Categorías
Economía Noticias

Acuerdo de precios: “Somos cautelosos”, dice el presidente de la UIA

El arranque de 2022 para Química Rame de Villa Luzuriaga no pudo ser más áspero. Un gremio le disputó a otro la afiliación de 10 trabajadores, bloqueó la planta y no hubo nada que lo hiciera retroceder. La pyme cerró al menos por ahora.

Este domingo, el presidente de la UIA, Daniel Funes de Rioja, señaló a Clarín que estos conflictos, ya sean intrasindicales como en el caso de Rame o intersindicales como los que protagonizó el sindicato de Camioneros con el de comercio en la disputa de afiliados, “tienen manera de resolverse dentro de la ley de asociaciones sindicales. Se dirime en la justicia o en la comisión arbitral de la CGT, no podemos seguir con piquetes o bloqueos impunemente. La pyme es mucho más débil que el sindicato y hay un camino jurídico. Dentro de la ley, todo”, soltó. Aquí el diálogo con este diario.

-El Gobierno busca el acuerdo de precios, ¿cuál es la posición de Copal, que agrupa a las alimenticias?

-Copal no fue consultada. Tuvimos dos reuniones con Roberto Feletti y en la tercera lanzó el congelamiento. Copal presentó un recurso administrativo. Pero esta es una negociación distinta.

-¿Por qué?

-Se trata de precios cuidados, es decir acordados que se negocian con las empresas no solo por los productos, también por sus vías de comercialización. Somos cautelosos en un escenario de alta presión impositiva sobre el sector formal. Hay mucha competencia desleal con una presión que promedia 38% de impuestos en el caso de los alimentos y 47% en las bebidas. Lo hemos planteado en la comisión tributaria ante la secretaria de Provincias, Silvina Batakis. Impulsar Ingresos Brutos es un error. Tiene efecto cascada, iba a eliminarse y ahora estaría en 1,5% y por su acumulación llega al 5 o 6% en el producto final.

-¿Les dieron alguna respuesta?

-Nosotros insistimos que la presión fiscal es muy elevada y hay además una burocracia administrativa para el pago de impuestos en un país que tiene 170 tributos.

-¿Les preocupa que se haya empantanado la negociación con el FMI?

-El acuerdo con el FMI es imprescindible. Las condiciones las fija el Gobierno, pero impacta en nuestra actividad, por el acceso al financiamiento y a los insumos, además de que ayuda a dar señales para ordenar la economía y tener previsibilidad.

-¿Cómo está afectando esta tercera ola de Covid en las empresas?

-La primera semana del año es atípica por vacaciones y si se suma el Covid se duplicó el ausentismo. Hasta ahora hay problemas en las líneas de producción. Estamos pidiendo al Gobierno que si la persona tiene doble vacunación y es asintomática, poder hacer el auto test en las plantas. Es imperioso además que la gente se vacune.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *