Categorías
Noticias

Tucumán. Un Juzgado Civil y Comercial permite a los acreedores realizar verificaciones de créditos de forma online

La implementación del expediente digital llevada adelante durante el 2020 por la Corte Suprema de Justicia de Tucumán modificó la labor en todas las oficinas jurisdiccionales del Poder Judicial, con el objetivo de brindar un mejor servicio de justicia. Un ejemplo del aprovechamiento de las posibilidades que brinda el nuevo sistema es el desarrollado por el Juzgado en lo Civil y Comercial Común de la VIª Nominación del Centro Judicial Capital, a cargo del Dr. Jesús Abel Lafuente: fue el primero en permitir la realización de verificaciones de crédito dentro de procesos de concursos y quiebras en forma digital. Desde agosto pasado, los acreedores pueden optar por realizar dicho trámite de manera “online” a través del Sistema de Administración de Expedientes (SAE), sin tener la obligación de hacerlo en forma presencial.

La decisión de incorporar el uso del sistema informático en el proceso de insinuación de créditos fue tomada a causa de las restricciones ordenadas por el Poder Ejecutivo Nacional (PEN) en el marco de la pandemia de Covid-19; en especial, las dificultades para transitar entre provincias que se encontraban vigentes en ese momento. “Fuimos uno de los dos juzgados en los que comenzó a regir el expediente digital y eso coincidió con las medidas ordenadas en el aislamiento social, preventivo y obligatorio. Ante esa situación en la que prácticamente no se podía circular, y para evitar que se paralizaran los procesos judiciales, decidimos aplicar esta nueva modalidad”, destacó el Dr. Lafuente.

La verificación de créditos es el proceso que se realiza al inicio de cualquier concurso o quiebra. Consiste en el llamado por parte del juez de primera instancia a todos los acreedores para que se presenten ante un Síndico a pedir que la deuda que mantiene con ellos el deudor sea incluida en el total de las analizadas en el juicio. Para esto, deben presentar toda la documentación y prueba necesaria para fundamentar que dicha deuda existe y que tienen derecho a exigirla.

La herramienta implementada inicialmente por el Juzgado a cargo del Dr. Lafuente permite a los peticionantes realizar las presentaciones correspondientes, revisar la documentación presentada por otros y, en su caso, impugnarla, por intermedio del SAE. Y es precisamente gracias a las prestaciones del propio sistema que se asegura la autenticidad tanto de la documentación como de la identidad de la persona que la presenta.

“Cuando comenzamos a utilizar el SAE, sistema que sigue en constante evolución, se pensó en este tema: cómo verificar la documentación que se sube. En este caso, quien la presenta digitalmente queda como depositario de la documentación original. Así, tiene la obligación de mostrar los originales si le es requerido por la otra parte o por el propio Juzgado”, explicó el Magistrado. La identidad del presentante, en tanto, queda verificada al ser necesario contar con firma digital y ser usuario del SAE para poder llevar a cabo el trámite: “la firma digital es un sistema que en sí mismo garantiza la identidad del usuario, ya que para obtenerla se debe cumplir con protocolos específicos. Por este motivo quien firma digitalmente es la persona a la que le corresponde dicha firma”.

Si bien comenzó como una solución cuando regían fuertes restricciones para circular, la nueva modalidad continúa siendo utilizada en forma opcional. “El uso de las tecnologías de comunicación para evitar la presencialidad nos ha permitido brindar adecuadamente el servicio de justicia. En algunos casos, incluso mejor que antes”, ponderó el Dr. Lafuente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *