Categorías
Mundo Noticias

Apple ante la suba de casos de coronavirus cerró sus tiendas en Nueva York

El gigante tecnológico Apple anunció este lunes que sus tiendas en Nueva York estarán temporalmente cerradas al público debido al drástico aumento de los casos de coronavirus -en especial de la variante Ómicron– en esa ciudad estadounidense, aunque aclararon desde la compañía que sí atenderán a los clientes que pasen a recoger los productos adquiridos a través de internet.

La medida afecta, entre otros, a los concurridos establecimientos de la Quinta Avenida, Gran Central, Soho y World Trade Center, según indicó la prensa local. 

Tampoco recibirán compradores en personas otros puntos de venta en los cinco condados de Nueva York, según esas mismas versiones.

“Monitoreamos regularmente las condiciones y ajustaremos nuestras medidas de salud y los servicios de la tienda para respaldar el bienestar de los clientes y empleados”, señalaron en un comunicado difundido por la cadena estadounidense CNN.

Además, remarcaron que siguen comprometidos con un “enfoque integral” para sus equipos, el cual combina la realización de pruebas periódicas con controles de salud diarios, el uso de mascarillas tanto por parte de los empleados como de los clientes, limpieza profunda y licencia por enfermedad pagada.Rockefeller Center en Nueva York, Estados Unidos. Foto EFE.

Rockefeller Center en Nueva York, Estados Unidos

Por su parte, la cadena CNBC indicó que Apple ya había cerrado temporalmente hace unos días tiendas en Miami y Annapolis (Maryland), así como también en Canadá a raíz del repunte de los contagios.

Esa misma medida afectó también a varios locales en Georgia, Texas y New Hampshire, informó el diario The New York Post.

En la última semana (desde el 19 hasta el 26 de diciembre), se registró una media de 203.000 casos por día, un nivel que no se había visto desde el 19 de enero, según datos del diario The Washington Post.

Nueva York: obligan a vacunarse a trabajadores del sector privado

Por más que la decoración Navideña y las luces están aún en pie en Nueva York, no pueden atenuar la sensación de alarma que la variante ómicron viene causando.

“Últimamente hemos tenido muchos resultados positivos, ha incrementado y las filas la verdad que están imparables”, dice a RFI con triple máscara y visor, la ecuatoriana Kathya Icaza, de 27 años quien realiza una tras otra prueba PCR en la zona de Union Square.

Frente a este panorama, comenzó a regir la vacuna obligatoria para los empleados del sector privado, una medida impulsada por el alcalde Bill de Blasio, que está en sus últimos días en el cargo.

Los únicos exceptuados son quienes ya comunicaron la fecha para su segunda dosis o quienes presentaron y documentaron motivos médicos o religiosos.

Se espera que unas 184 mil empresas cumplan con el mandato y la municipalidad les ha ordenado colocar un letrero visible al público que notifique a los neoyorquinos del cumplimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *