Categorías
Noticias

La policía interrumpió una fiesta clandestina. La dueña de casa amenazó con una pistola semiautomática

Durante el primer fin de semana de las nuevas medidas restrictivas, la policía reforzó los controles que realiza desde que comenzó la pandemia para desalentar las aglomeraciones de personas y en ese marco desactivó una fiesta clandestina en la que había una gran cantidad de menores de edad. La dueña de casa amenazó a los policías con un arma de fuego y quedó aprehendida.

“Cerca de las dos de la madrugada, Infantería Capital y el IPLA verificaban una situación en Malabia al 2.500 y descubrieron que se llevaba a cabo una fiesta clandestina, por lo que demoraron a 10 adultos y 24 menores. Al intervenir la Comisaría 8° se dio aviso a la Unidad Fiscal de Decisión Temprana, que dispuso que los menores sean entregados a sus padres, mientras que el resto debía ser identificado para evaluar sus antecedentes. Además, se secuestraron parlantes de gran tamaño”, informó el Subjefe interino de la Policía, el Comisario Mayor Ricardo Fresneda.

“Mientras se realizaba el procedimiento correspondiente, la dueña de casa ingresó a una habitación y al salir portaba un arma de fuego, con la que intentó amedrentar al personal policial para que se retirara del domicilio. Con una rápida reacción, la redujeron y quitaron el arma”, detalló Fresneda. Por ese hecho, se dio intervención a la Unidad Fiscal de Flagrancia.
En total, en el procedimiento supervisado por el Jefe de la Unidad Regional Capital Comisario Mayor Joaquín Girvau, fueron aprehendidas 10 personas mayores de edad, dos menores que habían mentido su edad, y la mujer que portaba la pistola semiautomática calibre 40.

Además de los equipos de sonido y el arma, se secuestró una moto que se encontraba en el domicilio./Contextotucuman

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *