Categorías
Noticias

Tucumanzo en puerta. Rebeldía de los que no se quieren fundir

Este sábado la Plaza Urquiza fue el epicentro de las protestas de propietarios de bares, restaurantes y confiterías de Barrio Norte en contra de las nuevas restricciones dispuestas por el gobierno ante la nueva ola de contagios de coronavirus.

Los empresarios adelantaron que continuarán las manifestaciones contra las nuevas restricciones dispuestas por el Gobierno ante la segunda ola de contagios de coronavirus.

El sector reclama poder abrir sus locales y adelantaron que prevén instalar una carpa en la esquina de Santa Fe y 25 de Mayo, donde se están realizando las movilizaciones e improvisaron una parrilla con choripanes, hasta que las autoridades los convoquen.


“El derecho primario de cualquier persona es el derecho a trabajar. Además, así lo establece la Constitución Nacional. Para que no se pueda ejercer un derecho constitucional debe haber una ley y no un decreto. Esa ley debe estar avalada por el Congreso o la Legislatura. Esto implica que nosotros podemos trabajar hasta que la Legislatura establezca lo contrario”, explicó Constanza Bauque, presidenta de la Cámara de Empresas Gastronómicas de Tucumán.

“La policía vino a reprimir. Cuando se acercaron les explicamos que habíamos interpuesto un amparo y ellos lo mismo procedieron a cerrar los locales. Entonces espontáneamente decidimos comenzar la protestas que continúa hasta ahora y seguramente no se levante hasta que las autoridades del COE nos reciban y nos brinden una solución”, continúo.

El Gobierno provincial, en línea con el DNU de Nación, resolvió que a partir de hoy Tucumán vuelve a una cuarentena estricta. Las restricciones contemplan además la prohibición para que el rubro gastronómico atienda clientes en sus instalaciones.

Los comerciantes desafían las prohibiciones y organizaron una “choripaneada” en plena calle, para protestar.

La Casa de Gobierno, en línea con el DNU presidencial publicado ayer, resolvió que a partir de hoy Tucumán vuelve a una cuarentena estricta. Entre las restricciones está la prohibición para que el rubro gastronómico atienda clientes en sus instalaciones (dentro o fuera).

Según los empresarios, esta decisión condenará al sector a cerrar unos 200 locales en el corto plazo.

“Ya tuvimos la experiencia de trabajar con take away (para llevar) y delivery (envíos a domicilio). Es imposible sostener un negocio con esas modalidades, cuando te llegan más de $ 100.000 de luz y sólo tenés ingresos por $ 3.000 al día”, explicaron los empresarios

Además de aplausos y el resonar de algunas cacerolas, los manifestantes cortaron el paso en la esquina de 25 de Mayo y Santa Fe, lo que motivó la intervención de la Policía.

Imagen

Según los empresarios gastronómicos, la restricción para trabajar impuesta al sector es inconstitucional. Señalaron que la cámara que los nuclea inició en 2020 una acción de amparo que todavía no ha tenido respuesta por parte de la Justicia provincial.

“Por otra parte, el DNU provincial (que firmó el gobernador Juan Manzur) todavía no pasó por la Legislatura. Es decir que todo lo que están haciendo es anticonstitucional, es una locura. Nuestro rubro ya está cansado, siempre se apunta a los gastronómicos, pero está comprobado que los contagios no se originan acá; están en un millón de lugares antes que en los bares y restaurantes”, remarcaron los manifestantes./Contextotucuman

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *