Categorías
Noticias Salud y Bienestar

Cuál es la vacuna más valorada y la más rechazada por los argentinos

Hace nueve meses comenzaba en la Argentina la vacunación contra el Covid-19. El 24 de diciembre de 2020 arribó el primer lote de 300 mil vacunas y el lanzamiento oficial de la campaña fue cinco días después, en el Hospital Posadas. Transcurrido el tiempo equivalente al de un embarazo a término, la criatura se pronuncia.

Mucho se ha dicho sobre el plan nacional de inmunización, pero poco se sabía hasta ahora del grado de satisfacción de los argentinos con lo hecho por el Estado nacional y las provincias en la carrera contra el coronavirus. Un sondeo realizado durante la última semana en todo el país le pone voz, por primera vez, a los vacunados.

El trabajo, realizado por la consultora D’Alessio Irol para Clarín, comprendió a 734 mayores de 18 años. Respondieron de manera on line preguntas vinculadas al operativo de vacunación en general y a la experiencia particular que tuvieron, a partir de la vacuna que les aplicaron, cuántas dosis recibieron y en qué distrito se empadronaron.

El primer dato que surge del sondeo: la gente consultada se mostró, en general, más conforme con la vacuna que le tocó en suerte que con el operativo de vacunación. En promedio, el 78 por ciento de los consultados contestaron por la afirmativa en el primer caso, contra sólo el 62 por ciento en el segundo.

Al desglosar a los entrevistados por la marca de vacuna que recibieron, la Sputnik V es la que peor consideración acaparó entre las tres más usadas del país, junto con AstraZeneca y Sinopharm, pese a que la rusa tiene una eficacia más alta. Entre los que recibieron sólo el primer componente de Sputnik, el 71 por ciento se mostró conforme y el 24 por ciento, disconforme.

Vacunas contra el Covid. La Sputnik V no fue aprobada por la OMS. Foto: Reuters
Vacunas contra el Covid. La Sputnik V no fue aprobada por la OMS. Foto: Reuters

Los que recibieron el segundo componente mejoraron unos puntos su valoración: el 74 por ciento manifestó satisfacción, mientras el 21 por ciento dijo lo contrario. Es decir que aun con las dos dosis de la Sputnik, los argentinos calificaron al fármaco del Instituto Gamaleya por debajo del promedio de las consideraciones generales de los vacunados.

El sondeo profundizó en los motivos de la disconformidad: el primero de ellos, con el 29 por ciento de las respuestas, fue que “la Sputnik no está reconocida internacionalmente, no permite viajar al exterior”. Es llamativo que ese argumento se haya impuesto sobre otro más básico: la demora en la aplicación de la segunda dosis se llevó el 12 por ciento de los reparos.

Otros motivos de rechazo fueron: “Hubiera preferido la Pfizer” (15%); “Prefería otra vacuna” (14%); “Hubiera preferido elegir” (12%); y “No me genera confianza” (13%). Un 5 por ciento del desencanto se lo llevó el argumento de que la vacuna que les tocó “es de las menos eficaces”.

conformidad-vacunas

La consulta a los vacunados coincidió con la semana en que se supo que Estados Unidos impondría, a partir de noviembre, la obligación de contar con las dos dosis contra el Covid para poder ingresar a ese país. Y que las vacunas habilitadas posiblemente serían las aprobadas por la Organización Mundial de la Salud. En esa lista por el momento no figura la Sputnik V.

En el otro extremo del ranking local, la vacuna que reportó la mayor aprobación de la gente fue la de AstraZeneca. En este caso, entre los que recibieron sólo la primera dosis el grado de satisfacción fue del 91 por ciento, esto es, 13 puntos porcentuales sobre el nivel general de conformidad de todas las vacunas. Sólo el 8 por ciento dijo no estar conforme con la de Oxford.

Otro dato llamativo del sondeo es que los que recibieron la segunda dosis de AstraZeneca mostraron una aprobación algo menor a la de aquellos que sólo recibieron el primer pinchazo. Fue el 88 por ciento, mientras la consideración negativa subió del 8 al 11 por ciento. Si bien no se indagó en el motivo de esa leve variación, los eventuales “plazos vencidos” para la recepción de la segunda dosis podrían ser una pista.

La vacuna china de Sinopharm se ubicó justo en el punto medio de las apreciaciones: la gente no la valora tanto como la de AstraZeneca, pero la considera por encima de la Sputnik V. Un resultado que a priori podría atribuirse más a las cuestiones burocráticas que complican a la vacuna rusa que a lo estrictamente sanitario.

El 78 por ciento de los que recibieron una sola dosis de Sinopharm se mostraron conformes con la vacuna, contra un 15 por ciento que no. Con las dos dosis recibidas, en cambio, la satisfacción trepó al 80 por ciento y las críticas negativas se mantuvieron en el mismo nivel.

conformidad-vacunas

Por último, hubo respuestas sorpresivas sobre otras dos vacunas: la Covishield, que a pesar de tratarse de la misma vacuna que la de AstraZeneca (versión india) mostró índices de satisfacción bastante inferiores a los de la primera: 78 por ciento con la primera dosis y 76 por ciento con las dos.

En cuanto a las consideraciones sobre Moderna, las preguntas obviamente se concentraron en los que la recibieron en combinación como segunda dosis -no interrogaron a los menores con comorbilidades- y otra vez la satisfacción quedó por debajo de los promedios generales: el 68 por ciento dijo estar conforme y el 28 por ciento, no.

Para poner en contexto esa valoración hay que tener en cuenta que a los vacunados con Moderna casi no les quedó más opción que aceptarla en un esquema heterólogo por la falta del segundo componente de la rusa, si bien el ensayo de combinación comprobó que la performance de la estadounidense es superior.

El operativo

Por último, se indagó en la consideración de los argentinos sobre el operativo de vacunación. El 62 por ciento dijo estar muy conforme o algo conforme, mientras el 34 por ciento se mostró poco conforme o muy disconforme. Tras esa primera medición nacional, el relevamiento detalló también las reacciones acotadas a la Ciudad y a la provincia de Buenos Aires.

conformidad-vacunas

En la Ciudad, la calificación positiva se ubicó algo por encima del promedio general del país, con el 66 por ciento, mientras que la negativa fue del 32 por ciento. En la Provincia, el 58 por ciento ubicó el operativo de vacunación dentro del umbral de las consideraciones positivas y el 38 por ciento se manifestó en el sentido contrario.

Para cerrar, se le preguntó a la gente de quién es la responsabilidad del resultado del operativo de vacunación: del Estado nacional, de las provincias o compartida. Los porteños fueron los que le asignaron un mayor peso al Gobierno central, mientras en el resto de las provincias se volcó más por una responsabilidad mixta.

Hasta el presente, nuestro país recibió 67.708.045 vacunas contra el Covid: 28.856.000 de Sinopharm; 17.363.945 Sputnik V (10.955.280 del componente 1, y 6.408.665 del 2); 16.966.900 de AstraZeneca (13.200.500 del contrato de compra; 580.000 de Covishield; 1.944.000 de Covax; y 1.242.400 donadas por España).

conformidad-vacunas

Además, arribaron 3.500.000 de Moderna, donadas por Estados Unidos; 600.000 de Cansino y 421.200 de Pfizer. Las últimas dos marcas, por lo reducido de los lotes arribados hasta el momento y el poco rodaje que han tenido en la Argentina, no fueron incluidas en el sondeo.

De las 67,7 millones de vacunas arribadas, fueron aplicadas cerca de 51 millones, sobre un total 55,2 millones distribuidas en las provincias. Eso da cuenta de que Argentina cuenta con un stock de casi 17 millones de dosis sin utilizar. Al mismo tiempo, sólo el 47 por ciento de la población ha podido completar su esquema de inmunización./ clarin.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *