Categorías
Noticias

Dictaron prisión preventiva para el policía que mató a una trabajadora sexual en El Bajo

La Justicia le dictó la prisión preventiva al acusado de haber disparado por la espalda a una trabajadora sexual el domingo por la noche en la zona de El Bajo. El caso tuvo repercusión nacional, ya que las referentes de la Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina (Ammar), se comunicaron con los funcionarios judiciales para solicitar el esclarecimiento del caso y protección para la víctima y los testigos del hecho.

El sargento Juan Federico Islas (49 años) estaba en un bar cuando se le presentó una mujer a ofrecerle servicios sexuales. El uniformado, que estaba de franco, y la mujer se dirigieron hacia una vieja casona en la que se alquila habitaciones para mantener relaciones. Una vez que terminó el encuentro íntimo se inició una pelea.

Hasta el momento hubo dos versiones diferentes del origen del conflicto. El imputado declaró en la audiencia que fue porque no le habrían querido entregar el vuelto del servicio que contrató. Sin embargo, los testigos dijeron que su enojo fue porque el acusado se dio cuenta que había tenido relaciones con una mujer trans.

La pelea tuvo graves incidentes que terminaron cuando el uniformado fue sacado a empujones del lugar. El sospechoso regresó a su auto VW Gol rojo y realizó al menos seis disparos con una pistola nueve milímetros. Por ese accionar resultó herida J.V.R. (39) que trabajaba en el lugar. Islas, que estaba alcoholizado (se confirmó que tenía más de 1,5 de alcohol en sangre), fue reducido en el mismo lugar por los vecinos y luego aprehendido por la Policía.

“Se trató de una acción deliberada del imputado, que por la cantidad de disparos que realizó podría haber herido a muchas personas. Afortunadamente no estamos hablando de víctimas fatales. Todo fue por el odio a la identidad de género que mostró en ese momento el acusado contra una persona transgénero”, señaló el fiscal Ernesto Salas López, que fue asistido por su auxiliar Fernanda Antoni Piossek.

El representante de la parte acusadora pidió la imputación del detenido por el delito calificado provisoriamente como homicidio agravado por odio a la orientación sexual e identidad de género, en grado de tentativa. Solicitó que se le dicte la prisión preventiva por seis meses, pero el juez interviniente decidió que sólo fuera por 90 días.

Según confirmaron fuentes judiciales, las referentes de la Anmar, que es el sindicato de las trabajadoras sexuales del país, mantuvieron contacto con Salas López. Le transmitieron que estaban muy al tanto de lo que estaba sucediendo en la provincia y que esperaban que la causa avanzara rápido, además pidieron formalmente protección para todas las personas que declararon como testigos./ lagaceta.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *