Categorías
Noticias

Diputados aprobó posponer por un mes las PASO

Por un momento se arriaron las banderas del enfrentamiento y la grieta se cerró. Por amplia mayoría, el oficialismo y la oposición de la Cámara de Diputados dieron media sanción al proyecto del Gobierno que propone prorrogar las elecciones primarias (PASO) y las generales al 12 de setiembre y 14 de noviembre próximos en virtud de la pandemia. La iniciativa incluye una cláusula que impide que el cronograma electoral sea nuevamente modificado, una condición que interpuso Juntos por el Cambio para evitar que las PASO sean suspendidas.

El resultado de la votación fue contundente: 223 diputados apoyaron la iniciativa y sólo tres, Carlos Giordano, de la izquierda, y Fernando Iglesias, y Álvaro Lamadrid en desacuerdo con su bloque, votaron en contra. Hubo 8 abstenciones, entre ellas la de la Graciela Ocaña (Juntos por el Cambio), quien reclamó, junto a los diputados de Consenso Federal, la aplicación de la boleta única como instrumento de votación. El diputado Alejandro “Topo” Rodríguez intentó, en vano, incluir un artículo para que se instrumente en 2023; el oficialismo lo rechazó.

“Se trataría de una reforma electoral profunda que ameritaría un mayor debate”, respondió la diputada Carolina Gaillard.

No fueron éstas las únicas voces disonantes en medio del consenso generalizado en el recinto. Varios legisladores advirtieron que nada garantiza que en setiembre, fecha prevista para las primarias, amaine la pandemia y el pico de contagios. “La fecha de las elecciones no la vamos a poner nosotros. ¡La pandemia las va a poner!”, lanzó el diputado Andrés Zottos (Justicialista).

José Ramón, jefe del interbloque Unidad y Equidad Federal, ofuscado por el “acuerdo de cúpulas” sellado entre el oficialismo y Juntos por el Cambio, coincidió con Zottos.

“Este es un acuerdo forzado por un ‘apriete’ inconstitucional de Juntos por el Cambio. Nada garantiza que no repita en setiembre esta ola de contagios y de muertos como la que se registró ayer”, advirtió el mendocino, aunque votó a favor.

Estas dudas son las mismas que, de manera subterránea, todavía recorren el espinel de Juntos por el Cambio; no son pocas las voces que sospechan que, más adelante, el oficialismo intentará traicionar a la oposición y suspender las primarias. Frente a esas suspicacias el jefe del interbloque, Mario Negri, decidió pedir la palabra para explicar (y justificar) el acuerdo con el ministro del Interior, Eduardo De Pedro. El funcionario estuvo presente el el debate.

“Se podrá estar de acuerdo o no con este proyecto, pero no voy a mentir. Tengo la responsabilidamd de hablar -enfatizó Negri, quien dijo hablar en nombre de la mesa nacional de Juntos por el Cambio-. No es sencillo de explicar, en un momento de tanta tensión política en la Argentina, no buscada ni querida por nosotros, por qué se decidió alterar el calendario electoral en un año electoral. No es algo normal. Tiene que haber razones y garantías más que justificadas. Quiero ser sincero, hubo desconfianzas. Pero quiero aclarar que se trata de una prórroga de las elecciones, no de una suspensión. El que impida votar en la Argentina lo va a pagar muy caro, va a ser imposible que eso ocurra. Los que no cumplan, los que trampean, deberán hacerse cargo frente a la sociedad”.

Negri pareció responder a todos aquellos legisladores de su bloque que, a lo largo del debate, plantearon sus dudas sobre el cumplimiento del acuerdo.

Siempre disruptivo, Fernando Iglesias (Pro) sorprendió al anticipar su voto en contra en desacuerdo con su bloque. “¿De qué prioridad sanitaria está hablando el Gobierno? No les creo nada: van a estar orejeando las cartas y las últimas encuestas hasta último momento y no dudarán en suspender las PASO si les conviene. Si no es así, retiren el proyecto que presentaron”, acicateó.

También el diputado Pablo Tonelli planteó sus dudas, pero rescató el acuerdo. “No creo demasiado en el argumento del Gobierno de que en setiembre estaremos mejor que en agosto en lo que a la pandemia se refiere –dijo-. No tenemos la certeza. Pero sí destaco el acuerdo, eso sí le da sentido al proyecto.”

Silvia Lospennato, de Pro, admitió los reparos que este acuerdo para diferir las elecciones genera entre los votantes de su espacio. “Muchos de nuestros votantes nos dicen que pecamos de confiados, que el Gobierno nos iba a traicionar. Yo les respondo que esto no va a suceder porque todos aquí, con nuestro voto, sellamos un compromiso para no suspender los derechos de los partidos políticos y de los ciudadanos a elegir sus candidatos”, enfatizó, y reclamó al Gobierno que acelere la vacunación a los ciudadanos que oficiarán de autoridades de mesa el día de la elección.

Desde el oficialismo, el presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales, Hernán Pérez Araujo, también celebró el acuerdo. “Ganamos un mes en medio. Es en invierno cuando recrudecen las enfermedades respiratorias, por lo que realizar una campaña en plena pandemia hubiese sido perjudicial para la sociedad. Por suerte primó la cordura y hemos alcanzado este consenso”, sostuvo.

Desde Juntos por el Cambio, el radical Gustavo Menna rescató la cláusula interpuesta por Juntos por el Cambio para evitar que se suspendan las primarias. “Se tuvieron en cuenta las recomendaciones realizadas por la oposición. Es un acuerdo político que atiende los derechos subjetivos de los partidos políticos que, según la propia Constitución, son instituciones esenciales de la democracia”, sostuvo.

La patagónica Alma Sapag, del Movimiento Popular Neuquino, también avaló el diferimiento del cronograma electoral. “Para nosotros, los patagónicos, un mes hace la diferencia”, sostuvo, aunque reivindicó su proyecto para derogar las primarias. “No garantiza la democratización de los partidos”, sostuvo.

Tras cinco horas de debate se impuso el consenso. En primer lugar, se votó el proyecto para postergar por un mes de las elecciones, el cual aplaza, también, los plazos para el registro de los candidatos (que cerrará 45 días antes de la primaria) y para el arranque de la campaña electoral (45 días antes de las elecciones generales).

El jefe del bloque de la Coalición Cívica, Juan López, destacó este último punto. “La sociedad no nos quiere ver de campaña permanente. Esto es un muy buen gesto para la sociedad, no sólo es sanitario, es decirle que vamos a correr en el tiempo nuestras disputas. Por supuesto que ustedes nos quieren ganar a nosotros y nosotros les queremos ganar a ustedes, este acuerdo es muy básico, pero en democracias débiles para mí es un acuerdo muy relevante”, enfatizó.

Carla Carrizo, también de Juntos por el Cambio, si bien rescató el acuerdo, le achacó a la jefatura de su interbloque que no haya ido por más. “No es un acuerdo óptimo. Lamento que los negociadores de mi interbloque no hayan puesto el foco en la cuestión del financiamiento; nosotros proponemos que aquellos partidos políticos que compitan en las primarias, gocen del 100% del financiamiento del Estado; los que presenten boletas únicas, nada”, insistió.

Más drásticos, los diputados de izquierda Carlos Giordano y Nicolás del Caño rechazaron de plano “el pacto electoralista” sellado entre el oficialismo y la oposición. “Van a empujar a millones de ciudadanos y trabajadores a votar dos veces en pandemia”, enfatizó Giordano quien reiteró que las primarias fueron pergeñadas para “proscribir” a la izquierda con el piso del 1,5% que exige la ley para pasar a las elecciones generales.

Posteriormente, y también por amplio consenso, los legisladores convirtieron en ley el proyecto del Poder Ejecutivo que suspende dos causales de caducidad de los partidos políticos que no pudieron cumplir con los requisitos legales a causa de la pandemia, de modo que todos puedan participar en el proceso electoral de 2021.

La flamante norma suspende las causales de caducidad por no haber podido celebrar elecciones internas de renovación de autoridades, o bien por no contar con el número mínimo de afiliaciones.

Por: Laura Serra/Lanacion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *