Categorías
Noticias Política

Mercantilismo brutal. Mutualidad Provincial: punteros reclamaban el dinero para los votantes trasladados

Un grupo de personas que se identificaron como “movilizadores” acudió a ese edificio en Ayacucho 179. Reclamaban un dinero que supuestamente le
habían prometido para organizar el traslado de votantes y para pagar los
$1.000 a los electores. Decían responder al legislador Daniel Deiana, ligado al vicegobernador Osvaldo Jaldo.
“Llevamos más de un mes trabajando. La gente de Deiana y de Jaldo nos
recibió las planillas para movilizar a la gente. Nos prometieron que iban a
pasar por la casa a dejarnos la plata, pero no lo hicieron y ahora tenemos a la gente reclamándonos en nuestras casas. Yo vivo en barrio peligroso, en San Cayetano”, contó Gabriela Ester Juarez, una mujer de 55 años que dijo que trabaja en la política desde sus 21 años, siempre con el mismo rol: el de
movilizadora.
Juárez explicó los montos que se manejaron durante los comicios: a los
votantes les pagarían $1.000 si votaban antes de las 10 de la mañana y $300
después. Cada auto para trasladar votantes, alrededor de $4.000, lo mismo
que cobrarían los movilizadores. El despliegue incluía motos, que habrían
cobrado $2.500 para trasladar hasta 15 personas en el día
“Necesitamos una solución”, reclamaban los manifestantes. “La solución es que nos den la plata porque nosotros somos los que tenemos que poner la cara”, expresó Fernando Jesús Osores, quien dijo trabajar desde hace 45 años como puntero en su barrio. Ayer nos reunimos con Deiana y las instrucciones eran que iban a llevar la plata a la casa. A las 9 de la mañana no llegaba la plata y nos informan que había menos fondos y que mermemos la cantidad de vehículos, y bajamos al 50%. Después nos dijeron que no había plata para pagar a la gente, pero ya estábamos comprometidos y la gente nos empezó a reclamar”, detalló.
Los manifestantes estuvieron a punto de quemar cubiertas en la puerta de la Mutual, cuando desde adentro los llamaron para explicarles la situación. Dos mujeres que no se identificaron y que dijeron trabajar en una empresa de seguridad privada habrían sido las responsables de repartir el dinero.
“Nosotros nada que ver con la política, somos unas trabajadoras más”. dijo
una de ellas, incómoda con la presencia del periodismo. Cerca del mediodía
subieron a un auto con otras tres personas que habían participado del
reclamo, que confirmaron que ya habían arreglado y que llevaban la plata a la Costanera Norte.
La reflexión final de Osores fue elocuente: “entiendo que esto no es legal, pero todo Tucumán está así, todo el mundo sabe que es así”./Lagacatea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *