Categorías
Noticias Política

Los cuatro desafíos para el Gobierno en un primer trimestre caliente: deuda, FMI, inflación y dólar

En la primera parte de este año, en las oficinas cercanas a la Casa Blanca en Washington los funcionarios argentinos deberán seguir explicando a los técnicos del FMI cómo se desarrollará la coyuntura económica y las proyecciones de las distintas variables que se incluirán en el nuevo Proyecto de Presupuesto 2022 que deberá presentar el ministro de Economía Martin Guzmán nuevamente en el Congreso de la Nación.

La máxima aspiración del ministro Martin Guzmán y del director en el FMI Sergio Chodos es concretar un principio de entendimiento con el staff antes de fin del trimestre del año por los fuertes vencimientos de deuda pública que tiene el gobierno en la primera parte del año.https://8193998cdd7305bc26fdcc14d2455716.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html

El cierre de un nuevo acuerdo con el FMI y la solución al problema cambiario necesitan no solo de una modificación de varios aspectos de una macroeconomía muy desbalanceada sino también de una especie de paraguas político para poder amortiguar el efecto de un futuro ajuste de la economía que tendrá que llegar no más allá del 31 de marzo próximo y la aprobación del Proyecto de Presupuesto 2022 en el Congreso de la Nación antes de esa fecha es importante para luego comenzar a delinear una especie de Plan Plurianual que pide el FMI.

Inflación, un problema crítico

Con tarifas semicongeladas, precios de combustibles fijos en los últimos meses, movimientos atenuados en la suba del dólar y varios programas de controles de precios, la inflación del año 2021 cerrará con una inflación cercana o apenas por encima del 50%, de acuerdo a las proyecciones de varias consultoras económicas.

Los economistas consultados por iProfesional estiman una inflación final para el 2022 superior al 50 % anual. La mayoría de las consultoras proyecta que desde enero de 2022 la inflación será más alta que la del último mes de 2021. En el relevamiento semanal de precios realizado por la consultora LCG, en la cuarta semana de diciembre la suba de precios de los alimentos promedió 0,62%, desacelerando 0,28 puntos porcentuales respecto a la semana anterior. El índice de alimentos y bebidas presentó una inflación mensual de 3,4% promedio en las últimas cuatro semanas y 2,5% punta a punta en el mismo período.

Lo crudo del análisis muestra que en la variación promedio de las últimas cuatro semanas del año pasado, los alimentos que más aumentaron su precio fueron: productos lácteos y huevos (5,6%); carnes (5,2%); panificados y pastas (4%); aceites (3,7%), bebidas e infusiones para consumir en el hogar (2,4%); condimentos (2,4%); azúcar, miel, dulces y cacao (2,4%). A esto hay que sumarle que para el comienzo del año, ya se esperan varios aumentos.

Aunque el anuncio oficial está previsto para los próximos meses, ya trascendió que el Gobierno implementará una suba de las tarifas de gas y luz de entre 17% y 20%. En el caso de la distribución eléctrica, esa recomposición es la base para viviendas del AMBA, mientras que el incremento del gas será a nivel nacional. Ya se autorizaron aumento del 9% para el servicio de electricidad y del 6% para el gas en promedio y luego los precios se mantuvieron fijos. El 20% de aumento promedio para los hogares debe tomarse como “pauta del aumento tarifario del Gobierno para 2022″, según fuentes oficiales. Durante todo 2021, Además, se autorizó para el inicio de 2022 un incremento de hasta 9,8% en las tarifas de servicios de internet, telefonía fija, televisión por cable y satelital para pequeñas y medianas empresas que posean menos de 100.000 clientes.

El anticipo de inflación para la consultora Equilibra cerró en 3% para diciembre, lo que implica un 49,7% interanual. Sin embargo, advirtieron sobre las subas previstas para el comienzo de 2022. “La inflación de enero de 2022 sería más elevada que la de diciembre de 2021. Prevemos que se ubique entre 3,5% y 4% por mayor suba de estacionales, regulados y dólar oficial”, anticipó Lorenzo Sigaut Gravina, director de análisis macroeconómico de la consultora.

Desde la consultora Analytica proyectan que la inflación anual cerró en 49,8% y un 3% para diciembre, con aumentos leves con respecto a la tasa de noviembre tanto en los precios estacionales, inflación núcleo y tarifas. Pero existen expectativas que la tendencia continúe al alza para enero. Esto será consecuencia del impacto de los aumentos en los precios regulados, un mayor nivel de depreciación del peso y causas estacionales. El piso proyectado para el primer mes de 2022 es de 3,4%,

Con la mirada en el dólar y las reservas

Es muy probable que en la medida que el equipo económico no pueda controlar la inflación en el primer trimestre del año, esto repercuta en el mercado del dólar oficial y paralelo. En el primer caso, presionando al BCRA para que aumente el ritmo de devaluación mensual en el mercado oficial de cambios para evitar un salto devaluatorio. En el segundo porque el mercado cambiario se ha puesto en ebullición desde la última quincena de diciembre.

El dólar blue finalizó el año a un récord de $210. La sorpresa fue que en la primera quincena del mes descendido hasta los $195,50, pero desde ese momento comenzó una carrera alcista que lo ha colocado en precios récord para comenzar el primer trimestre del 2022. En este mercado, la divisa concluyó el año con un incremento del 26 por ciento respecto de los $166 que llegó a fines de 2020. El primer trimestre arranca con una brecha cambiaria con el dólar mayorista superior al 100 %.

En el mercado mayorista, la moneda norteamericana cerró a $102,72. En tanto que el dólar solidario o ahorro se ofreció a $178,67, y el contado con liquidez cerró a $202,13 y el dólar bolsa o MEP a $197,80.

Por su parte, la gran preocupación de los analistas para el primer trimestre está centrada en la evolución de las reservas internacionales del Banco Central se habían ubicado el miércoles en u$s 39.127 millones, el monto más bajo desde el 22 de diciembre de 2020.

El economista y especialista en mercados financieros Christian Buteler señaló a iProfesional que “no hay un motivo particular para la suba del dólar blue”. Aunque no descarta que, en parte, un porcentaje del aguinaldo de aquellas personas que tienen capacidad de ahorro se haya volcando hacia ese mercado, él opina que el verdadero motivo de la escalada es que “la tendencia del blue es ascendente”.

De este modo, no descarta que, como sucedió en algunos momentos, el blue se pase de esa tendencia a la suba y vaya corrigiendo su cotización, como los momentos en los que bajó a $195 hace unas semanas, pero asegura que “se trata de correcciones dentro de la tendencia alcista“.

“Son movimientos normales, mientras estén en un rango entre los $198 y los $208, por ejemplo”, dice Buteler. En consecuencia, asegura que no le extraña que por estos días esté en $209 y tampoco descarta que pueda volver a bajar a $203 en algún momento.

Luego de haber marcado un pico en su trayectoria hasta tocar los $207 a mediados de noviembre, el dólar blue comenzó diciembre estabilizado en torno a los $200 y empezó a bajar su precio hacia mediados de mes, presionado a la baja por la mayor demanda de pesos para hacer frente a los gastos de fin de año, vacaciones y pagos de aguinaldo de algunas empresas más pequeñas que se manejan con ese dólar informal; pero desde los últimos días de diciembre comenzó a subir y por ahora no se sabe qué hará el BCRA a partir de este primer trimestre del 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *