Categorías
Noticias Sociedad

Navidad ruidosa a pesar de las leyes y las campañas

En Tucumán se sancionó en septiembre de 2020 la ley provincial 9.303, que regula el uso y la comercialización de material pirotécnico en el territorio provincial. Entre algunas de las medidas, la ley prohíbe la venta de estos productos a menos de 50 metros de establecimientos educativos y cualquier establecimiento de salud; que el nivel sonoro supere los niveles tolerables de audición humana; que se venda en la vía pública o en establecimientos como shoppings o supermercados; y establece “zonas calmas” donde no se puede emplear artículos pirotécnicos, y es el área comprendida al menos de cien metros de hospitales, centros de salud, geriátricos y salas velatorias.

Desde el 2 de enero de 2020, se encuentra sancionada la ordenanza
municipal 5037, que prohíbe la comercialización, tenencia, uso y
manipulación de pirotecnia ruidosa, es decir, todos los que generen ruidos
mayores a 70 decibeles. Sólo puede venderse -con permiso previo-pirotecnia lumínica sin ruido.

A pesar de las normas vigentes en la capital tucumana se usó pirotecnia y fuegos artificiales para darle la bienvenida a la Navidad. Los ruidos sonoros se escucharon en casi toda la geografía capitalina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *