Categorías
Noticias Sociedad

Salta: Vecinos piden que les saquen los medidores de agua

Vecinos del barrio Tres Cerritos (Salta) continúan manifestando su malestar e indignación por la falta del servicio de agua potable. Recientemente dirigentes barriales y vecinos llevaron adelante otra caravana en reclamo por la situación que les toca vivir y ahora planean sacar los medidores de agua de sus viviendas y conformar una mesa entre los referentes de los barrios de la capital salteña afectados por la falta del líquido esencial.

El viernes cerca del mediodía se dirigieron al Ente Regulador de Servicios Públicos (Enresp) y luego a la empresa Aguas del Norte para presentar notas.

“Tomamos esta decisión porque lamentablemente siempre hablamos con la misma gente y nunca tenemos novedades. Ahora queremos ponerle un límite a esta situación grave”, manifestó Rolando Garvizu, referente vecinal de Tres Cerritos.

Y calificó como “desafortunadas”, las declaraciones del presidente de Aguas del Norte, José María García Salado.

“Dijo que muchas veces la gente quiere tener agua las 24 horas. Nos trata de politiqueros. Dice que nuestras manifestaciones son políticas y nada que ver”, aseguró Garvizu.

Añadió: “Simplemente somos vecinos y nos manifestamos porque ellos prometen y no cumplen. El agua es un derecho de todo ser humano y este no depende de cuando la empresa quiera darnos el agua sino de que la necesitamos para vivir”.

Con COVID-19 y sin agua

En el barrio Tres Cerritos hay varios vecinos con COVID-19, aislados y sin agua. “Es tremendo. Hay una familia entera con coronavirus que fue entrevistada por una radio y a la hora y media ya le habían solucionado. Es lamentable que tengamos que recurrir a los medios para que recién nos escuchen”, sostuvo.

“Una cosa es que no haya agua y otra que no quieran darla. Están distribuyendo de acuerdo a lo que consideran necesario”, expresó.

Los vecinos apuntaron a una “desinversión grande existente” y manifestaron que la empresa a cargo raciona el agua de acuerdo a su desinversión”.

Garvizu mencionó que hay un fondo de inversión que funciona desde 2013 y que fue creado con la finalidad de solucionar todas las problemáticas relacionadas con el agua en un plazo de cinco años.

“Lo pagan los 320 mil usuarios de la provincia. El aporte mínimo es de 100 pesos, por lo que al mes recauda 32 millones Aguas del Norte, sin contar que hay usuarios que pagan mil pesos porque consumen más. Pese a que se percibe tanto dinero no hay solución”, refirió.

Los vecinos señalaron que las autoridades de Aguas del Norte explican que hay una desinversión que data de 30 años. “Pero el señor García Salado está hace dos años y es responsable también y ya debería haber hecho la cantidad de pozos suficientes”, señaló Garvizu.

El 23 de septiembre pasado se empezó a perforar un pozo en la avenida Juan. B Justo. La tarea culminó el 23 de noviembre pero resta construir una casilla con un equipo de bombeo por lo que el pozo no está operativo todavía.

“Nos dijeron que en febrero estará listo el pozo. Piden paciencia pero ya les dimos tres meses y no cumplieron. Sentimos que nos dicen una mentira tras otra”, finalizó Garvizu.

Crearán su propia mesa 

Los vecinos de Tres Cerritos explicaron que en las notas presentadas ante los organismos plantearon que tener medidores de agua en sus hogares los perjudica severamente. “Un 25 por ciento del total de usuarios tiene medidor, todo el barrio Tres Cerritos está incluido en ese porcentaje y esto nos provoca un perjuicio muy grande porque pagamos lo mismo o más que hace dos años y Aguas del Norte reconoce que brinda menos de un 50 por ciento del servicio”, indicó Garvizu. 

Añadió que hay viviendas en las que el aire rompió cañerías. “El aire acciona el reloj del medidor”, dijo. 

Hizo hincapié en que “si Aguas del Norte no nos da soluciones nosotros vamos a retirar los medidores de nuestras casas Nuestros derechos nos amparan porque no están prestando el servi cio”. 

Además, los residentes de la zona expresaron su disconformidad porque ningún referente vecinal fue convocado para integrar la Mesa del Agua conformada por el Ente Regulador, Edesa, Diputados, concejales y Codelco. Anunciaron que crearan su propia mesa, integrada por unos 15 referentes vecinales, en la que aunaran el reclamo. La próxima semana institucionalizarían la mesa. 

“Este problema serio es fácilmente solucionable en base al fondo de inversión. Tiene que aplicarse su buen funcionamiento de manera honesta y transparente. Hace falta un proyecto. El agua tiene que ser política de Estado así como la educación y la salud”, culminó Garvizu. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *