia de Buenos Aires ordenaría la interna de Juntos por el Cambio en el distrito más poblado del país. Es más, el expresidente dejó trascender que sería “natural” que Vidal compita en la provincia. Pero la exgobernadora duda de volver al terruño bonaerense tras la derrota de 2019, ya que tiene claro que no desea pelear por la sucesión de Axel Kicillof en 2023. Larreta, en tanto, espera la definición de su socia.

María Eugenia Vidal se reunió con Mauricio Macri en Villa La Angostura, 2 de enero de 2018
María Eugenia Vidal se reunió con Mauricio Macri en Villa La Angostura, 2 de enero de 2018

En caso de que Vidal opte por volver a la Ciudad, el alcalde pretende que Santilli, quien aspira a competir por la gobernación dentro de dos años, encabece la nómina en Buenos Aires. La eventual postulación del armador de Larreta genera el rechazo de varios socios y dirigentes de peso en la provincia, como el intendente de Vicente López, Jorge Macri, o el extitular de la Cámara de Diputados Emilio Monzó y el exministro bonaerense Joaquín de la Torre, otros alfiles que buscarán posicionarse para ir por el sillón de La Plata en 2023. En la sede de Parque Patricios confían en que lograrán alinear la tropa detrás de la eventual postulación del “colo”, ya que, aseguran fuentes porteñas, “mide mejor” en las encuestas que Jorge Macri o Monzó. “Hay que poner al mejor candidato”, advierten.

Por su parte, Carrió deja trascender que prefería que Vidal no juegue en las próximas legislativas en la provincia y preserve su figura para 2023. En febrero pasado, la líder de la CC dijo que estaba dispuesta a ser candidata en Buenos Aires, epicentro de la batalla con el kirchnerismo, pero luego se bajó de la contienda.

“Soy la última garantía en la provincia de Buenos Aires. Me puse de candidata para lograr garantía en la unidad de Juntos por el Cambio. Soy como el último recurso y es mi forma de poner el cuerpo, que está muy dañado”, afirmó Carrió en diálogo con LN+.

Tanto Larreta como Vidal y Santilli mantienen un vínculo estrecho con la líder de la CC, quien apuesta por alejar a Juntos por el Cambio de los extremos ante la grave crisis económica y la pandemia. “Yo creo que estamos cerca del ‘que se vayan todos’”, advirtió en una de sus últimas intervenciones mediáticas.

Por: Matías Moreno/Lanacion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *