Categorías
Noticias

Una mujer recibió dos dosis de diferentes vacunas en Mendoza. “Me pregunto si me voy a morir”

Una mujer mendocina fue vacunada por error contra el coronavirus con una dosis del suero ruso Sputnik V y otra del chino Sinopharm en el municipio de Guaymallén. En vez de sentir la paz de tener ya la vacunación completa, ahora afirma temer por su vida.

María Esther Chaves, de 60 años, se dio cuenta del error cuando escuchó a otra persona reclamar que le den la vacuna china. “¿Qué vacuna me van a poner? Porque me toca la china y quiero ver el frasquito”, oyó Chaves justo después de recibir la inoculación.

Entonces se dio cuenta de que en vez de la segunda dosis de Sputnik V le habían aplicado la vacuna china y entró en pánico. “Me descompuse, me tiritaba el cuerpo, el corazón se me salía”, contó la mujer al diario Clarín. Se acercó a la señora que entrega los carnets, le preguntó qué vacuna le habían puesto, y le llegó la temida confirmación: “La china”.

Quedé en shock. Pedí que dejaran entrar a mi marido, después me largué a llorar”, recordó.

El carnet de vacunación de María Esther, donde consta que recibió una dosis de Sputnik V y otra de Sinopharm

La situación ocurrió el lunes 17 a la mañana en el espacio cultural Julio Le Parc de esa localidad del Gran Mendoza. La mujer había recibido la primera dosis de Sputnik V el lunes 12 de abril y ahora, el domingo 16 de mayo, por fin le avisaron que tenía que presentarse al día siguiente para tener la segunda.

Pese a que su certificado de vacunación pasó por las manos de tres personas que trabajan para el Ministerio de Salud, nadie se dio cuenta del error entre las dosis.

Según precisó María Esther, el documento había sido visto por el personal de ingreso que chequea el turno, una mujer que anota la nueva dosis que va a recibir, y el enfermero que le colocó la vacuna.

Tengo mucho miedo. Todavía me pregunto qué me va a pasar, si me puedo morir por haber recibido vacunas distintas”, dijo la mujer, que tiene 6 hijos, 10 nietos y vive en la localidad de El Sauce.

Después de que advirtiera a las autoridades sanitarias del error, se vivieron momentos de confusión. “El enfermero que me colocó la vacuna se puso re nervioso también, me quitaron el carnet con el documento y me dijeron que aguardara. Fueron para adentro, tardaron en volver, y me puse más nerviosa, y les pregunté ¿qué me va a pasar ahora?, ¿me voy a morir? y no supieron qué decir”, recordó Esther.

La mujer tuvo que insistir para que le dieran de nuevo su carnet: “No me iba de ahí sin la prueba del error”. Al final, se lo devolvieron y le pidieron disculpas. “Me dijeron que no me preocupara, que me harían un seguimiento médico y que nada debía pasarme”, contó. No obstante afirmó que desde entonces nadie del Ministerio de Salud de Mendoza se comunicó con ella.

Ahora la mujer está evaluando iniciar una demanda legal al Ministerio de Salud provincial por la impericia, y denuncia una falta total de contención. “Siento que me han abandonado. Nadie me ha llamado, siquiera”, dijo.

Esther ingresó en la lista de vacunación de mayores de 60, que en Mendoza comenzó en abril. Además de la edad autorizada, sufre de artrosis y una enfermedad de la glándula tiroides, por lo que entraba en los grupos prioritarios para la campaña de vacunación.

En el Departamento de Inmunizaciones del Ministerio de Salud de Mendoza explicaron a Clarín que la situación que vivió la mujer se debió a un “error programático”, un mero error humano que puede ocurrir en cualquier campaña de vacunación masiva.

La señora no tiene que preocuparse ya que no corre ningún peligro su salud”, afirmó la jefa de Inmunizaciones, Iris Aguilar. Según el protocolo, Esther no debe recibir ninguna otra dosis complementaria ni repetir el esquema./TN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *