Categorías
Noticias Política

Manzur cenó con integrantes de su sector político

Juan Manzur encabezó anoche la última cena con sus dirigentes vistiendo el traje de gobernador. Hoy, el presidente del PJ tucumano viajará a Buenos Aires, donde mañana asumirá como jefe de Gabinete de Ministros de la Nación. Por eso, antes de partir, reunió a sus máximos referentes y les indicó las pautas a seguir de aquí en más. El desafío nacional, el proyecto para consagrar al legislador Sergio Mansilla como su sucesor y el futuro del
vicegobernador Osvaldo Jaldo fueron algunos de los asuntos tratados en la
reunión, según confirmaron fuentes del encuentro
Cuentan que sólo el anfitrión habló ante sus invitados. Diputados nacionales, funcionarios provinciales, legisladores e intendentes escucharon
atentamente a Manzur, quien debido a su viaje a La Rioja llegó un poco más tarde de lo esperado al mitin.
“Explicó que se viene un desafío importante, no sólo para Juan Manzur, sino para todos los que formamos parte de este proyecto”, remarcó uno de los agasajados.
Sucede que, desde la Jefatura de Gabinete, el hombre que conduce la
Provincia desde 2015 ocupará un rol central en el futuro de la Nación, sobre todo ante la crisis desatada por el revés electoral que sufrió el Frente de Todos el último domingo y por la pelea entre el presidente, Alberto
Fernández, y la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner.
Según las versiones, Manzur expuso ante su dirigencia además su decisión
de que el jefe del bloque oficialista de la Legislatura, Sergio Mansilla, sea
quien lo reemplace de manera interina en el cargo.
En el manzurismo saben que el vicegobernador no está dispuesto a ceder
fácilmente. Pero, según cuentan, el propio mandatario provincial dejó en
claro que ese asunto ya “está en manos” del propio Presidente. En ese
sentido, confían en que un nuevo llamado de Alberto Fernández podría torcer la postura del tranqueño, quien ya habría declinado las propuestas de asumir en el Banco Central o en la Secretaría de Asuntos Municipales.
El clima de confianza es tal en el Gobierno provincial que ningún legislador del bloque “Lealtad Peronista” viajará a Buenos Aires para presenciar el juramento del nuevo jefe de Gabinete. Y no sólo para aprobar la licencia del jefe del Poder Ejecutivo, cuyo tratamiento está previsto para mañana.
Los parlamentarios de ese espacio tendrán la misión de quedarse en esta
tierra porque creen que, tarde o temprano, el jaldismo aceptará los cambios
en la mesa de conducción de la Legislatura.
Para ello, en sesión, deben aguardar primero a que el presidente subrogante
y el vicepresidente primero de la Cámara provincial, los jaldistas Regino
Amado y Juan Antonio Ruiz Olivares renuncien a sus respectivos lugares.
Sólo entonces, el manzurismo podrá proponer a Mansilla como máxima
autoridad de la Legislatura, lo que lo ubicaría en el orden de sucesión del
Poder Ejecutivo. “Si es así, ellos podrán poner al vicepresidente primero y
mantener el manejo de la Cámara”, indicó un hombre de confianza de
Manzur.
Al margen de las disposiciones constitucionales y de las negociaciones
políticas, en el espacio del gobernador creen que finalmente el peso
específico que demostró Manzur a nivel nacional inclinará la balanza hacia
su lado en la interna que sostiene con el tranqueño, quien a pesar de los
llamados se mantiene firme en su postura de cumplir con el rol que le
atribuye la Carta Magna. Se vienen horas clave para el peronismo tucumano./Lagaceta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *