Categorías
Noticias Política

Estos son los focos de tensión entre el Gobierno y la Corte Suprema

Fue el 4 de mayo de 2021 cuando la pandemia empezaba su segunda ola y la Ciudad y el Gobierno nacional se enfrentaban por la presencialidad en las escuelas. La Corte Suprema de Justicia, tras una presentación judicial del jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larretahabía fallado a favor de mantener las escuelas abiertas en el distrito. Días atrás el presidente Alberto Fernández había suspendido las clases en el AMBA con un decreto. Pero el tribunal apeló a la autonomía de la Ciudad y habilitó el regreso a las aulas.

Fue un golpe para el oficialismo que buscaba controlar todo en ese momento pandémico. Incluso la vicepresidenta, Cristina Kirchner, salió a cuestionar al máximo tribunal y dijo que el fallo era “un golpe contra las instituciones democráticas elegidas por el voto popular”. Pocos meses después, tras perder las PASO, el Gobierno habilitaría el regreso a las aulas.

Fue uno de los focos de tensión del Gobierno con la Corte, pero no el único.

El último es el que involucró al Consejo de la Magistratura, el organismo que se encarga de seleccionar y sancionar a los jueces. Antes de que terminara el año, la Corte declaró inconstitucional la reforma que ideó como senadora Cristina Kirchner en 2006. Esa modificación redujo de 20 a 13 a los integrantes del Consejo y le dio más representatividad a la política.El minsitro de Justicia, Martín Soria. Foto Guillermo Rodríguez Adami.

El minsitro de Justicia, Martín Soria

El falló -que salió por unanimidad- habló de “falta de equilibrio” y ordenó que a partir del 15 de abril la Magistratura debía volver a funcionar con la conformación anterior de 20 miembros y con el presidente de la Corte como titular del organismo. 

Fue un mazazo para el oficialismo que desconfía de Horacio Rosatti. Ahora, apuran un proyecto de ley de reforma para tratar de evitar que asuma al frente del Consejo a partir del 15 de abril.

En diciembre pasado, también hubo focos de tensión con el tribunal. Incluso dos sucedieron el mismo día, el martes 7. Esa jornada arrancó con la visita -la primera tras 8 meses de asumir en su cargo- del ministro de Justicia, Martín Soria, a la Corte Suprema. Tras una breve reunión de 30 minutos, Soria salió y cuestionó a los jueces. Dijo que el tribunal tenía “una crisis de funcionamiento” y los acusó por las presuntas “demoras” en expedientes, sobre todo los vinculados a causas de derechos humanos. “Mientras tanto, resuelve en tiempo récord fallos que sólo son urgentes para la corporación judicial, como el caso de los jueces Bruglia y Bertuzzi”, agregó el ministro.El presidente dela Corte Suprema, Horacio Rosatti. El gobierno le desconfía. Foto Juano Tesone.

El presidente dela Corte Suprema, Horacio Rosatti. El gobierno le desconfía

Un mes después, el tribunal publicó un informe en el que decía que durante 2021 hubo un récord de sentencias. No mencionó al Gobierno, pero el destinatario era evidente. 

Horas después de la reunión con Soria, la Corte falló a favor de la Provincia de Santa Fe y obligó al Estado nacional a devolverle $86.000 millones por la coparticipación. Fue otro golpazo para el oficialismo.

En el historial de tensiones entre el Gobierno y la Corte aparecen varios fallos de enorme trascendencia en manos de los cuatro jueces, Rosatti, Juan Carlos Maqueda, Carlos Rosenkrantz y Ricardo Lorenzetti. Uno de ellos es el reclamo que inició la Ciudad por la quita de la Coparticipación que decidió Alberto Fernández en plena pandemia. Esos fondos los recortó tras una revuelta policial en la Provincia y se los envió a la administración de Axel Kicillof para que los destine al área de Seguridad. La Corte debe decidir si esa movida es constitucional o no y si el Estado le tiene que devolver los fondos a la gestión de Rodríguez Larreta.La vicepresidenta Cristina Kirchner en la primera audiencia del juicio de Vialidad.

La vicepresidenta Cristina Kirchner en la primera audiencia del juicio de Vialidad.

El tribunal también acumula nueve recursos presentados por la vicepresidente para frenar el juicio por Vialidad Nacional, el único que tiene activo y que la ubicó en el banquillos de los acusados junto a Lázaro Báez. Cada vez que puede, Cristina apunta contra los jueces del tribunal a los que acusa de ser cómplices del lawfare. 

Otro de los focos de mayor tensión fue cuando la Corte ordenó mantener en su cargos a los camaristas Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi. Los jueces habían sido trasladados a la Sala II de la Cámara Federal durante la gestión de Mauricio Macri y el kirchnerismo buscaba desplazarlos. Ambos magistrados habían sido clave en varios fallos contra Cristina Kirchner. Entre otras decisiones, habían confirmado su procesamiento en el caso de los Cuadernos de las Coimas. El fallo de la Corte rompió los planes oficiales para nombrar nuevos jueces en la Cámara Federal, 

Desde que asumió Fernández, los sectores más duros del oficialismo -muchas veces alineados con la vicepresidenta- criticaron sin vueltas a la Corte y no ocultan sus deseos de ampliar el tribunal, avanzar sobre los jueces y hasta impulsar juicios políticos contra sus integrantes como lo expresaron en varias oportunidades el senador Oscar Parrilli, el diputado Leopoldo Moreau y hasta el ministro de Justicia, Martín Soria. Por ahora, pese a sus esfuerzos, han tenido pocos resultados. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *