Categorías
Noticias

Una rata gigante es experta en detectar minas en Camboya

Luego de cinco años olfateando minas terrestres y artillería sin detonar en Camboya, se jubila Magawa, una rata de Gambi.

Magawa fue el roedor más exitoso entrenado y supervisado por un organismo sin fines de lucro de Bélgica para encontrar minas terrestres y alertar a sus entrenadores humanos para que los explosivos sean retirados con precaución.

Para detectar la dinamita en los explosivos, la rata sabe que tiene que mover la tierra y así avisar a los humanos de su hallazgo.

Esta técnica es más rápida que un detector de metales. Magawa, que mide 70 centímetros, puede revisar al detalle una superficie equivalente a una cancha de tenis en 30 minutos, una tarea que a un humano con un detector de metales le llevaría cuatro días.

Magawa, una rata gigante africana que luce su medalla de oro recibida de PDSA por su trabajo en la detección de minas terrestres. Foto: AFP.

Magawa, una rata gigante africana que luce su medalla de oro recibida de PDSA por su trabajo en la detección de minas terrestres. Foto: AFP.

El año pasado, Magawa ganó un importante premio civil de caridad británico por valentía animal, un reconocimiento que estaba reservado exclusivamente para perros.

“Aunque todavía está sano, llegó a su edad de retiro y claramente comienza a moverse más lentamente. Llegó la hora”, dijo APOPO la organización sin fines de lucro a cargo de Magawa. 

Magawa recorrió más de 141.000 metros cuadrados de tierra, el equivalente a unos 20 campos de fútbol, encontrando con el olfato 71 minas terrestres y 38 piezas de artillería sin detonar, según APOPO.

Aunque muchos roedores pueden ser entrenados para detectar olores y trabajar en tareas repetitivas a cambio de comida, APOPO concluyó que las ratas de Gambia son los mejores animales para ayudar a despejar minas terrestres porque su tamaño les permite caminar entre campos minados sin detonar los explosivos y porque lo hacen mucho más rápido que los humanos. También viven hasta ocho años.

Magawa pasó cinco años detectando minas terrestres en el campo de Camboya y disfrutará de una jubilación comiendo frutas y jugando.

Magawa pasó cinco años detectando minas terrestres en el campo de Camboya y disfrutará de una jubilación comiendo frutas y jugando.

Magawa es parte de un séquito de ratas reproducidas para este objetivo. Nació en Tanzania en 2014 y en 2016 se mudó a Siem Reap, una ciudad en el noroeste de Camboya que alberga los populares templos Angkor, para comenzar su carrera olfateando bombas.

“Para su jubilación, Magawa vivirá en la misma jaula que antes y tendrá la misma rutina, pero ya no saldrá a olfatear campos minados”, dijo Lily Shallom, una vocera de APOPO.

Comerá lo mismo, tendrá una hora de juegos todos los días, se ejercitará de forma regular y recibirá revisiones médicas. Su dieta consiste en gran parte en frutas y vegetales frescos, con pescado secado al sol como suplemento proteínico y bolitas importadas que contienen vitaminas y fibra. Durante media hora todos los días, es colocada en una jaula más grande con entretenimientos como un arenero y una rueda para correr.

Difícil de reemplazar

Según la ONG, unas 20 ratas especialmente entrenadas acaban de llegar a Camboya e iniciarán su misión en el país para detectar minas.

Pero les hará falta tiempo para igualar a Magawa, que es “una rata fuera de serie”, según afirmaron sus cuidadores. “La vamos a extrañar”, agregaron.

APOPO también trabaja con programas en Angola, Zimbabue y Mozambique para despejar millones de minas que quedaron tras guerras y conflictos.

Según el grupo People’s Dispensary for Sick Animals (PDSA), entre 4 y 6 millones de minas fueron colocadas en Camboya entre 1975 y 1998 y a causa de ellas fallecieron más de 64.000 personas.

Actualmente, más de 60 millones de personas en 59 países siguen siendo amenazados por minas terrestres y artillería sin detonar.

En 2018, los campos minados y otros remanentes de guerra mataron o lesionaron a 6.897 personas, informó el grupo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *