Categorías
Noticias

Martín Guzmán retrasa los cambios en Ganancias

Cuarenta días después de la aprobación del proyecto que liberó del impuesto a las Ganancias a 1,2 millón de empleados en relación de dependencia que ganan menos de $ 150.000 brutos al mes, la nueva ley aún no entró en vigencia.

Esto ocurre porque todavía está pendiente la reglamentación por parte del ministerio de Economía y de la AFIP. “Se está trabajando en el tema” es la respuesta que aparece ante la consulta de por qué se demora la instrumentación.

Si la reglamentación no se concreta esta semana, se escapan las chances de que los cambios empiecen a regir con el sueldo de mayo.

El tema empezó a generar rispideces dentro de la coalición de gobierno. Es que el gran impulsor de los cambios en la ley fue Sergio Massa, el presidente de la Cámara de Diputados. 

Desde el Frente Renovador destacan que el tema despierta “fastidio”. “No sabemos por qué no salió la reglamentación, estaba todo encaminado para que saliera”, indican en el entorno de Massa. Y apuntan que si el tema no se resuelve en las próximas horas, el dirigente saldrá a reclamarle públicamente a sus socios.

Hay fastidio en el Frente Renovador de Sergio Massa por las demoras en Ganancias. Foto: Rolando Andrade Stracuzzi
Hay fastidio en el Frente Renovador de Sergio Massa por las demoras en Ganancias. Foto: Rolando Andrade Stracuzzi

La postergación se da en un mes complicado para las arcas públicas: crecen los gastos relacionados con la pandemia, las restricciones a la movilidad amenazan con impactar en la recaudación y el Tesoro necesita renovar este miércoles más de $ 300.000 millones de vencimientos en un mercado al que le cuesta entusiasmarse con una tasa que se queda corta en medio del recrudecimiento de la inflación.

La buena noticia es que la arcas fiscales cuentan con ingresos extras por el precio excepcional de la soja y el maíz, que a lo largo del año dejarán retenciones adicionales por cerca de US$ 3.000 millones. A esto se suman los $ 230.000 millones que ya aportó el impuesto a la Riqueza.

Con una de cal y una de arena el ministro Martín Guzmán prefiere ser cauto y seguir estirando la reglamentación de la nueva ley de Ganancias que supondrá una caída en los ingresos públicos de $ 45.000 millones en el año.

Además de una menor recaudación, la puesta en marcha de la nueva ley incuba un riesgo potencial. Como el impuesto es anual, una vez que sea reglamentada los trabajadores no solo dejarán de pagar sino que además recibirán un reintegro por lo que abonaron a lo largo del año. El temor del equipo económico es que parte de esos pesos en lugar de ir al consumo, como el Gobierno desea, vayan a presionar sobre el dólar blue.

El mercado informal había estado quieto la semana pasada, pero este martes retomó la tendencia alcista y dio un salto de tres pesos, que lo lleva a $ 156.

Aun así sigue siendo la opción más barata para los que buscan atesorar billetes. Si el reintegro de Ganancias se vuelca al blue, esto generará mayor demanda y podría derivar en un nuevo salto de la brecha cambiaria, que en las últimas semanas se había estabilizado por debajo del 70%.

Crece el gasto Covid

Hasta ahora el gasto adicional que la segunda ola de Covid generó llega a $ 180.000 millones. Allí se incluye el bono de $ 15.000 para los titulares de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y para los monotributistas de las categorías A y B del AMBA. Se trata de casi un millón de beneficiarios que demandará del Estado $ 13.900 millones si el pago se hace por única vez.

Además están las 23.000 empresas que se sumaron al REPRO, muchas de ellas de sectores como gastronomía, uno de los más golpeados por las nuevas restricciones, lo que supone una extensión de ese programa en $ 12.000 millones.

En este renglón también está la ampliación de la Tarjeta Alimentar que pasará de 1,9 millón de beneficiarios a 4 millones. Esto llevará el gasto anual de la Tarjeta de los $ 123.000 millones previstos a los $ 250.000 millones.

A esto hay que agregar otros $ 4.000 millones que se destinan a aumentar la asistencia a comedores comunitarios y $ 27.000 millones en partidas del ministerio de Salud para la adquisición de vacunas, pago de bonos al personal que atiende Covid y otros gastos.

Pero en el Palacio de Hacienda admiten que este monto es provisorio ya que podría ampliarse si se profundizan las restricciones, tal como se está analizando por estas horas.

Por eso en el Gobierno buscan moverse con cautela y no descartan atar la reglamentación a la aprobación en el Congreso del proyecto que cambia la escala del impuesto a las Ganancias para las empresas. Este proyecto, que compensaría el efecto fiscal de la suba del mínimo imponible para las personas, será tratado este miércoles en el recinto./ clarin.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *