Categorías
Noticias Sociedad

Para los que gustan decorar con estilo nórdico

Objetos, muebles y cuadros son sólo algunos de los elementos que en las tiendas de decoración se muestran a menudo en referencia al estilo nórdico, una manifestación del interiorismo que se consolida cada vez más en las preferencias de los consumidores.

Se trata de una corriente que nació en el período de entre guerras en los países escandinavos. Su meta fue generar entornos cómodos, alegres y luminosos.

Más acá en el tiempo, el diseño le agregó confort y calidez a la funcionalidad de los muebles que se utilizaban hasta entonces. De ese modo, consiguió expandirse por todo el mundo para ser hoy uno de los estilos con más preponderancia en la decoración. En esta nota, Tendencias te cuenta las claves para que lo apliques a todos los ambientes de tu casa.

Mobiliario low cost. Se puede mezclar con sillas de diseños exclusivos.
Mobiliario low cost. Se puede mezclar con sillas de diseños exclusivos.

PRACTICIDAD Y FUNCIONALIDAD

Una de las principales reglas del estilo es la practicidad, sin renunciar a la estética. La ligereza es su mayor virtud, por cuanto no adhiere a los ambientes cargados de objetos o atiborrados de muebles.

Por el contrario, los ambientes nórdicos ponen su atención en los espacios libres, de amplia circulación y diáfanos, con especial atención a la iluminación natural.

LOS MUEBLES

El mobiliario se destaca por ser funcional y cómodo, siempre en colores claros y sin mucha ornamentación. Son piezas muy simples, en las que siempre está presente la madera para entregar calidez y confort.

Otra de las características principales es que son atemporales y versátiles. Eso permite una combinación entre lo rústico y lo clásico, lo retro y lo minimalista.

Las sillas de diseño, como la Eames o Plastic Chair, son íconos del diseño escandinavo. Otras, como la Egg Chair, Swan o Ant Chair (de Jacobsen) o la Style EG 270 (de Wegner) se erigen como representantes genuinas de esta corriente del interiorismo.

MADERA

La madera es la estrella, no sólo en los muebles sino también en los suelos y estructuras; incluso, en los complementos. Eso sí, siempre se trata de maderas claras, propias de aquellas latitudes, y con acabados muy naturales. Además, si antes triunfaba sola, ahora se combina con otros materiales para crear juegos muy decorativos: con metal, con piedra, y especialmente con fibras naturales.

Naturaleza. El verde en su versión más genuina estará dado por las plantas y las flores.
Naturaleza. El verde en su versión más genuina estará dado por las plantas y las flores.

NATURALEZA

Si hablamos del verde pastel, no debemos dejar de mencionar el verde en su versión más natural. Por eso, decorar los ambientes con plantas y flores en diferentes sitios será el cierre ideal, ya que este estilo trae en su origen motivos y texturas de la naturaleza.

Los objetos, elementos o detalles realizados en madera también otorgan aires de calidez bien propios del estilo escandinavo.

Finalmente, para las paredes se emplean cuadros con fondo blanco y algunos colores que aporten dinamismo. Siempre serán clásicos que no fallan las fotografías en blanco y negro.

Neutros.  Los suelos, las paredes, los techos y las carpinterías casi siempre son blancos, o en tonos de madera muy claros.
Neutros. Los suelos, las paredes, los techos y las carpinterías casi siempre son blancos, o en tonos de madera muy claros.

COLORES

El color blanco será el denominador común de todos los ambientes. Lo que se pretende es generar espacios con sensación de amplitud, ligereza visual, y sobre todo luminosidad; un complemento que refuerza la luz natural.

Los contrastes se dan con el negro, los diferentes grises, marrones y tonos nude, especialmente en almohadones, textiles o complementos.

En la actualidad, entraron en juego verdes, rosas y azules, pero pasteles; un toque vintage, que propone mayor calidez y dinamismo a los espacios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *