Categorías
Noticias Política

Cristina y Máximo ya eligieron el reemplazante de Kicillof para 2023

Los intendentes del Gran Buenos Aires valoran algo que hasta hace muy poco les parecía imposible: que una bala perfore la armadura de titanio con la que Axel Kicillof gusta andar por la gestión. El que lo venía apuntando hace tiempo era Máximo Kirchner. Pero sólo se animó a disparar cuando su madre bendijo el blanco.

La vicepresidenta Cristina Kirchner le tiene una particular consideración a Kicillof. Lo aprecia como si fuera su tercer hijo. Y lo respeta mucho más que a la suma de todos intendentes del Conurbano. Está convencida de la solidez académica del gobernador, una cualidad que según ella también carece la mayoría de los jefes de La Cámpora, sobre todo Máximo y su lugarteniente, el Cuervo Larroque.

Cristina Kirchner le cambio de prepo el gabinete a Axel Kicillof por pedido de su hijo Máximo. Hizo viajar al Gobernador al Calafate para decirle que debía echar a su jefe de gabinete (y amigo) Carlos Bianco.

Cristina Kirchner le cambio de prepo el gabinete a Axel Kicillof por pedido de su hijo Máximo. Hizo viajar al Gobernador al Calafate para decirle que debía echar a su jefe de gabinete (y amigo) Carlos Bianco.

En la arremetida contra Kicillof, Cristina tuvo que interceder forzosamente. La novela de los cambios en el Gabinete bonaerense repitió el mismo guión que el enfrentamiento con Alberto Fernández. El jueves, el gobernador ratificó a todos sus ministros. Fue después de la presentación de renuncias que había exigido dos días antes. “No va a haber ninguna modificación entre mis colaboradores”, señaló en dos entrevistas en un evidente mensaje de resistencia destinado a Máximo y los intendentes. Tufillo a interna.

Corría la peor semana del Gobierno Nacional y Kicillof se animó a plantarse especulando con que Cristina tenía demasiados problemas con Alberto Fernández como para intervenir en el gobierno de Buenos Aires. Grave error de cálculo.

En el Instituto Patria señalan que a Cristina le costó tener que ordenarle a Kicillof un raudo viaje a El Calafate, donde le explicó la necesidad de encarar la renovación de su gobierno. Como sucedió con Fernández y Santiago Cafiero, la primera medida era la de deshacerse de su principal pilar (y amigo) en la estructura de poder provincial: Carlos Bianco. Una exigencia no negociable.

Leonardo Nardini, de Malvinas Argentinas, asume con Ministro de Infraestructura.

Leonardo Nardini, de Malvinas Argentinas, asume con Ministro de Infraestructura.

Pero luego vendría lo peor para el economista: lo tenía que reemplazar por el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde. ​”En general, Axel no se fuma demasiado a ninguno de los intendentes. Pero a Martín, menos que menos. Y te puedo asegurar que es recíproco“, dice uno de uno de los hombres que lo acompaña desde que asumió como Ministro de Economía de Cristina.

Destrato de Cristina y avance de Máximo

Cerca del gobernador señalan que el solo hecho de hacerlo viajar 2.700 kilómetros para algo que podría haber hablado con Cristina en Recoleta fue una humillación innecesaria. Difícil de digerir, aunque todos reconocen que no es la primera vez que sobran los sapos en el menú.

Para Máximo, Insaurralde es la llave para alinear a los intendentes del GBA detrás de su figura. Buena parte del futuro inmediato del hijo de Cristina (y de su agrupación) pasa por empoderarse en el Conurbano. Está obsesionado con eso.

Máximo Kirchner avanzó sobre el gobierno  de Kicillof por la derrota del Frente de Todos en la Provincia.

Máximo Kirchner avanzó sobre el gobierno de Kicillof por la derrota del Frente de Todos en la Provincia.

El hombre fuerte de Lomas de Zamora es la punta de lanza para mantener al resto de los jefes comunales en su grupo de seguidores. “Urgidos tras el palazo que se comió La Cámpora en las PASO, Insaurralde es tan o más importante para los planes inmediatos que Sergio Massa“, señala uno de los intendentes peronistas del Oeste.

Hasta los intendentes que más cariño sienten por Insaurralde, auguran un futuro complicado para el esposo de Jesica Cirio en La Plata. En el peronismo nadie se entusiasma con que Kicillof pueda ofrecerle una convivencia civilizada. Y viceversa.

“Está todo agarrado con piolines de papel. Ellos dos saben que no se bancan. Los hemos escuchado hablar mal el uno del otro. Pero bueno, esto es política. Hay que entender que el barco no sólo está a la deriva sino que pega en la línea de flotación. Son manotazos de ahogados”, grafica un jefe municipal.

La pelea por el 2023

Otro alcalde remarca que, aun en la epopeya de dar vuelta el resultado en noviembre, la relación va a tender a romperse. “Ponele que nos sigamos mintiendo en dar vuelta el desastre de las PASO. Ok. Pero en caso de ganar, Kicillof va a buscar su reelección. ¿Vos a qué pensás que aspira Insaurralde? Por inercia, esto termina mal”, agrega otro jefe del Conurbano, haciendo referencia a lo que se cae de maduro: que el objetivo del lomense es también convertirse en gobernador. 

En resumen, a pesar de los cambios que Cristina le impuso a Kicillof en su gabinete de gobierno, varios intendentes siguen desconcertados y con más dudas que expectativas. Uno de ellos es el peronista Ariel Sujarchuk, de Escobar. En su círculo íntimo señalan que está “desmotivado” a raíz de la falta de señales de una verdadera renovación en la gestión provincial. Inclusive, el jefe comunal hizo saber que no descarta romper con el Frente de Todos.

“Sujarchuk expresa lo que todos los intendentes piensan y no se animan a hacerlo público: la gestión del gobernador es definitivamente mala. Y por más que toda la artillería pesada del kirchnerismo le apuntó a Alberto Fernández, la liga de intendentes coincide que en la derrota provincial, Kicillof tiene al menos la misma responsabilidad que la conducción política del país”. indican en Escobar.

Además, resaltan que desde Vicente López a San Nicolas, en todo el corredor de la costa, Escobar es la única intendencia peronista que ganó a Diputado Nacional (San Fernando se impuso en las PASO pero por el corte de boleta sólo a nivel municipal).

Los intendentes del PJ coinciden en la médula de los cuestionamientos que plantea Sujarchuk, pero alertan: “Ariel también tenía expectativas de una verdadera renovación y hasta quizás esperaba ayudar sumándose a la gestión provincial“.

El elegido que acompañó a Insaurralde para la “renovación” en la Provincia fue el joven jefe comunal de Malvinas Argentinas, Leonardo Nardini, para manejar la estratégica cartera de Infraestructura. Como a la intendencia, Nardini llega al gabinete de Kicillof de la mano de su jefe político: el senador bonaerense Luis Vivona, quien se postuló varias veces para intentar destronar al ex hombre fuerte de Malvinas, Jesús Cariglino, sin demasiada suerte.

Ariel Sujarchuk, intendente de Escobar,  no descarta romper con el Frente de Todos tras la dura derrota del kirchnerismo en las PASO.

Ariel Sujarchuk, intendente de Escobar, no descarta romper con el Frente de Todos tras la dura derrota del kirchnerismo en las PASO.

La apetencia y necesidad de Máximo Kirchner para revertir la herida que dejaron las PASO es lo que parece más urgente. Su poder político reside en otros poderes: el heredado por su filiación de sangre con Cristina y el que detenta sobre Sergio Massa y Martín Insaurralde, a quienes en el Conurbano todos ya señalan como soldados del líder camporista.

Máximo está en un aprieto: si con todos los movimientos que hizo en el gabinete de Kicillof vuelve a perder en noviembre, será muy dificil vestir de épica su asunción como presidente del peronismo bonaerense.

A Massa, los jefes del GBA lo ven desinflado, casi sin fortaleza en la penetración territorial. “Sergio es capaz de convencer a Jeff Bezos de comprarle Amazon en la moneda de Claudio Lozano. Pero si vez los números, de los ocho municipios de la Provincia que gobierna el Frente Renovador, perdió en seis”, señala uno de los alcaldes peronistas del Sur.

Y agrega: “Es notable cómo se le pinchó la bolsa: de los más de 4 millones de votos que recogió en 2013, fue mermando hasta los más de 1 millón en 2017 que le permitió llegar con cierta espalda al acuerdo con el kirchnerismo”. 

Máximo Kirchner logró que Sergio Massa se alinee a su objetivo de dominar la Provincia de Buenos Aires y sobre comandar a los intendentes del GBA:.

Máximo Kirchner logró que Sergio Massa se alinee a su objetivo de dominar la Provincia de Buenos Aires y sobre comandar a los intendentes del GBA:.

“Hay quienes en el massismo se jactaban de haber llevado esos votos para lograr que Alberto y Cristina le ganen a Macri. Bueno, dos años después, es mucho más lo que pueda sumar su picardía para la rosca que en votos contantes y sonantes”, apunta otro jefe del PJ.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *