Categorías
Noticias

Salta. Cada vez más personas duermen en las calles

Durante un relevamiento efectuado se detectó que en los últimos días creció notoriamente la cantidad de personas que duermen en las calles de Salta.

Tanto en los halls de comercios céntricos como en los de sitios turísticos y principalmente en los bancos de las principales plazas se observó a personas en situación de calle que duermen tapadas con frazadas y rodeadas de bolsas con sus pertenencias y hasta con sus mascotas, perros.

El Operativo Abrigo que años atrás llevaba adelante la Policía de Salta ya no se realiza más.

“Con la pandemia la realidad es muy cambiante. Todo se modifica día a día, momento a momento. Ahora sí se detectan más personas en situación de calle que antes”, manifestó el secretario de Desarrollo Humano de la Municipalidad de la ciudad de Salta, Santiago Lynch.

Desde fines de marzo 2020, con el inicio del aislamiento, social, preventivo y obligatorio, la Municipalidad de Salta puso en funcionamiento un refugio transitorio para albergar a las personas mayores de 55 años en situación de calle. Actualmente hay 16 hombres alojados. El espacio funciona dentro del Plan Unidos. Está ubicado en la zona céntrica y tiene una plaza de 36 camas.

Ingreso voluntario

El dispositivo recibe a personas de forma voluntaria que aceptan las reglas de orden y convivencia con otras personas. “Cuando se detectan mujeres en situación de extrema vulnerabilidad se busca resolver sus casos puntuales de forma rápida. Es por esto que en el refugio el foco está puesto en los varones”, indicó Lynch.

Por protocolo interno, los ingresantes son asistidos por profesionales médicos, agentes municipales y voluntarios durante las 24 horas. Se les brinda las cuatro comidas diarias. Y durante un proceso de 15 a 45 días se los acompaña en la facilitación de sus derechos básicos y civiles. También se desarrollan acciones para ayudar a la reinserción laboral de las personas.

“El objetivo es que las personas que ingresan salgan en mejores condiciones que las que se encontraban cuando entraron y puedan reinsertarse en la sociedad”, destacó el secretario Lynch.

El refugio “no es para pasar la noche solamente y salir, aunque hay personas que entran y al otro día se van, pero eso es peligroso. En realidad no deberían estar más de 45 días. Lo que queremos es que puedan reinsertarse socialmente. Pero no podemos dejar que se vayan si no están en condiciones de reinsertarse y no tienen familia”. 
Los vecinos que alerten la presencia de personas durmiendo en la calle pueden llamar a la línea 105 y se tramitará el traslado oportuno, si así lo requiere el caso. La actuación está a cargo de personal de la Subsecretaría de Gestión Integral de Riesgos, que dialoga con las personas y las invita a trasladarse al dispositivo social, donde puede pernoctar en un ambiente caliente, seguro y tranquilo, “aunque hay casos en los que las personas en situación de calle no quieren ir porque tienen que dejar sus pertenencias y sus perritos, que para ellos son importantes”, dijo Lynch. 
Precisó que el Operativo Abrigo que realizaba la Policía no se hace más “porque tienen miedo de contagiarse. Los trabajadores de la Municipalidad también tienen miedo, pero igual van y trasladan a las personas al refugio. Generamos medidas de precaución para que nadie se contagie. En Argentina hay muchos refugios que cerraron. Nosotros estamos abiertos”. 
El refugio consta de dos pisos: en el de abajo los ingresantes se quedan un tiempo hasta verificar sus patologías en caso de que presenten síntomas. En el de arriba se aloja a las personas. Un coach, una abogada que brinda asesoramiento para trámites como el DNI y pensiones, psicólogos y trabajadores sociales brindan el acompañamiento.
De las 16 personas que están alojadas en el refugio tres ingresaron hace un año. “Hay un adulto mayor de 82 años que la Provincia no ha querido recibirlo. Sabe inglés y francés. No tiene familia”, puntualizó Lynch. 

  Un hombre en situación de calle pernocta en el hall de un edificio

“Sin duda en esta situación de crisis el Estado no da abasto. Esto se resuelve trabajando todos juntos. Los vecinos de la ciudad son personas extremadamente solidarias. Acá el vecino ve algo y se conmueve, llama a la Municipalidad o le lleva un plato de comida o le comparte algo a la persona, incluso la invita a su casa. Esta problemática se resuelve con trabajo articulado de todos los niveles. Hay que poner el cuerpo y la vocación. Esta es una política pública municipal creada por la gestión. Lo ideal sería que algún día no estén las personas en las calles”, finalizó Lynch. 
Marta de Rivero, directora de Cáritas en Salta, explicó que por día entre 7 y 8 personas concurren a la sede en Córdoba 190 para solicitar ropa de abrigo, un lugar para quedarse y mercadería. “Vemos sobre todo un gran número de mujeres que se acercan desde el año pasado. Brindamos la ropa de abrigo que necesitan pero con la gran cantidad de pedidos que hay no contamos para satisfacer todo, así que por ese motivo coordinamos con las Cáritas parroquiales para articular, derivar los casos y que la respuesta sea inmediata”, sostuvo. También entregan pequeños bolsones con mercadería, como aceite, leche, azúcar y arroz, a las familias numerosas que tienen niños y van a pedir comida.

 Se detectan muchas necesidades

A la sede de Cáritas también concurre gente para pedir pasajes de colectivo, ayuda para pagar los servicios, como luz y gas, y para comprar garrafas. Desde el lugar expresaron que es mucha la necesidad que se detecta y que esto se debe a que los trabajadores informales, como vendedores ambulantes, no pueden desempeñarse.
Las personas que quieran realizar donaciones pueden comunicarse con Cáritas parroquiales de los distintos barrios. Por información pueden visitar la página de Facebook: Caritas en Salta o enviar un correo a: caritas salta@hotmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *